¿Es bueno beber agua mientras hacemos ejercicio físico?
  1. Estilo
  2. Ocio
Sí, es bueno

¿Es bueno beber agua mientras hacemos ejercicio físico?

Durante el ejercicio físico no siempre nos atrevemos a beber agua por miedo a que nos siente mal, no tendrás problemas si lo haces de esta manera

placeholder Foto: ¿Se debería beber agua durante el ejercicio físico? (Lyfe Fuel para Unsplash).
¿Se debería beber agua durante el ejercicio físico? (Lyfe Fuel para Unsplash).

Estamos muy acostumbradas a escuchar algunos mitos como si fueran verdades universales y lo cierto es que conviene asegurarse de su veracidad antes de cambiar nuestros hábitos para ajustarnos a ellos. El ejercicio físico no se libra de este tipo de teorías y seguro que en alguna ocasión has escuchado que no debes beber agua mientras haces ejercicio porque la intensidad de este será menor. Esta, o cualquier otra afirmación similar.

Conviene señalar que beber agua siempre es una práctica saludable, y también durante el ejercicio físico. De hecho no es raro ver a quienes hacen deporte de forma habitual tener siempre a mano una botella con agua para evitar posibles problemas. Porque beber agua es sano, pero no hacerlo puede llegar a producirnos ciertos problemas, sobre todo en caso de deshidratación.

placeholder Los beneficios de beber agua durante el ejercicio físico. (Bluewater Sweden para Unsplash)
Los beneficios de beber agua durante el ejercicio físico. (Bluewater Sweden para Unsplash)

Aunque no es habitual en nuestro día a día, cuando hacemos ejercicio físico perdemos una cantidad mayor de líquido, por lo que conviene estar pendiente de los avisos que nos manda nuestro cuerpo para evitar llegar a esta situación. Algunos de los síntomas que nos avisan de ello son los mareos, las nauseas, los calambres… además, al no mantenernos bien hidratados estaremos aumentando el riesgo de padecer lesiones.

Puede parecer una situación extrema y siempre pensamos que no es nuestro caso, pero lo cierto es que no es algo tan extraño, sobre todo en las épocas de calor; con temperaturas altas y mayor humedad nuestro cuerpo pierde una mayor cantidad de líquidos sin apenas darnos cuenta. Beber agua para reponer los líquidos y sales minerales que vamos perdiendo es una estupenda forma de cuidarnos.

placeholder Los beneficios de beber agua durante el ejercicio físico. (Bluewater Sweden para Unsplash)
Los beneficios de beber agua durante el ejercicio físico. (Bluewater Sweden para Unsplash)

No solo nos mantendremos más saludables, también conseguiremos que nuestros entrenamientos sean más efectivos. Manteniendo unos niveles óptimos de hidratación durante el ejercicio físico reponemos líquidos, pero también favorecemos que el corazón bombee la sangre a nuestro cuerpo, repartiendo nutrientes y oxígeno con mayor facilidad, también en los músculos. Esto hará que nos sintamos más fuertes y llenas de energía.

Mantenernos bien hidratadas durante el entrenamiento es importante, pero para hacer las cosas bien de verdad, es conveniente que el primer paso lo demos antes de comenzar a ejercitarnos. Así, es habitual recomendar beber una o dos horas antes del entrenamiento unos 400 ml de agua y, unos 15 minutos antes de empezar la práctica se recomienda tomar 200 ml de agua más, de esta forma llegaremos bien hidratadas.

placeholder Los beneficios de beber agua durante el ejercicio físico. (Bluewater Sweden para Unsplash)
Los beneficios de beber agua durante el ejercicio físico. (Bluewater Sweden para Unsplash)

Estos consejos están muy bien, pero siguen sin resolver la duda que planteábamos, por lo menos no del todo. Si bien ha quedado claro que beber agua durante el entrenamiento es una práctica recomendada, no podemos dejar de señalar que beber grandes cantidades de agua durante este tiempo pueden hacer que nos sintamos mal, por eso lo mejor es tomar menos cantidad, pero más veces.

Así, cada 15 minutos aproximadamente, o durante las pausas naturales del ejercicio que estemos realizando, podremos beber un poco de agua, unos 200 ml. Una vez finalizada la práctica deportiva conviene de nuevo hidratarnos, aumentando la reserva de líquidos y ayudándonos a recuperar lo perdido, unos 300 ml serán suficientes. Estas cantidades pueden variar un poco en función de peso de cada uno o de la intensidad del ejercicio físico, pero una buena hidratación es clave para un buen entrenamiento.

Ejercicios piernas
El redactor recomienda