Estos son los errores más comunes que cometemos al correr y que conviene evitar
  1. Estilo
  2. Ocio
Vigila tus pasos

Estos son los errores más comunes que cometemos al correr y que conviene evitar

Tanto los corredores principiantes como los más avanzados tendrán que evitar estos típicos errores para no producirse daños o lesiones

Foto: Errores que cometemos al correr. (Andrew Tanglao para Unsplash)
Errores que cometemos al correr. (Andrew Tanglao para Unsplash)

Una vez que hemos decidido que es el momento de ponernos en forma, toca encontrar la manera de lograrlo que mejor se adapte a nosotras. No son pocas las personas que escogen correr y no nos sorprende porque es un ejercicio físico sencillo, que no necesita mucho material extra, que es gratuito y que puede hacernos sentir la sensación de libertad que necesitamos. Sin embargo, que sea un ejercicio fácil no quiere decir que sea imposible cometer errores cuando lo practicamos.

Como con todos los ejercicios, es clave conocer cuáles son esos fallos, para así poder evitarlos porque, de no hacerlo, corremos el riesgo de producirnos daños, lesiones o dolores, pero también podremos causar que el ejercicio no nos ayude a conseguir los objetivos que nos hemos marcado, de hecho correr es una de las formas más sencillas de conseguir perder algo de peso mientras tonificamos nuestros músculos.

placeholder Errores que cometemos al correr. (Alex McCarthy para Unsplash)
Errores que cometemos al correr. (Alex McCarthy para Unsplash)

Uno de los que más tenemos que vigilar es la pisada, porque aterrizar de forma adecuada sobre nuestros pies es básico. Aunque lo más correcto es que el impacto se reparta por todo el pie, es habitual hacerlo sobre el talón, sobre todo cuando damos zancadas demasiado largas, provocando un derroche de energía. No avanzaremos más, ni iremos más rápido, pero podremos sufrir calambres o provocarnos lesiones en tobillos o rodillas. Lo adecuado es aterrizar sobre la parte media del pie, apoyando toda la suela, acortando la zancada.

Olvidarte de los brazos suele ser otro de los errores que en ocasiones cometemos, estamos tan pendientes de las piernas, que son las que están haciendo el ejercicio físico en su mayor parte, que descuidamos que la oscilación de los brazos nos ayuda a equilibrarnos e, incluso, a impulsarnos. Flexiona los brazos formando un ángulo de 90º, súbelos hasta la altura del pecho al ritmo de la zancada y deja las manos relajadas, con los pulgares hacia arriba. Es mejor que el movimiento sea natural.

placeholder Errores que cometemos al correr. (Unsplash)
Errores que cometemos al correr. (Unsplash)

Respiramos para vivir, pero eso no quiere decir que en carrera lo estemos haciendo bien, de hecho no respirar de forma adecuada puede causarnos fatiga o flato. Lo ideal es que respires como te sea más cómodo, ya sea por la boca o por la nariz, pero intentando que sean respiraciones profundas, abdominales, y exhalando completamente el aire que hemos cogido. Si te quedas sin aire, reduce la velocidad o camina hasta recuperarte, un buen ritmo de carrera en principiantes es aquel que te permite hablar sin ahogarte.

Aunque en ocasiones sintamos que calentar antes de entrenar es una pérdida de tiempo y que no lo necesitamos, esto no es así, preparar tu cuerpo y tu mente antes de ejercitarte es esencial. Mueve las articulaciones, trota suavemente durante unos minutos… No olvides calentar, pero tampoco estirar después, de esta forma no solo evitarás lesiones sino que también estarás favoreciendo un adecuado progreso en la carrera.

placeholder Errores que cometemos al correr. (Dylan Alcock para Unsplash)
Errores que cometemos al correr. (Dylan Alcock para Unsplash)

Siempre señalamos que, para empezar a correr no hace falta un equipamiento específico, sin embargo esto no es del todo cierto. Usar de forma habitual cualquier tipo de zapatilla deportiva, que no sea específica para correr, puede llegar a producirte lesiones, por eso es mejor buscar unas que sean adecuadas para running. También la ropa es importante, porque te ayuda a sentirte cómoda, por eso conviene escoger tejidos transpirables.

Además, no olvides escuchar a tu cuerpo, que será quien te avise si nota que algo no va bien o si tienes que parar, recuerda descansar para dejar que tu cuerpo se recupere, duerme las horas que necesites y bebe abundante agua media hora antes de salir a correr. Durante el entrenamiento puedes dar sorbos de vez en cuando, para mantenerte hidratada. Ten en cuenta todos estos consejos y… ¡Disfruta!

El redactor recomienda