Dieta SPF: los alimentos que protegen tu piel frente al sol
  1. Estilo
  2. Ocio
Ideal para el verano

Dieta SPF: los alimentos que protegen tu piel frente al sol

Protege tu piel de los daños producidos por el sol también desde el interior reforzando tu alimentación y añadiendo estos elementos a tu dieta

placeholder Foto: Dieta SPF para proteger tu piel del sol. (Jez Timms para Unsplash)
Dieta SPF para proteger tu piel del sol. (Jez Timms para Unsplash)

Aunque debemos tener cuidado con el sol todo el año, el buen tiempo y el verano nos animan a tomarnos las medidas de protección más en serio. No solo necesitamos cuidar nuestra piel de forma externa, también una alimentación adecuada puede lograr que las defensas naturales de la piel frente a la incidencia de los rayos del sol sea mayor, ayudándonos que protegernos de la radiación solar.

La dieta SPF toma su nombre de las siglas en inglés del factor de protección solar, una medida que señala el número de veces que el protector solar aumenta la resistencia natural de la piel ante los daños producidos por el sol. Si bien puede resultar una ayuda, conviene que dejemos claro que una alimentación destinada a ello nunca sustituye el uso de cremas y protectores solares, es importante seguir las recomendaciones de los expertos para proteger nuestra piel.

placeholder Dieta SPF para proteger tu piel del sol. (Jason Blackeye para Unsplash)
Dieta SPF para proteger tu piel del sol. (Jason Blackeye para Unsplash)

Toda ayuda es poca, por eso podemos unir ambos métodos y acompañar el uso de cremas protectoras con una dieta SPF, logrando una mayor protección en nuestra piel. Esta dieta busca reducir la cantidad de radicales libres que se producen como consecuencia de la exposición al sol y que pueden llegar a dañar las células epiteliales, aumentando el consumo de alimentos con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Gracias a los alimentos que consumimos podremos lograr una mayor protección frente a la radiación negativa, aumentando nuestras defensas. Para ello es esencial, entre otras cosas, aumentar la ingesta de alimentos ricos en antioxidantes, que sobre todo encontraremos en aquellos que son de origen vegetal y suelen tener un sabor amargo a causa de los pigmentos o sustancias que contienen.

placeholder Dieta SPF para proteger tu piel del sol. (Christina Rumpf para Unsplash)
Dieta SPF para proteger tu piel del sol. (Christina Rumpf para Unsplash)

Los encontramos principalmente en verduras y frutas, por lo que conviene consumirlas de forma habitual, esto contribuye a ralentizar el envejecimiento prematuro de la piel porque neutraliza los radicales libres que antes señalábamos que la dañaban a nivel celular. Gracias a esto podremos evitar los signos exteriores de daños en la piel.

Las proteínas son componentes estructurales imprescindibles, las de mayor calidad las encontramos en alimentos de origen animal, y son esenciales para, entre otras cosas, permitir la regeneración de los tejidos.

También conviene reforzar nuestra ingesta de ácidos grasos insaturados, como el Omega 3, por sus propiedades antiinflamatorias y porque ayudan a evitar que la piel pierda la hidratación natural, haciendo que luzca más joven. Los encontramos sobre todo en alimentos como los pescados azules, los frutos secos, las frutas como el aguacate, ideal en nuestra dieta, y también en el aceite de oliva virgen. Además también son buenos para el sistema cardiovascular.

placeholder Dieta SPF para proteger tu piel del sol. (@wesual para Unsplash)
Dieta SPF para proteger tu piel del sol. (@wesual para Unsplash)

Otro grupo de nutrientes importantes a la hora de cuidar la piel desde el interior son las vitaminas, sobre todo las que son antioxidantes, como la A (que encontramos en zanahorias, batatas o tomates), la B (como las que contienen el pescado o las lentejas) y la C (abundantes en frutas cítricas), porque te ayudarán a retrasar el envejecimiento y en tu búsqueda de una piel perfecta.

Una alimentación adecuada y dirigida a cuidar nuestra piel puede ayudarnos en la prevención de la aparición de arrugas o marcas propias de la edad, así como reducir los riesgos de desarrollar cáncer de piel, por supuesto siempre y cuando sigamos los consejos de los expertos y no olvidemos la protección externa.

Protección solar
El redactor recomienda