Logo El Confidencial
La Junta de Extremadura ha llegado a un acuerdo con los propietarios

La familia Falcó, obligada a sacar de la puja un busto que les regaló Carlos V

Al final la aristocrática familia, cuyo miembro más mediático es Carlos Falcó, no recibirá estas Navidades la inyección de liquidez esperada y el busto se queda en Extremadura

Foto: Carlos y Fernando Falcó con el busto regalo de Carlos V sobre el palacio de Mirabel. (Vanitatis)
Carlos y Fernando Falcó con el busto regalo de Carlos V sobre el palacio de Mirabel. (Vanitatis)

La Junta de Extremadura formuló un requerimiento el pasado martes 26 de diciembre instando a la comunidad de propietarios de la obra de arte, la familia Falcó, entre los que se encuentra el mediático Carlos Falcó, marqués de Griñón, y a la casa de subastas Fernando Durán al cumplimiento de la Ley 2/1999 de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura.

El requerimiento está basado en la condición del busto de Carlos V como elemento integrante e inseparable del palacio de Mirabel, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) al haber sido considerado monumento histórico-artístico de carácter nacional. El Ministerio de Cultura ya en 2013 declaró inexportable esta escultura. No han sido necesarias más actuaciones "gracias a la buena voluntad de la familia Falcó", según fuentes cercanas a esta noticia. Una información, la de la puja en la casa de subastas madrileña, que adelantó en exclusiva Vanitatis.

400.000 euros de precio de salida

El precio de salida del busto datado en 1555 era de 400.000 euros. Un capricho al alcance solo de un grupo reducido de coleccionistas o inversores, teniendo en cuenta que este es solo el precio de salida. Su valor tiene que ver con el hecho de tratarse de una de las escasas obras de Leoni que pertenecen a una colección particular.

Según la propia casa de subastas, estamos ante la única escultura imperial fuera de las colecciones de Patrimonio Nacional que se conservan en el Museo del Prado y El Escorial. El busto de Carlos V permaneció a lo largo de los siglos en manos de los sucesivos marqueses de Mirabel, expuesto en una hornacina en uno de los principales salones del palacio, hoy propiedad, entre otros, de Carlos Falcó y Fernández de Córdoba.

Busto de Carlos V, propiedad de la familia Falcó. (Subastas Fernando Durán)
Busto de Carlos V, propiedad de la familia Falcó. (Subastas Fernando Durán)

Existe una copia más, realizada en bronce, que los padres del actual marqués, entonces marqueses de Mirabel, Manuel Falcó Escandón e Hilda Fernández de Córdoba, regalaron en 1958 al monasterio de Yuste con motivo de los actos conmemorativos del cuarto centenario de la muerte de Carlos V. Dicha reproducción fue robada en el año 2000 y recuperada en 2005 mediante una entrega anónima que se llevó a cabo bajo secreto de confesión, según explicaron responsables de Patrimonio Nacional. Sobre el busto original que se subasta reza una inscripción ‘CA.V.R.I.’ (Carlos V Rex Imperator).

Comprensión y generosidad

Los propietarios y la casa de subastas han atendido a estas peticiones y han mostrado su comprensión y "generosidad" para que finalmente la pieza pueda continuar formando parte del patrimonio de Extremadura. "Un acuerdo que ha sido posible gracias a la predisposición y la buena voluntad de todas las partes", según la nota distribuida por la junta.

El palacio de Mirabel en Plasencia, Cáceres.
El palacio de Mirabel en Plasencia, Cáceres.

A su vez, el alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro (PP), también había remitido una carta a la familia Falcó para que el busto permaneciera en el municipio cacereño. Al final, el regalo se queda en Extremadura y la noble familia se queda sin la inyección de liquidez. Aclarar aquí que el busto como tal no tenía calificación de Bien de Interés Cultural (BIC), pero sí todo lo que integra el palacio de Mirabel y por eso la familia se decidió a venderlo.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios