Logo El Confidencial
Sana y equilibrada

¿Adelgazar con la dieta DASH? Todo lo que tienes que saber antes de empezarla

Te contamos qué es, en qué consiste y qué puedes conseguir con la dieta DASH

Foto: Frutas y verduras. (Dan Gold para Unsplash)
Frutas y verduras. (Dan Gold para Unsplash)

La dieta DASH estaba originalmente diseñada para ayudar a reducir los problemas de hipertensión. Sin embargo, con el paso del tiempo se demostró que sus pautas ayudaban a mantener una dieta saludable y, por tanto, a perder peso.

Está considerada como una de las mejores, solo por detrás de la dieta mediterránea, por un estudio realizado por la revista 'U.S. News & World Report', que tiene en consideración parámetros como si es fácil de seguir, nutritiva, segura y efectiva para perder peso.

Lo que pretende es reducir la ingesta de sal mientras potencia el consumo de alimentos ricos en potasio, calcio y magnesio. Además del consumo de sal, también reduce el de azúcares y grasas saturadas.

Legumbres. (Shelley Pauls para Unsplash)
Legumbres. (Shelley Pauls para Unsplash)

Potencia el consumo de frutas, verduras, cereales integrales o legumbres mientras reduce el consumo de carnes rojas, productos lácteos grasos y bebidas y dulces azucarados. Se basa en un cambio de alimentación y hábitos, por lo que se puede mantener en el tiempo, y ayuda a conseguir y mantener nuestro peso ideal.

Recomienda reducir, como ya hemos dicho, el consumo de carnes rojas en la medida de lo posible, así como de productos procesados, bollería industrial y bebidas azucaradas, ya que son fuente de nutrientes vacíos. También elimina de nuestra dieta el consumo de alcohol.

Pero que nadie se preocupe, ya que pone a nuestra disposición un amplio abanico de alimentos con el que mantener una dieta equilibrada. Por ejemplo, podemos consumir pescados como atún, salmón o sardinas, ricos en omega 3.

Pollo y verduras. (Mgg Vitchakorn para Unsplash)
Pollo y verduras. (Mgg Vitchakorn para Unsplash)

También carnes de animales de corral, como pollo, pavo, conejo…, que son más magras, por lo que sus cantidades de grasa serán menores. La ingesta de carnes rojas no debería ser mayor de dos veces por semana.

Tanto las frutas como las verduras son clave en esta dieta. Por eso, recomienda 4 o 5 piezas de fruta al día, y mejor si son enteras, es decir, con la piel. Las verduras también deben formar parte de nuestra dieta diaria, ya sea como plato principal o como guarnición.

Importante es también el consumo de legumbres, que tampoco deben faltar varias veces por semana. En el caso de los cereales, siempre integrales, evitando salsas o quesos en su preparación, en el caso del arroz o pasta.

Frutos secos. (Mgg Vitchakorn para Unsplash)
Frutos secos. (Mgg Vitchakorn para Unsplash)

Los productos lácteos siempre será mejor que sean bajos en grasas o desnatados, y puedes consumir frutos secos, pero con moderación. Por supuesto, una de las bases de esta dieta es la reducción de la sal, por lo que se evitará en la cocina en la medida de lo posible.

Por ejemplo, en lugar de este producto para cocinar puedes emplear especias, como la pimienta, el pimentón o el ajo. Añadirán sabor a tu comida sin sobrepasarse en la ingesta de sodio. Conviene asimismo evitar fritos o empanados. Será mejor cocinar al vapor, horno o plancha.

También recomienda llevar una vida sana y hacer un poco de ejercicio a diario. Aunque está recomendada para todo el mundo, antes de comenzar una dieta siempre conviene consultar con un especialista.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios