Logo El Confidencial
VIAJES

Santiago do Cacém y Praia Verde, paraísos a descubrir en el Portugal más auténtico

Subirse a una barquita al atarceder y navegar por el río Guadiana con una copa de vino en la mano. Pastorear cabras y probar queso de su leche. Aprender a cocinar en el hotel...

Foto: Praia Verde, una de las playas más desconocidas del Algarve.
Praia Verde, una de las playas más desconocidas del Algarve.

Subirse a una barquita al atarceder y navegar por el río Guadiana con una copa de vino blanco en la mano. Entrar en casa de un pastor y probar el queso que hace su familia de manera artesanal. Cenar en una terraza mayestática con el sol hundiéndose en el Atlántico. Caminar kilómetros de arena blanca mientras las olas azotan tus pies. Deslumbrarse por el blanco de un pueblito perdido, comer entre salinas, dar de comer a las cabras, aprender a cocinar unas migas alentejanas… ¿Paramos aquí?

LEER MÁS: Fin de semana en Lisboa, ruta por la ciudad del bacalao y el tranvía

Los planes son infinitos y el lugar casi desconocido. Hablamos del Portugal marinero más recóndito, ese que se esconde en la frontera con España y que está por descubrir. Un lugar insólito por su belleza. Son el Alentejo y el Algarve más escondidos.

Hoguera en el jardín del Santiago Hotel Cooking & Nature.
Hoguera en el jardín del Santiago Hotel Cooking & Nature.

Clase de cocina en el Alentejo

Situado en Santiago do Cacém, el Santiago Hotel Cooking & Nature, de la cadena DHM, es un escondite perfecto para pasar varios días alejados de cualquier atisbo de estrés. En la ladera de un monte, con vistas al pueblo y al mar, este establecimiento ofrece excursiones, paseos en bicicleta y una novedad que lo ha convertido en punto de visita obligatorio para los viajeros amantes de la gastronomía: clases de cocina en los fogones del hotel. Cada semana cuelga del hall un listado de posibles menús basados en el producto de la tierra. Desde migas alentejanas hasta pizza en su horno de leña y ensaladas.

Clases de cocina en el Santiago Hotel Cooking & Nature. (ST)
Clases de cocina en el Santiago Hotel Cooking & Nature. (ST)

Con el buen tiempo, el fuego de la terraza sirve también de medio para crear platos típicos de la cocina de Portugal. Todo, claro, se degusta después con un vino de la zona, famosa por sus caldos tintos. El hotel, premiado por su diseño, tiene una piscina bajo pinos atlánticos en la que el silencio solo lo rompen los pájaros y algún vecino con sus trabajos de jardinería. Dónde: Rua Cidade de Beja, Santiago do Cacém.

Algarve insólito

El hotel Praia Verde y las habitaciones que dan al monte y al mar.
El hotel Praia Verde y las habitaciones que dan al monte y al mar.

Más al sur, en la zona más desconocida del Algarve, se encuentra la playa Praia Verde, una de las más bellas de la zona, perfilada de cerca por el río Guadiana. En el hotel Boutique Praia Verde, las actividades alternativas a la playa lo han convertido en el punto preferido por muchos turistas bien informados. Dónde: Rua de Real Village. Castro Marim.

Nuno Coelho es pastor desde que tiene recuerdos. Vive en un pueblito cerca de Praia Verde, en la costa este del Algarve y desde hace un tiempo acoge a desconocidos en su casa. Son clientes del hotel Praia Verde, de la Cadena DHM, que ha buceado en la zona para ofrecer las excursiones más auténticas en un entorno que se presta a playa, copa y relax, algo que a veces puede adormecer demasiado. Por eso hay decenas de planes que ayudan a descubrir un entorno que bien vale una visita. Son hoteles en los que perderse.

Pastorear cabras

Nuno Coelho, lo contábamos, es un pastor de la zona que permite a los visitantes pasear a sus cabras con él, acariciarlas, correr e incluso darles de comer. Las cabras ‘algarvías’ están en peligro de extinción e iniciativas como la de la familia Coelho están logrando salvarlas. Esta familia pastorea a 170 cabras y en la zona quedan solo 3.000 ejemplares. Tras las labores de pastoreo, la familia, con Maria Conceiçâo, la madre, ofrece una degustación de quesos artesanos elaborados con la leche de las cabras. Kilómetro 0 y ecológico 100%.

Los Coelho, familia de pastores del Algarve, reciben a los visitantes con queso y vino. (ST)
Los Coelho, familia de pastores del Algarve, reciben a los visitantes con queso y vino. (ST)

Comer en las salinas de Castro Marim

Otras de las actividades estrella es la visita a la salinas del pueblo de Castro Marim, donde los responsables de la flor de sal han reconvertido una nave industrial a pie de las salinas en un restaurante en el que se pueden degustar productos de la tierra y hasta hacer una cata de sales. A veces, el lujo está en acceder a lo excepcional sin tener que desembolsar una millonada. Como probar unos berberechos a la sal después de verlos crepitar sobre el fuego, conocer de primera mano qué tipos de sal hay y hasta comer mousse de chocolate con sal de varios tipos directamente de un recipiente de barro realizado en exclusiva para la salina.

Berberechos a la sal en una nave reconvertida en restaurante en las salinas de Castro Marim. (ST)
Berberechos a la sal en una nave reconvertida en restaurante en las salinas de Castro Marim. (ST)

En barca por el río

El río Guadiana pasea sus meandros cerca, lo que no se escapa al visitante, que puede subirse a una pequeña barquita y hacer un picnic con queso, mojama y aceitunas regadas con vino blanco de la zona y llegar hasta Tavira. Esta población, con su encantador puente romano y sus comercios decorados con azulejos, nos transporta, de nuevo, al Portugal más auténtico.

El puente romano de Tavira, población portuguesa en la frontera con España. (ST)
El puente romano de Tavira, población portuguesa en la frontera con España. (ST)

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios