Logo El Confidencial
VANICITY

Estos son los mejores 'tips' para moverse (bien) por Menorca

La isla más alejada de las Baleares es una pequeña joya para los amantes de la paz y la naturaleza

Foto:

De pequeñas dimensiones y con poca edificación, la isla más tímida y tranquila de las Baleares es un oasis con pequeñas calas y playas amplias a lo largo de toda su costa y que harán las delicias de los aficionados a las aguas turquesas. Además, es la más relajada de las hermanas, quizá por estar más alejada de la península, lo que la convierte en un destino ideal para vivir unos días en modo off.

Menorca ofrece sobre todo naturaleza y planes tranquilos perfectos para recorrer en un coche de alquiler (perfecta opción con los descuentos que te propone el programa de fidelidad RED by Dufry).

(Estilismo: Carla Aguilar. Foto: Olga Moreno.)
(Estilismo: Carla Aguilar. Foto: Olga Moreno.)

Para que no tengas que preocuparte por nada, te traemos los productos imprescindibles en tu neceser para visitar Menorca. Además, los puedes encontrar en las tiendas World Duty Free, por lo que puedes aprovechar tu paso por el aeropuerto para hacerte con ellos. Vas al paraíso, así que tu colonia debe estar a la altura: apuesta por las exóticas y delicadas notas del nuevo Eau de Toilette Aqua Allegoria Coconut Fizz de Guerlain. Para cuidar tu piel del rostro, nada mejor que el tratamiento Ultra Facial Cream de Kiehl's, con un tamaño perfecto para viajar y, por supuesto, un protector solar. En este caso, la BB Cream Sport Sun protection de Shiseido, que además de darte buena cara resiste en tu piel a la perfección. Para la noche, arréglate, pero con un maquillaje ligero. Apuesta por darle protagonismo a tus pestañas con la máscara YSL Mascara The Shock, 1 (además, es waterproof, por si también la quieres usar para ir a la playa).

Mahón, el epicentro de la isla

Por ser la capital de la isla, es el lugar más animado y concentra el comercio más chic y varios restaurantes que debes visitar. Empieza por el clásico El Rais para degustar arroces, pescados y carnes de primera calidad. También te gustará Mestre d'Aixa Wine Bar, con una carta que mezcla recetas clásicas, como las Gamba Sisho de Triciclo o Taco de balacao con romescu de sobrasada, con platos originales, como un delicioso ají amarillo de paletilla de conejo o el ramen de pulpo y morro tostado. Y si prefieres una cocina sencilla basada en recetas locales, pero con un toque especial, visita Passió Mediterrània.

 Platos de El Rais y Passió Mediterrànea
Platos de El Rais y Passió Mediterrànea

Otra dirección interesante, sobre todo para los amantes de las hamburguesas, es Paput, un pequeño y animado kiosco en el puerto; los locales aseguran que son las mejores de la isla. Y otra parada obligada es Casa Venecia, perfecta para disfrutar del atardecer cóctel en mano. Debes saber que no es fácil llegar con coche, pero ármate de paciencia porque el resultado merece la pena ¿Un cotilleo? Durante tiempo fue la vivienda del magnate Richard Branson.

Si eres de los que les gusta el shopping gourmet, no te pierdas Gin Xoriguer (Plaza del Carmen, 17) para comprar la clásica ginebra menorquina, o alguna de las tiendas de la cadena El Paladar, donde adquirir la tradicional sobrasada y el queso de Mahón. Y, por último, una buena recomendación para el alojamiento en la ciudad es el hotel boutique Jardí de Ses Bruixes, ubicado en el centro de una casa muy pintoresca que data de 1812, con un bonito patio interior y un pequeño spa.

 Spa del hotel Jardí de Ses Bruixes
Spa del hotel Jardí de Ses Bruixes


Casas de campo

Pero, sin duda, el estilo rústico de la isla invita a disfrutar de su entorno en alguno de sus numerosos agroturismos y casas de campo como oferta de alojamiento. Una de las mejores fincas se llama Torral Benc, a menos de diez minutos de Mahón, que cuenta con casas del siglo XIX reconvertidas en habitaciones; un ejemplo claro del lujo rural. Ofrece clases de yoga al aire libre, tratamientos en su spa, una producción de vino propio, gastronomía a base de producto local y paseos por la costa en LLaut, la típica embarcación de pescadores de Baleares.

Otra buena opción es el nuevo hotel Menorca Experimental, de la cadena internacional Experimental Group, una finca típica local con solo 43 habitaciones y decorada con aire muy rústico. Uno de sus atractivos es su reputada cocina, a cargo del chef Sylvain Roucayrol, procedente del País Vasco francés. Su menú está inspirado en la historia de la cocina de las Islas Baleares y elaborado con ingredientes autóctonos. ¿Una pista? No dejes de saborear sus cócteles artesanales, disponibles día y noche.

 Hotel Menorca Experimental
Hotel Menorca Experimental


Un día en el viñedo

Como lo lees: en Menorca también hay buen vino, sobre todo el que elaboran en las bodegas Binifadet. Con un espacio del que te enamoraras a primera vista, en esta bodega puedes pasear por las viñas, disfrutar de una cata exprés e incluso saborear una deliciosa comida. No te marches sin probar su vino Merluzo, blanco o tinto, y unas originales y adictivas gominolas de vino.

Otro destino obligado es la Cova Den Xoroi, que toma el nombre de un pirata turco que vivió refugiado en la cueva durante años sobreviviendo a base de robos. Cuando le encontraron, saltó al mar y nunca más se supo de él. Aunque el espacio abre todo el día, nuestra hora favorita es el atardecer, sin duda porque goza de la mejor luz. Si no tienes prisa, alarga la noche para disfrutar de alguno de sus conciertos de música en vivo.

 Bodega Binifadet y Cova Den Xoroi
Bodega Binifadet y Cova Den Xoroi


El plato imprescindible

Uno de los platos estrella de Menorca es la caldereta de langosta, que solo lo puedes comer desde abril hasta el 1 de septiembre. El templo por excelencia de esta delicia es Es Cranc (Escoles, 31), en el pueblo de Fornells, que cuenta con vivero propio de langostas, lo que te asegura su máxima frescura. Y como no destaca por ser un plato ligero, el mejor plan para hacer la digestión será una siesta en la playa.

Para ello, nuestras favoritas son Cala Tortuga y Cala Escorxada si buscas intimidad, ya que son un poco recónditas y no tienen fácil acceso. Si quieres inmortalizar el viaje en Instagram, busca las preciosas Cala Macarella o Cala Macarelleta, o visita Binibeca, un pueblo con estética de los años 60. Sus blancas casitas de pescadores son realmente fotografiables.

Ocio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios