Es noticia
Menú
Una ruta diez para disfrutar del Madrid rebelde, castizo y digitalizado
  1. Estilo
  2. Ocio
BLOG: LA MOCHILA DE KIKE Y CARLOS

Una ruta diez para disfrutar del Madrid rebelde, castizo y digitalizado

A buen tranco por sus grandes calles o a hurtadillas por las más estrechas. Tú eliges. MAD City se mueve por impulsos y apetencias. Su tráfico rodado (bienvenido sea de vuelta) impacienta, pero a su vez te demanda, y tienes que estar a la altura

Foto: Kike Sarasola, en la Gran Vía. (Cortesía)
Kike Sarasola, en la Gran Vía. (Cortesía)

¿Qué ocurre en Madrid? Una vibra en la que todo el mundo será bienvenido. Aquí hacemos el ejercicio, sanísimo, de abrirnos de brazos y mirarnos a los ojos, sin importar orígenes, dogmas, géneros, alturas o aficiones. Te saca el lado guapo y… travieso. Recuerden, mientras sea seguro y legal, Madrid acoge. ¿O no?

Kike es madrileño de padre vasco y madre colombiana. Yo soy madrileño de padres grancanarios. Así de exquisita es la capital. Prácticamente superada la pandemia, es hora de celebrar y Madrid es caballo ganador.

Doy por hecho que todos saben quién es Kike Sarasola. Un pedazo de ser, lleno de vida, carismático, emprendedor nato, pasional, incansable, generoso y justo. Como lo fue su padre. Algún defecto tiene, pero no es el foro ni nos conocemos tanto como para estar de confidencias. Es un perfecto imperfecto. Se cruzó en mi vida y… aquí me presento. Yo soy Carlos. Juntos formamos nuestra familia y compromiso de crecer desde el amor, respeto, complicidad, buena comunicación y libertad. Somos dos tipos diferentes con un precioso proyecto de vida, pues llevamos 28 años apostando el uno por el otro. Les cuento esto porque yo soy el de las letras que ustedes leen. Nacido y educado en Gran Canaria hace que el 'ustedes' y no el 'vosotros' sea mi vehículo trasmisor. La Mochila va de compartir nuestras experiencias y sensaciones de estos destinos que, a nosotros, nos han impactado en esta vida compartida. Pero Kike cuanto más libre y visionario, mejor.

Bienvenidos a nuestra Madrid, la capital de la sonrisa.

¿A que si vas de turisteo a Nueva York, Central Park es de obligada visita? No te perdonarás el no perderte en el parque del Retiro. Móntate en bicicleta. Desde Atocha, hasta la Puerta de Alcalá. Música en vivo, patines, pillapilla en los tótems, atletas, perros…, vida. Las carpas de Lago, las tortugas y patos 'devorasalchichas' del Palacio de Cristal (a mi hija Aitana casi le arrancan un dedo). Paren a comer en la Terraza del Florida, y después un helado en el puesto de María. O paseo romántico por el Jardín Botánico.

placeholder Kike Sarasola, en una barca del Retiro.  (Cortesía)
Kike Sarasola, en una barca del Retiro. (Cortesía)

Madrid bulle de noche y de día. La hora del aperitivo (a la que tú quieras) o sabe a conservas en vinagre en Hermanos Vinagre (Calle Gravina 17) o a vermut en la Taberna Ángel Sierra (Calle San Gregorio 2), en Chueca. En Malasaña, en el Bar Los Yayos (Calle San Andrés 4), veteranos castizos de Madrid con su vermut especial, atenderán a un público muy joven. El mundo de mercados reformados es digno del buen tapeo. Mercado de San Miguel o Mercado de La Paz por nombrar algunos. Pasa por la recién abierta Doña Tomasa, en una antigua farmacia en la calle Velázquez, 70.

Si ya se comía bien en Madrid, el hot spot gastronómico actual en que se ha convertido rebasa las expectativas del más sibarita. Desde un clásico, de celebraciones solemnes, Horcher (Calle Alfonso XII, 6), aunque la corbata ya no es de obligado atrezo, nosotros nos la ponemos (Blas te hará descubrir la mejor ensalada de bogavante y el mejor strogonof), al mejor bocata de calamares en El Brillante (Plaza Emperador Carlos V, 8).

Foto: La socialite Lulu Figueroa. (Pablo Paniagua)

¿Quieres descubrir sabores/fusiones culinarias en mayúsculas? Kuoco (Calle de San Bartolomé, 14). Tratándose de la que puede ser la mejor tortilla de patatas de Madrid, La Maruca (Paseo de la Castellana 12) no tiene parangón. Y su recién inaugurado Gran Café Santander (Plaza Santa Bárbara, 4) a la par. Salvaje (Calle Velázquez, 96), con sobremesa larga bien bailada, suplió a las discotecas recientemente, decorada exquisitamente por Nacho García Vinuesa.

Que te reciban como en casa de una mamma italiana en Numa Pompilio (Calle Velázquez, 18) y comas en su terraza no te sorprenderá viniendo de la mano de Sandro. Madrid suena a nombre propio como pueden ver, de esos que hacen marca.

Mario Vallés, exjudoka olímpico, colombiano y chef de Hortensio (Calle Hermosilla, 2). Otro Mario, Sandoval, al frente de la cocina de Coque (Calle Marqués de Riscal, 11). Paco Roncero, chef multisensorial en la Terraza del Casino (Calle Alcalá, 15). Quique Dacosta, de Deessa (Plaza Lealtad, 15). David Muñoz, de DiverXo (Calle del Padre Damián, 23). Ambos especializados en cocina de vanguardia.

Otro nombre de excelencia patrio, Jorge Llovet, de Ramsés (Pl. de la Independencia, 4), se atreve con The Kave (Calle Salustiano Olozaga, 15). Si consigues el código de la puerta, entras… (y si no, llama a Bárbara) al cielo, continúa por el purgatorio para acabar al no tan mal infierno.

placeholder Carlos y Kike, en familia. (Cortesía)
Carlos y Kike, en familia. (Cortesía)

A golpe de titular les damos nuestras últimas recomendaciones culinarias: Barracuda (Calle Valenzuela, 7), Filandón (Carr. de El Pardo a Fuencarral, km. 1.9), Don Lay (Calle Castelló, 117), Charrúa (Calle Conde de Xiquena, 4), Trasgú (Boulevard de José Prat, 27), Fismuler (Calle de Sagasta, 29) o El Pescador (Calle Ortega y Gasset, 75) entre otros o tantos. Todo de chuparse los dedos.

Madrid también es la casa y sede de Ecoalf (Calle Mejía Lequerica, 2), moda pensada para ayudar al planeta con textiles hechos de una fibra de plásticos reciclado: Because There Is No Planet B. Y el alma de todo ello, mi querido Javier Goyeneche.

Antes de que me olvide, las flores de mi casa y los hoteles son de Leticia Rodríguez de La Fuente (C. de Sta. Isabel, 5). Y las peluquerías de Kike... (es broma), las mejores, Pablo Bogado Hair Studio (Travesía de Belén, 2) en Chueca y Next (Calle Gabriel Lobo, 19) con Chus a las tijeras. Y Celicioso (Calle O'Donnell, 4) te descubrirá el mundo repostero, pero sin gluten. Madrid es música. En la Gran Vía se baila. Tina Turner, 'Grease', 'Ghost', 'Kinky Boots', 'WAH' (Ifema) o 'El Rey León'.

Con niños, el Museo Arqueológico Nacional (MAN) o el Museo de Ciencias Naturales los dejará con la boca abierta. Sea cuando sea que lean estas recomendaciones, averigüen lo que ocurra en El Matadero, que siempre van a la vanguardia y tendencia. Lo mismo que Tabacalera. El Thyssen tiene una magnífica exposición de René Magritte hasta el 30 de enero. Y en Cibeles, Ayuntamiento, conocerás quiénes eran y cómo vivían los samuráis nipones. Obvio que el Museo del Prado y CaixaForum deben de estar más que presentes.

Soñar en Madrid es recomendable y saludable.

Da rienda suelta a tus caprichos y acaba el día agotado para acabar con un buen descanso, ya saben dónde: “Lo que pasa en Room Mate se queda en Room Mate (Pl. de Pedro Zerolo, 12)". Y si eres un cocinillas que viajas con un grupo grande, por ejemplo, quédate en los apartamentos de Be Mate. Y si no quieres cocinar en Oh My Ribs! (Calle de Tarragona, 36), te llevarán las mejores costillas y otras delicias a tu casa.

Y a pocos minutos de la capital está Toledo, que bien merece una escapada, y allí encontrarán Puy de Fou, el parque temático más espectacular que hemos visto y en el que podrás vivir una experiencia histórica.

¿Qué ocurre en Madrid? Una vibra en la que todo el mundo será bienvenido. Aquí hacemos el ejercicio, sanísimo, de abrirnos de brazos y mirarnos a los ojos, sin importar orígenes, dogmas, géneros, alturas o aficiones. Te saca el lado guapo y… travieso. Recuerden, mientras sea seguro y legal, Madrid acoge. ¿O no?

Room Mate Bicicleta
El redactor recomienda