Acelera tu metabolismo (y adelgaza más rápido) con estas posturas de yoga
  1. Estilo
  2. Ocio
Entrena cuerpo y mente

Acelera tu metabolismo (y adelgaza más rápido) con estas posturas de yoga

El ejercicio físico no debe faltar en tu vida y el yoga es una forma excelente de mantenernos en forma

Foto: Acelera tu metabolismo con el yoga. (iStock)
Acelera tu metabolismo con el yoga. (iStock)

El yoga no es el ejercicio que tonifica nuestro cuerpo más rápidamente, sin embargo, quienes lo practican señalan que sus beneficios son mucho mayores de lo que se ve a simple vista porque cambia tu vida desde dentro, eso sí, siempre que la práctica sea continuada.

Resulta muy eficiente para reducir el estrés, gracias a que te ayuda a despejar la mente y centrarte en vivir el momento, pero también hace que quemes calorías y pierdas peso, y puede ayudarte a activar y acelerar tu metabolismo.

placeholder Acelera tu metabolismo y adelgaza con el yoga. (Sippakorn Yamkasikorn para Unsplash)
Acelera tu metabolismo y adelgaza con el yoga. (Sippakorn Yamkasikorn para Unsplash)

En el cuerpo todo está conectado y algunos de los movimientos que se practican en el yoga pueden hacer que estirando, comprimiendo y torciendo tejidos, órganos y articulaciones de la forma correcta, consigamos el efecto esperado.

Los resultados de practicar las posturas que te proponemos no serán inmediatos, pero si permaneces constante seguro que notas la diferencia y pronto tu figura comienza a reflejar también los beneficios de la práctica continuada, sobre todo si lo acompañas de una dieta adecuada.

Beneficios de las torsiones

Para que nuestro metabolismo funcione mejor es importante que nuestro sistema digestivo esté en plena forma. Las torsiones estimulan el sistema endocrino y los órganos abdominales, favoreciendo la digestión y agilizando el metabolismo.

Una de las más sencillas que puedes incluir en tu práctica es la Ardha Matsyendrasana o media torsión sentada. Sentada en el suelo con las piernas estiradas, dobla la pierna derecha por encima de la otra y apoya la planta del pie junto a la rodilla izquierda. Dobla ahora la pierna izquierda y deja el pie cerca de la cadera contraria, con la cara exterior del muslo apoyada en el suelo.

Manteniendo la espalda recta y ambos isquiones en el suelo, gira hacia la derecha apoyando la mano de este lado detrás de ti, el otro brazo pasa por encima de la rodilla derecha. Después repite pero cambiando de lado, lo que antes hiciste con la derecha, ahora será con la izquierda.

Las asanas invertidas

Las posturas de compresión, en las que se masajea la zona del cuello y la garganta, estimulan la glándula tiroidea, lo que aumenta la circulación hacia ella, liberando hormonas que nos ayudan a sentirnos bien y equilibrar el sistema metabólico.

Aunque el yoga puede resultar práctico para ayudarnos a sentirnos mejor, si tenemos un problema de carácter médico, debemos acudir al especialista y seguir sus recomendaciones.

Por ejemplo, la modelo Ariadne Artiles, a quien le diagnosticaron hipotiroidismo, no duda en permanecer fiel a las directrices de su médico, pero también practica algunas asanas invertidas para sentirse mejor, como la Halasana o postura de Arado o la Sarvangasana, conocida en español como la Vela.

Para la postura de la vela tendrás que tumbarte boca arriba y elevar las piernas manteniéndolas rectas. Cuando la espalda media y baja se levanten del suelo crea un soporte con tus manos, apoyando los codos en el suelo.

Para la Halasana o postura de arado, las piernas deben pasar por encima del tronco, hasta que los pies lleguen al suelo, los brazos quedan extendidos y el apoyo recae en ellos, los hombros y los dedos de los pies.

Otras posturas

La postura del conejo o Sasangasana también puede ayudarte a estimular la tiroides y regular desajustes hormonales. Sentada sobre los talones, respira y eleva las nalgas e inclínate hacia delante hasta apoyar la coronilla en el suelo. Los muslos deben quedar perpendiculares al suelo. Sujeta los talones con las manos y mantén la postura unos 30 segundos.

También es muy útil el medio puente o Setu Bandhasana. Tumbada boca arriba, apoya la planta de los pies en el suelo, cerca de los muslos. Eleva la cadera y coloca los brazos bajo el cuerpo, mantén la postura unos segundos.

Aunque al comienzo te cueste practicarlas no te fuerces y ve poco a poco. Verás que rápidamente vas cogiendo cada vez más soltura al hacerlas y sobre todo, disfrutas de sus beneficios.

Ariadne Artiles
El redactor recomienda