De taburete básico de Ikea a mueble auxiliar de lujo en dos sencillísimos pasos
  1. Estilo
  2. Ocio
Otra oportunidad

De taburete básico de Ikea a mueble auxiliar de lujo en dos sencillísimos pasos

Consigue que esta pieza tenga una nueva vida de la forma más sencilla posible

Foto: Ikea te ayuda a reutilizar su taburete. (Cortesía)
Ikea te ayuda a reutilizar su taburete. (Cortesía)

Una de las ventajas de los muebles de Ikea son las muchas opciones que nos ofrecen. Tienen el uso para el que están diseñados y lo cierto es que siempre resultan muy prácticos y elegantes pero, una vez cumplido su propósito, tienen más posibilidades.

En ocasiones puede parecer un mueble nuevo simplemente con una capa de pintura, un poco de habilidad y ese armario moderno pasa a ser un mueble vintage. Otras veces merece la pena buscar nuevas ideas, sobre todo antes de desecharlo.

Ikea te ayuda a transformar uno de sus taburetes. (Cortesía)
Ikea te ayuda a transformar uno de sus taburetes. (Cortesía)

Este es el caso de uno de los taburetes más emblemáticos de la firma sueca, el del modelo Frosta que, lamentablemente ahora mismo ya no podemos encontrar en su catálogo. Por eso, si lo tienes en casa y no sabes bien qué hacer con él, esta puede ser una buena idea.

Eso sí, si no lo tienes, que no cunda el pánico porque hemos encontrado otro, parecido aunque no igual, que puede servirnos también para este estupendo proyecto. El modelo Kyrre es muy parecido pero con el asiento triangular, y te costará 14 euros.

El taburete de Ikea se apila para ocupar menos espacio. (Cortesía)
El taburete de Ikea se apila para ocupar menos espacio. (Cortesía)

Es un taburete muy estable y práctico, por lo que puedes aprovecharlo durante un tiempo para tal fin. Además si compras varios, son apilables, por lo que apenas ocuparán espacio. Una vez que no lo necesites como taburete, prueba a darle una nueva vida.

Un truco muy sencillo

Desde Ikea nos proponen convertirlo en una práctica mesita auxiliar, ideal tanto para colocar junto a la cama, como para poner en la entrada o en nuestro tocador. Lo cierto es que se trata de una idea estupenda porque no ocupa nada de espacio y resulta una solución muy útil.

Resultado final tras seguir los consejos de Ikea. (Cortesía)
Resultado final tras seguir los consejos de Ikea. (Cortesía)

Para convertirlo en esta perfecta mesita solo tendrás que quitarle dos de sus tres patas y pintarlo del color que más te guste. No busques más, no hay más pasos ocultos que conviertan esta manualidad en algo más complicado.

El resultado es tan espectacular como parece en la imagen y no podría ser más sencillo. Una vez que ya está listo, solo tendrás que fijarlo a la pared de una forma segura, mejor si empleas tacos y tornillos para evitar que se caiga con el peso.

¿Y las otras patas?

Ahora que ya tienes tu mesa auxiliar puede que te hayas dado cuenta de que te sobran dos patas de las tres que tenía el mueble. No las tires, porque también puedes aprovecharlas y darles una nueva oportunidad en tu hogar.

Con Ikea, diversión para toda la familia. (Cortesía)
Con Ikea, diversión para toda la familia. (Cortesía)

Píntalas del mismo color que la mesita o escoge otro que te parezca más adecuado porque las vamos a convertir en unos elegantes colgadores de pared. Para que sean aún más útiles, añade unos pomos y así evitarás que la ropa resbale.

¿No te parece una solución estupenda para aprovechar ese taburete que ya no te hace falta? Además puedes tener un rincón muy estiloso y hecho por ti.

Ikea Vintage Decoración DIY
El redactor recomienda