Logo El Confidencial
Cuida lo que comes

Alimentos procesados, ¿enemigos o aliados en tu dieta para adelgazar?

Antes de eliminarlos por completo de tu vida, te contamos sin son tan malos como dicen

Foto: Conviene distinguir los procesados de los ultraprocesados. (Elisa Kerschbaumer para Unspash)
Conviene distinguir los procesados de los ultraprocesados. (Elisa Kerschbaumer para Unspash)

No son pocas las ocasiones en las que se nos señala que debemos tener cuidado con lo que comemos. No todo lo que parece saludable lo es realmente y por eso es importante hacer la compra con cautela. Si podemos optar por productos frescos y naturales, mejor.

¿Quiere esto decir que los alimentos procesados son malos para nuestra alimentación? Antes de desterrarlos definitivamente de nuestra dieta conviene que tengamos claro qué son.

Los alimentos procesados son aquellos que se han visto sometidos a cambios, elaboraciones en la industria alimentaria, que nos ayudan a su conservación, por ejemplo.O a tener alimentos como frutas, verduras y legumbres fuera de temporada.

Es mejor que la base de nuestra alimentación sean los productos frescos. (João Silas para Unsplash)
Es mejor que la base de nuestra alimentación sean los productos frescos. (João Silas para Unsplash)

También conviene saber que hay distintos grados de procesado. Por ejemplo, los que están tratados para facilitar su consumo, como sería el caso de los frutos secos que vienen pelados o las verduras preparadas para su consumo.

Otro nivel de procesado incluiría algún tipo de tratamiento. Esto se produce cuando el alimento es congelado o cocido, pero sin añadirle ningún ingrediente extra o solo sal. Cuanto más se manipule el alimento fresco, mayor será el grado de procesado y por tanto menos recomendable será para nuestra dieta.

La clave parece estar en evitar los productos muy procesados o ultraprocesados, que son productos industriales elaborados a partir de otros alimentos y la mayoría de ellos contienen harinas refinadas, sal, azúcares añadidos o aditivos en grandes cantidades.

Cuanto más fresco sea lo que consumimos, mejor. (Taylor Grote para Unsplash)
Cuanto más fresco sea lo que consumimos, mejor. (Taylor Grote para Unsplash)

En ocasiones incluso se elimina una parte del alimento original, como sucede con las harinas refinadas o los zumos, a los que se les quita la fibra.

¿Existen los procesados saludables?

Por supuesto, de hecho el aceite de oliva es un procesado, ya que no lo encontramos así en la naturaleza. La clave es escoger aquellos que hayan sido transformados lo menos posible y sean de gran calidad.

Es el caso de las verduras frescas congeladas o las que están en conserva sin apenas añadidos, como pueden ser los pimientos de piquillo o los espárragos. Algo parecido sucede con las legumbres cocidas, muy cómodas para cocinar y que solo tendrás que aclarar bien. O incluso con las frutas congeladas como el mango, las fresas o los frutos rojos.

Los yogures son el ejemplo de que hay procesados saludables. (Dessy Dimcheva para Unsplash)
Los yogures son el ejemplo de que hay procesados saludables. (Dessy Dimcheva para Unsplash)

Los yogures también son un producto procesado y eso no los convierte en poco recomendables, de hecho suelen formar parte de muchas dietas saludables, algo similar a lo que sucede con los quesos frescos.

Por ejemplo, frente a los platos preparados con pasta, se recomiendan las pastas integrales. En el caso de las frutas, siempre es mejor que sean frescas y evitar las almibaradas. Pero sí se pueden comprar las cortadas y envasadas porque este procesado no altera sus propiedades.

Por ello lo mejor es encontrar el equilibrio entre los productos frescos y naturales y los malos procesados, sin que sean estos últimos los que se conviertan en la base de nuestra alimentación, aunque siempre pueden convertirse en esa deliciosa excepción.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios