Logo El Confidencial
COVID-19

Djokovic, positivo en coronavirus, pasó el confinamiento en una casa ideal de Marbella

Lejos de regresar a su residencia habitual en Montecarlo, donde viven su mujer y sus hijos mientras él viaja por todo el mundo de torneo en torneo, ha encontrado en esta casa el refugio perfecto

Foto: Novak Djokovic. (Reuters)
Novak Djokovic. (Reuters)

Novak Djokovic ha sido noticia durante los últimos meses en diferentes ocasiones por sus numerosas (y polémicas) declaraciones. Una de las más criticadas en redes sociales fueron sus opiniones antivacunas a mediados del mes de abril, y ahora vuelve a la primera plana por haber dado positivo en coronavirus. El número uno mundial, al igual que sus colegas de profesión Grigor Dimitrov, Borna Coric y Viktor Troicki, ha dado positivo para el covid-19 y así lo ha hecho saber mediante un comunicado del que se han hecho eco los principales diarios deportivos de nuestro país.

La celebración del primer torneo benéfico Adria Tour, organizado por Djokovic, ha acabado en un huracán al menos desde el punto de vista informativo, ya que se han dado varios contagios entre los profesionales del tenis, pero ¿dónde estuvo Novak durante toda esta crisis sanitaria? En España.

El actual número 1 del mundo de la ATP escogió uno de los rincones más soleados de la geografía patria para instalarse junto a su mujer, Jelena, y sus dos hijos durante el confinamiento, ¿dónde exactamente? En Marbella. Una decisión que en ningún caso fue fruto de la casualidad porque su hermano Marko vive en una de las zonas residenciales más exclusivas desde hace una década y su costa, así como las pistas de tenis de Puente Romano, se han convertido en el escenario de las últimas vacaciones del tenista serbio.

Novak Djokovic. (EFE)
Novak Djokovic. (EFE)

Un remanso de paz al que volvió cuando tocaba quedarse durante una larga temporada en un mismo sitio debido al confinamiento derivado de la crisis mundial sanitaria. Lejos de regresar a su residencia habitual en Montecarlo, donde viven su mujer y sus hijos mientras él viaja por todo el mundo de torneo en torneo, encontró en esta casa de Marbella el refugio perfecto para mantener a su familia (mascotas incluidas) lejos del coronavirus que ha paralizado su mejor arranque de temporada hasta la fecha.

De hecho, también durante el mes de abril, el tenista hacía una confesión en la radio que llenaba de orgullo a todos sus seguidores en España: “Creo que en el futuro vendremos aquí para vivir”, afirmaba refiriéndose a Marbella.

[LEER MÁS. Nadal nos abre las puertas de su casa durante el covid-19: 1.000 metros y vistas al mar]

Su casa, al detalle

Pero ¿cómo es la casa elegida? Aunque por el momento ningún medio se ha atrevido a afirmar si es comprada o alquilada, la casa es sencillamente espectacular, tal y como se aprecia en las fotos que el tenista ha ido publicando durante toda la cuarentena en su perfil de Instagram.

Lo primero que nos llamó la atención es el inmenso salón de la vivienda. Con suelos de mármol blanco (muy típico de este tipo de villas en Marbella) y paredes blancas lisas, cuenta con un inmenso ventanal que da a la terraza por el que entra muchísima claridad.

Esta estancia, eje principal de su día a día, está dividida en dos por un arco en el techo. Por un lado, está el salón, con sofás de cuero igualmente blancos; por otro, la casa cuenta con un comedor para 10 comensales en el que podrán celebrar el fin de la cuarentena cuando por fin nos permitan reunirnos.

La terraza que se atisba desde el salón es también maravillosa: como decíamos, desemboca en un porche con vistas al jardín decorado con muebles negros con cojines también blancos. Un auténtico remanso de paz donde les hemos visto disfrutar de una tradición tan española como la siesta.

El jardín es otro de los rincones que nos ha enseñado durante estos meses a través de las redes. Con amplias zonas de césped y palmeras, se ha convertido en la única zona de la casa en la que poder entretenerse con la raqueta sin romper nada.

Aunque hay algo que nos ha sorprendido y es el hall de entrada, que choca con la sobriedad del resto de la casa. El suelo, en forma de damero, convive con molduras de madera oscura (como la puerta de entrada) y muebles acabados en oro.

Lo último que hemos visto de su espléndida casa es una esquina de la cocina. En ella, aparece Djokovic en una de sus fotos más divertidas de la cuarentena, con un parche en el ojo, en su versión del Capitán Hook, y junto a la trona en la que entendemos que debe comer su hija pequeña de 3 años.

Fotos para el recuerdo en la que ya es la estancia más larga del tenista en España.

Ocio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios