Logo El Confidencial
entrevistamos a los protagonistas

Varios nobles catalanes se lanzan a alquilar sus castillos y palacios para mantenerlos

Varios aristócratas han tenido que alquilar algunas de sus mejores propiedades para poder conservarlas. De la marquesa de San Mori a Carlos de Montoliu y de Carrasco.

Foto: Castillo de Peralada en un fotomontaje realizado por Vanitatis.
Castillo de Peralada en un fotomontaje realizado por Vanitatis.

La nobleza catalana tiene un gran patrimonio que ha ido pasando de generación en generación, pero ahora resulta muy difícil costear su mantenimiento. Los aristócratas han heredado castillos medievales y palacios barrocos que tienen un alto valor histórico y cultural, pero que se han convertido en una carga que muchas veces ha llevado a las grandes familias de la comunidad a la ruina.

El coste de mantenimiento de este tipo de propiedades es tan alto que en muchas ocasiones sus dueños se han visto obligados a venderlos o cederlos al Estado para que se haga cargo de su conservación. A pesar de ello, algunos aristócratas no han querido o tenido que deshacerse de sus bienes y han optado por alquilar algunos de los mejores salones de sus castillos para que se organicen allí todo tipo de ceremonias y eventos. Descubre con Vanitatis algunos de los palacios en los que se pueden celebrar desde banquetes de bodas hasta cenas de empresa y escapadas con amigos.

Girona y Barcelona

La actual marquesa de San Mori, Ana Moxó Poch, heredó de su padre el castillo que lleva su mismo nombre. Se trata de un edificio construido en el siglo XV que ha sido remodelado en varias ocasiones hasta obtener el aspecto palaciego del que disfruta en la actualidad. La propiedad había sido utilizada como residencia por la familia Moxó durante décadas, pero hace algunos años que el anterior marqués decidió alquilarla para sufragar los gastos de mantenimiento.

El impresionante castillo, que se encuentra en la provincia de Girona, a pocos kilómetros de Figueres, se alquila por completo y por semanas. Su precio oscila entre los 12.250 y los 18.000 euros según el número de personas que quiera dormir allí; pueden llegar a hospedarse hasta 28. Según se puede ver en su página web, la propiedad cuenta con todo tipo de servicios, entre los que se incluyen personal de limpieza diario, dos personas encargadas del mantenimiento que viven en el mismo castillo y una gran cena de bienvenida.

Pero el patrimonio familiar no se reduce al castillo. Inés Moxó, hermana del anterior marqués, vivió hasta hace pocos meses en uno de los últimos grandes palacios barrocos de Barcelona. La propiedad, que se encuentra en la plaza Sant Just i Pastor, en el corazón gótico de la capital, fue la residencia de los Moxó durante siglos y hace poco que fue vendida por una cantidad que los expertos han estimado en cerca de 7 millones de euros, que habrían servido para mejorar la situación financiera de la aristócrata. En la actualidad, es inusual que las familias de la nobleza sigan viviendo en sus antiguos palacios. Uno de los casos más conocidos es el del duque de Alba, que sigue residiendo en el palacio de Liria, en el centro de la capital.

Antes de su venta, algunos de los salones nobles del palacio Moxó se alquilaban para todo tipo de eventos empresariales y familiares y se realizaban cenas y celebraciones privadas. Se trataba de un espacio único en el centro de Barcelona que tiene un incierto futuro. Su comprador, todavía desconocido, podría convertirlo en un hotel, oficinas o alquilarlo a cualquiera de las grandes cadenas para hacer una nueva tienda de lujo.

Vivir en un castillo

El actual propietario del castillo de Montsonís, uno de los mejor conservados en territorio catalán, es Carlos de Montoliu y de Carrasco, XXXII barón de Albí. Montoliu es un abogado e ingeniero agrícola que en la actualidad sigue habitando el edificio, según se confirma en la página web de la propiedad. Por ello, cuando el aristócrata se encuentra en 'casa' ondea la bandera con el escudo familiar en la torre del homenaje.

Castillo de Montsonís. (Castells de Lleida S.L.)
Castillo de Montsonís. (Castells de Lleida S.L.)

El barón es uno de los pocos nobles catalanes que sigue viviendo en una fortaleza medieval y aunque se reserva un número determinado de habitaciones para él y su familia, hace algunos años que abrió diversas estancias y salones al público, ya que el castillo se encuentra enmarcado dentro de los llamados bienes de interés cultural local. Además, en casos excepcionales y siempre bajo demanda, se pueden celebrar bodas y eventos dentro de los muros de la propiedad.

Un festival de música

El espectacular castillo de Perelada fue durante siglos la residencia de la familia Rocabertí, miembros de la alta nobleza catalana, quienes a lo largo del tiempo reformaron y adecuaron la propiedad a las modas y costumbres de la época. Fue en 1923 cuando los últimos herederos decidieron venderlo a Damià Mateu, quien no aceptó un título nobiliario de manos de Alfonso XIII, uno de sus amigos.

Castillo de Perelada. (Vanitatis)
Castillo de Perelada. (Vanitatis)

Durante más de 40 años fue una de las residencias privadas de los Mateu, hasta que a finales de los 70 la familia obtuvo la licencia para construir un casino en ese entorno privilegiado. Desde entonces, la propiedad comenzó a tener más y más popularidad y en 1987 tuvo lugar el primer Festival Internacional de Música Castell de Perelada, un evento que cuenta con artistas del más alto nivel y que tiene una anfitriona de excepción, Carmen Mateu, heredera de la empresa Hispano-Suiza y una de las damas más activas en la vida cultural catalana. El castillo alquila algunos de sus salones para celebrar ceremonias, bodas y todo tipo de eventos, ya sean relacionados con el mundo empresarial, económico, etc.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios