¿Buscas un destino de vacaciones original? Descubre las playas españolas más raras
  1. Estilo
  2. Ocio
Un viaje especial

¿Buscas un destino de vacaciones original? Descubre las playas españolas más raras

Descubre estos rincones tan especiales que nos regala la naturaleza

Foto: Payas originales en España. (Roberto Nickson para Unsplash)
Payas originales en España. (Roberto Nickson para Unsplash)

Solemos asociar playa con arena y mar, pero hay algunos lugares que son mucho más de lo que parece a simple vista y no es raro que escondan misterios solo comparables a su belleza. Por eso, si buscas un destino para tus vacaciones, en el que puedas disfrutar de la calma y la tranquilidad pero del que puedas regresar sorprendiendo a tus amistades, puedes apostar por alguno de estos rincones a los que no te arrepentirás de haber ido.

Gulpiyuri (Asturias)

Entre Llanes y Ribadesella está la playa del Gulpiyuri, la más pequeña del mundo. Sin embargo, sus apenas 50 metros de largo no son ni de lejos su máxima rareza, se trata además de una playa interior. La erosión del mar sobre la roca provocó cavernas bajo el suelo.

Al hundirse forman dolinas, y exactamente eso es la playa del Gulpiyuri, una dolina que se llena del agua de mar que se cuela entre dos rocas. En pleamar apenas encontrarás rastro de su arena blanca, y durante la bajamar lo que echarás de menos es el agua.

Playa de Rodas (Pontevedra)

Esta impresionante playa lo tiene todo a su favor, un entorno natural único, unas espectaculares aguas cristalinas y más de un kilómetro de arena blanca y fina que en más de una ocasión le ha valido el título del Caribe gallego.

Se encuentra en el corazón de las islas Cíes, por lo que la única manera de llegar hasta ella es en barco. El arenal de Rodas se encuentra en la Illa do Faro, y es uno de los mayores atractivos de este Parque Nacional Marítimo-Terrestre.

Playa de las Catedrales (Lugo)

Entre Foz y Ribadeo está este lugar que la naturaleza se ha encargado de diseñar para deleite y disfrute de la humanidad. La curiosidad por contemplar este espectáculo era tal que tuvieron que restringir las visitas, por lo que si quieres acudir, es mejor comprar tu entrada de forma anticipada.

El arenal muestra espectaculares arcos, fruto de la acción del mar, algunos de los cuales llegan a alcanzar los 30 metros de altura. La playa en realidad se llama De Aguas Santas, pero recibe este nombre por la similitud de estas formaciones naturales con las construcciones góticas.

Playa Sakoneta (Guipuzkoa)

Esta playa salvaje está situada entre Zumaia y Deba y tiene un acceso un tanto complicado, es necesario caminar unos 20 minutos hasta llegar. Su entorno es un lugar espectacular donde apreciar el fenómeno geológico del flysch, los diferentes estratos rocosos que forman la zona.

Esto se puede apreciar especialmente con marea baja, cuando el mar retrocede y te invita a disfrutar del trabajo que ha estado realizando a lo largo de los años en las rocas. Una vista impresionante que pone millones de años de historia a tus pies.

Atlantis (Ibiza)

En ocasiones la naturaleza se deja ayudar por el hombre para multiplicar su belleza, y esto es lo que sucede en Atlantis, un rincón oculto en la isla de Ibiza. No es fácil de encontrar y llegar hasta allí requiere esfuerzo, pero su originalidad merece la pena.

Fue una cantera de donde se extraía el marés, con el que se construyeron las murallas de Dalt Vila. Los cortes del hombre crearon huecos bajo el nivel del mar que al llenarse de agua forman unas curiosas piscinas naturales de poca profundidad y color verdoso.

Unos rincones marítimos excepcionales, no te quedes con las ganas de conocerlos y visítalos este verano.

Arena Vacaciones Mares Mar Viajes en España Viajes
El redactor recomienda