Logo El Confidencial
adiós 2018

Reyes y reinas: don Juan Carlos, Letizia e Isabel Preysler

El 2017 se cierra cargados de personajes, pero destacan entre los demás los royals, los de cuna, los plebleyos y los de Filipinas

Foto: La reina Letizia y el monarca emérito. (Gtres)
La reina Letizia y el monarca emérito. (Gtres)

El final del año sirve para rememorar los acontecimientos, personajes y situaciones que han tenido cierta relevancia mediática. Ya sea por ellos mismos o por su entorno. En el apartado social hay tres nombres que han dado juego al margen de su actividad pública: el monarca emérito don Juan Carlos y la reina Letizia y en el plano colateral, Isabel Preysler.

Don Juan Carlos ha demostrado este año ser la mejor imagen del abuelo jubilado. La agenda institucional se redujo al máximo y las últimas apariciones con doña Sofía han tenido que ver con reuniones familiares como el funeral del rey de Rumania. No hay que olvidar que entre las cabezas coronadas y las exiliadas se llaman entre ellos "primos".

La jubilación viajera del emérito

El ex jefe del Estado convirtió este 2017 a Sanxenxo en su cuartel general. Regateó, paseó y dio buena cuenta de un itinerario gastronómico por los restaurantes mas típicos y domésticos de la zona. Su amigo Pedro Campos lo alojaba en su casa para que tuviera más intimidad. La corte de Mallorca dejó de funcionar y el Rey emérito eligió este año rodearse de profesionales con la vida resuelta y por lo tanto sin necesidad de ser cortesanos.

Desde Galicia, don Juan Carlos marcaba sus desplazamientos. Y lo mismo viajaba a Irlanda con Marta Gayá, su amiga fiel, que llamaba a la infanta Elena para quedar a comer en San Sebastián, Jerez o en cualquier otra ciudad de España. Las condiciones que se tenían que dar era que fuera un restaurante con estrella Michelin y un buen cartel taurino. Y así pasó el año emulando a los protagonistas del programa 'Españoles y (Madrileños) por el mundo'.

En esos itinerarios familiares se pudo comprobar la excelente relación con su primogénita y los nietos Froilán y Victoria. Con el resto de la familia directa poco o nulo contacto. Al menos públicamente nunca se le ha vuelto a ver con los Urdangarin Borbón y menos con las nietas reales, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

La reina Letizia y don Juan Carlos conversan en la comunión de la infanta Sofía. (EFE)
La reina Letizia y don Juan Carlos conversan en la comunión de la infanta Sofía. (EFE)

La Reina, sus looks y sus invisibles hijas

La reina Letizia ha sido otro de los grandes personajes en el mundo social al margen de su actividad como consorte del jefe del Estado. Cualquier portada de revista en la que aparecía era una apuesta segura de ventas. Su vestuario se ha analizado con lupa. Tanto sus aciertos como desaciertos que han servido también para que medios internacionales y especialistas en información real le dedicaran comentarios de toda índole.

Quizá lo mas llamativo de este año haya sido la manera de mostrar al mundo las muchas horas que dedica a ponerse en forma. Brazos musculosos como los de cualquier deportista profesional y piernas de atleta expuestos con vestidos de tirantes o sin mangas y minifaldas como el modelo de Teresa Helbig. La pena es que este año 2017, al igual que los anteriores, Leonor y Sofía han mantenido su invisibilidad.

Isabel, la otra royal

Isabel Preysler se ha vuelto a coronar como eterna reina de corazones. Aún nadie le ha quitado su cetro y su corona y ha mantenido de actualidad su noviazgo con Mario Vargas Llosa. Por otro lado, dos de sus hijos han sido generadores de información. Enrique y su sorprendente paternidad de mellizos con un muro inexpugnable a su alrededor que ni su madre y hermanos han podido levantar. Al menos en lo que se refiere a dar información a través de la exclusiva correspondiente.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa para 'Harper's Bazaar'. (Harper's Bazaar)
Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa para 'Harper's Bazaar'. (Harper's Bazaar)

Los desencuentros familiares del nobel con dos de sus hijos -Gonzalo y Morgana- sirvió para colocar al escritor en primera linea con una guerra de comunicados. Gonzalo acusó a Isabel Preysler de manipular y utilizar a sus hijas para una foto familiar publicada en '¡Hola', revista que Tamara define "como nuestro álbum familiar". El nobel respondió y calificó de calumnia las palabras de su segundo hijo. Se armó la marimorena y el mundo literario se echó las manos a la cabeza al considerar que su colega no tenía necesidad de bajar al ruedo de la frivolidad ni de los programas de corazoneo.

Aún faltaba lo mejor. El reportaje de 'Harpers Bazaar' donde Isabel y Mario aparecían como dos adolescentes declarándose amor de por vida en un reportaje único e impensable hasta ese momento. Esta vez las declaración de Vargas Llosa asegurando que con Isabel había conocido la eternidad dejó a críticos literarios y colegas asombrados. "Lo que nunca consiguió Patricia (su exmujer) lo ha hecho posible Preylser", confirmaban íntimos del escritor. La reina de corazones era de nuevo este 2017 referencia en las noticias sociales. Ni las Campos con sus aventuras animadas le hicieron sombra.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios