Te contamos qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas el azúcar
  1. Estilo
  2. Ocio
Reduce el consumo de azúcar

Te contamos qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas el azúcar

Reducir el consumo de azúcar no solo es bueno para nuestra salud, también para nuestro cuerpo porque evitamos el envejecimiento prematuro y podemos perder peso

placeholder Foto: Así cambia tu cuerpo cuando dejas de tomar azúcar. (Analia Baggiano para Unsplash)
Así cambia tu cuerpo cuando dejas de tomar azúcar. (Analia Baggiano para Unsplash)

Sabemos que un consumo excesivo de azúcar no es bueno para nuestra salud, pero como sucede con otras muchas adicciones, dejarlo no es tarea fácil. Existen muchos trucos para reducir el consumo de azúcar, como cambiarlo por miel, pero los resultados de este tipo de prácticas no siempre son favorables porque en muchas ocasiones el problema no es la cantidad que nosotros añadimos de forma consciente.

Como señalábamos antes, este consumo excesivo de azúcar no siempre es intencionado, porque si bien hay muchos alimentos, como tartas, que son dulces y que nos dan pistas de que lo contienen en abundancia, no podemos dejar de señalar que también lo encontramos en otros muchos que, por su sabor, nunca pensaríamos que contienen azúcar añadido.

placeholder Así cambia tu cuerpo cuando dejas el azúcar. (Jonathan Borba para Unsplash)
Así cambia tu cuerpo cuando dejas el azúcar. (Jonathan Borba para Unsplash)

Es así como, poco a poco, incrementamos las cantidades que tomamos, lo que hace que llegue a ser peligroso para nuestra salud. Sin embargo, aquellos que han conseguido dejarlo han podido disfrutar de los muchos cambios que experimenta nuestro cuerpo cuando dejamos de consumir esta sustancia y lo cierto que todos ellos son positivos, sobre todo a largo plazo, porque los primeros días no son sencillos.

A pesar de la cantidad de información negativa que recibimos a diario sobre el azúcar, merece la pena señalar que ni es una sustancia tóxica ni es nociva en sí misma, es el exceso de su consumo lo que la convierte en motivo de preocupación, porque aumenta el riesgo de padecer enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2, pero también problemas cardiovasculares, también puede incrementar las probabilidades de problemas hepáticos, como hígado graso.

placeholder Así cambia nuestro cuerpo cuando dejamos el azúcar. (Maddi Bazzocco para Unsplash)
Así cambia nuestro cuerpo cuando dejamos el azúcar. (Maddi Bazzocco para Unsplash)

El consumo diario de azúcar no debería sobrepasar los 25 gramos, pero a causa de todo el azúcar oculto que tienen los alimentos, excedemos esa cantidad con creces. Por eso comenzar a leer las etiquetas con cuidado y apostar por una alimentación o dieta más equilibrada y saludable, alejándonos de bebidas azucaradas o alimentos ultraprocesados, puede ser un buen primer paso para librarnos de esta adicción.

Una vez que lo logramos, los resultados sobre nuestro cuerpo comenzarán a ser evidentes, sobre todo cuando ya hemos pasado el “síndrome de abstinencia”, que en muchas personas puede llegar a producir agotamiento, dolores de cabeza e irritabilidad. Por supuesto una vez pasada esta complicada primera fase, los resultados de una vida -más o menos- libre de azúcar merecen la pena.

placeholder Así cambia nuestro cuerpo cuando dejamos el azúcar. (Sharon McCutcheon para Unsplash)
Así cambia nuestro cuerpo cuando dejamos el azúcar. (Sharon McCutcheon para Unsplash)

Los cambios pueden notarse incluso físicamente porque un consumo excesivo de azúcar provoca más arrugas haciendo que nuestra piel se vea envejecida de forma prematura; al consumir azúcar activamos la glicación, un proceso que causa daños en la elastina y el colágeno de la piel. Sin embargo es tu cuerpo el que notará una mayor diferencia, por ejemplo, al dejar el azúcar puedes conseguir que tu presión arterial descienda, así como también tu colesterol, sobre todo sumando alimentos que te ayuden a bajarlo.

Disminuye el riesgo de padecer enfermedades coronarias, proteges tu hígado, que experimenta daños similares a los que se producen con el consumo de alcohol, sobrecargándolo de tareas. El azúcar contribuye a la inflamación crónica, que solemos combatir apostando por una dieta rica en alimentos antiinflamatorios.

placeholder Así cambia nuestro cuerpo cuando dejamos de el azúcar. (Tijana Drndarski para Unsplash)
Así cambia nuestro cuerpo cuando dejamos de el azúcar. (Tijana Drndarski para Unsplash)

Esta inflamación reduce la capacidad de nuestro sistema inmunológico, que también podemos reforzar cambiando nuestra alimentación e incluso con ejercicios que fortalecen nuestras defensas. Así, una reducción en el consumo de azúcar también nos ayudará a que este sea más fuerte y por tanto enfermemos de forma menos frecuente.

Aumentarás la concentración, dormirás mejor y con un sueño de mayor calidad, y además puedes perder peso, restando las calorías que consumimos con el azúcar y con los antojos que esta nos produce. Viendo las ventajas que podemos conseguir, reducir nuestro consumo de azúcar parece una buena idea, y muy saludable.

Trucos adelgazar Adelgazar Adelgazamiento
El redactor recomienda