Logo El Confidencial
Tú también lo harás

Burpees, el ejercicio que todo el mundo odia y por qué incluirlo en tu rutina

A pesar de lo mucho que lo vas a detestar, seguro que quieres hacerlo

Foto: Burpees. (Şule Makarogluğlu para Unsplash)
Burpees. (Şule Makarogluğlu para Unsplash)

Hay algunos ejercicios que no puedes evitar odiar. La causa más común de este sentimiento es que nos hacen sufrir mientras los hacemos, ponen en funcionamiento nuestro cuerpo y requieren de nosotras un esfuerzo mayor. Y esta es también la causa por la que los amamos.

Este es el caso de los burpees, un ejercicio de gran intensidad que, a pesar de ser el talón de Aquiles de famosas como Andrea Duro, también es uno de los que más satisfacción puede producir una vez terminado, ya que es muy completo.

Burpees. (iStock)
Burpees. (iStock)

Los burpees son ejercicios breves, de gran intensidad, muy habituales en el crossfit y que se emplean para trabajar la musculatura de forma global, así como la resistencia pulmonar y cardiaca. Además te ayudan a quemar calorías.

Con este ejercicio se moviliza gran parte de nuestro cuerpo ya que realizarlos correctamente implica poner en marcha hombros, brazos, piernas, glúteos, la zona abdominal… En definitiva, se trata de un ejercicio muy recomendable para tonificar y perder grasa.

Una de las dificultades de los burpees es hacerlos de forma correcta, ya que es un ejercicio que combina flexiones, sentadillas y saltos. Es indispensable prestar atención a nuestro cuerpo para realizar de manera adecuada todo el proceso y evitar así hacernos daño.

Burpees. (iStock)
Burpees. (iStock)

Partiendo de una posición de pie, con las piernas ligeramente abiertas a la anchura de los hombros, flexionamos las rodillas hasta que las manos toquen en suelo. De un salto desplazamos ambas piernas a la vez hasta llegar a una posición de plancha, es decir, con los brazos estirados y el cuerpo alineado.

En esta posición, realizamos una flexión de pecho y, con un nuevo salto, flexionamos las rodillas y las acercamos al pecho. Nos levantamos con un salto vertical en el sitio levantando los brazos estirados por encima de nuestra cabeza. Y por supuesto, repetimos hasta completar la serie.

¿Te parece complicado? No hay problema porque para los principiantes hay otra forma más sencilla de realizarlas. La postura inicial es la misma, así como la sentadilla con la que llevamos las manos al suelo. Ahora es cuando varía ya que en lugar de desplazar las piernas a la vez y con un salto, se hace de forma controlada.

Es decir, primero una pierna y luego la otra hasta llegar a la posición de plancha, donde aguantamos unos segundos con glúteos y abdomen contraído. Después recoge las piernas de la misma manera en que las has estirado y recupera la posición inicial.

Lo ideal es poder realizarlas completas gracias al entrenamiento y la constancia, pero no fuerces tu cuerpo, ya que podrías hacerte daño. Por ejemplo, si tienes problemas de rodillas o muñecas, este ejercicio no es recomendable para ti. Por supuesto, si tienes dudas, lo mejor es consultar a un especialista.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios