¿Por qué tengo hambre a todas horas? Estos pueden ser los motivos
  1. Estilo
  2. Ocio
Ponle freno

¿Por qué tengo hambre a todas horas? Estos pueden ser los motivos

Recogemos algunas de las causas más habituales que pueden hacer que sientas hambre a todas horas, convirtiéndose en una molestia a la que conviene poner fin

placeholder Foto: Causas por las que sentimos hambre a todas horas. (Janice Lin para Unsplash)
Causas por las que sentimos hambre a todas horas. (Janice Lin para Unsplash)

Es posible que de un tiempo a esta parte hayas encontrado que tienes que empezar a controlarte porque te apetece comer a todas horas. No son pocas las causas que pueden producirnos esta molesta sensación y en algunas ocasiones puede ser que nuestro cuerpo nos esté avisando de que algo no va bien. Este síntoma puede llegar a estar asociado a algunos problemas de salud como el hipertiroidismo, la diabetes o algún cuadro de ansiedad.

También puede deberse a otros motivos, menos relacionados con la salud y más con nuestros poco saludables hábitos de vida, algunas cosas que no siempre hacemos bien y la mayoría de las veces ni siquiera nos damos cuenta de ello. Cualquiera que sea la causa, sin duda consultar con un experto es la mejor forma de abordar este asunto, para evitar que cualquier tipo de complicación pueda ir a más y convertirse en un problema.

placeholder Motivos por los que tenemos hambre todo el día. (Bluewater Globe para Unsplash)
Motivos por los que tenemos hambre todo el día. (Bluewater Globe para Unsplash)

Uno de los motivos más habituales que nos llevan a tener sensación de hambre todo el día es un bajo consumo de agua. No es raro que confundamos la sed con el hambre, puesto que es el hipotálamo el encargado de regular ambas. Los síntomas de una deshidratación moderada puede llegar a confundirse con el hambre, por lo que beber agua de forma frecuente a lo largo de todo el día, siempre con moderación, puede ayudarnos a evitar esta molestia.

Es habitual encontrarnos en esta situación si nuestra dieta es rica en carbohidratos simples, este tipo de productos suelen hacer que nuestros niveles de azúcar en sangre sean muy inestables, pasando de altos picos a bajadas grandes en poco tiempo. El descenso de los niveles de azúcar causa hambre y nos hace sentir la necesidad de volver a consumirlos, en forma de dulces industriales o galletas, por ejemplo. Es mejor optar por carbohidratos complejos, que además son saciantes y tienen más fibra.

placeholder Motivos por los que tenemos hambre todo el día. (Wesual Click para Unsplash)
Motivos por los que tenemos hambre todo el día. (Wesual Click para Unsplash)

Igual que un exceso de hidratos simples puede hacer que tengamos hambre, no consumir suficientes proteínas puede ser otra de las causas, así como también puede influir la cantidad de grasas saludables que tomamos. Ambos elementos pueden ayudarnos a sentirnos saciadas por más tiempo, haciendo que el hambre tarde más es hacer acto de presencia, por lo que igual nos conviene tomar más. También puede que necesitemos aumentar la ingesta de fibra dietética.

La falta de sueño influye en nuestro estado de ánimo y también en nuestro cuerpo, no solo estamos más cansadas y gruñonas cuando no dormimos bien, esto puede producir que además tengamos hambre. Un descanso inadecuado reduce los niveles de la hormona leptina, que reduce la sensación de hambre, pero además aumenta los de la grelina, que es la encargada de estimular el apetito. Dormir poco o mal puede ser la causa, intenta dormir al menos 7 horas cada noche.

placeholder Motivos por los que tenemos hambre todo el día. (Maddi Bazzocco para Unsplash)
Motivos por los que tenemos hambre todo el día. (Maddi Bazzocco para Unsplash)

Si te saltas comidas, no sigues un horario a la hora de tomarlas o comes demasiado deprisa puede que tengas que cambiar tus rutinas. Comer de forma regular nos ayudará a organizarnos, pero también a evitar que las ocupaciones del día a día nos hagan saltarnos comidas sin darnos cuenta. Haz las cinco comidas diarias y, si puede ser, siempre a las mismas horas.

Hemos dejado para el final la más obvia, pero no por eso hay que dejar de tenerla en cuenta, puede que tengas hambre porque estás comiendo poco. Si has cambiado tus hábitos o has empezado a hacer deporte y ejercicio físico, puede que tu cuerpo necesite más alimento. Presta atención a los cambios que haya habido en tu vida, porque hay medicamentos que pueden producir esta sensación y, sobre todo, ante la más mínima duda, acudir a tu médico es siempre la mejor opción.

Trucos adelgazar Adelgazar Adelgazamiento
El redactor recomienda