Logo El Confidencial
nuevo gobierno

Investidura de Torra: la profesora Carola Miró, la nueva 'primera dama' de Cataluña

Caro, como la llaman los amigos, es profesora (en excedencia) de la escuela Thau, un colegio de la zona alta muy cercano al catalanismo independentista

Foto: Carola Miró y su marido, Quim Torra. (Carolamiro.net)
Carola Miró y su marido, Quim Torra. (Carolamiro.net)

Se conocieron en 1987, año en el que se fraguó un amor que las amigas diagnosticaron que sería "para siempre". Un amigo de Quim Torra fue quien los presentó. Se conocían de pequeños, del colegio del nuevo presidente de la Generalitat, los Jesuitas de Sarriá, una de las escuelas barcelonesas de las que más figuras mediáticas han salido (allí estudiaron los Godó, De Sagarra, Fernández Díaz, Bultó...).

Caro, como la llaman los amigos, es profesora -en excedencia- de la escuela Thau, un colegio de la zona alta muy cercano al catalanismo independentista. Como su marido, la nueva primera dama de Cataluña es devota de la literatura y de la religión. Porque sí, cinco meses después de los comicios del pasado 21 de diciembre, parece que hay nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña.

"Nunca te he oído quejarte por nada, ni dar un no a nadie por respuesta. Al contrario, siempre una sonrisa"

Poco sabemos de esta profesora, aunque cuando en el verano de 2015 cumplió los 50, su familia y amigos le crearon una página web en la que todos escribían bonitos recuerdos. El principal, el de su marido, la define muy bien: "Nunca te he oído quejarte por nada, ni dar un no a nadie por respuesta. Al contrario, siempre una sonrisa a punto para cualquiera que lo necesitara. Huyendo de cualquier protagonismo, trabajadora inagotable, pero disfrutando de los pequeños momentos fabulosos de la vida: regar un geranio, coser un botón, hojear un libro, tomar el sol en una tumbona, darles un beso a los hijos".

Y sigue: "Tenerte a mi lado, sentir tu sencillez y bondad, hacen que la vida tenga otro sentido cada día. Carola, Guillem, Elena y tú, rellenáis mi vida". "Tienes la suerte de ser querida por todos. Pero a menudo no te decimos todo lo que te queremos", concluye el nuevo president.

El matrimonio, que suele pasar los veranos en Cabrils, en la comarca del Maresme, disfruta con la calma y la paz del campo y el mar. Muy familiares, suelen ir a misa cada domingo, una tradición que mantienen desde su juventud. Miró está muy unida a Suiza, a donde enviaron a su marido cuando trabajaba en Winterhur Seguros como senior managament talent pool member. Entonces, la maestra pidió una excedencia para dedicarse a la familia, un descanso profesional que todavía conserva. Suiza se convirtió en lugar de peregrinaje de familia y amigos, que veían como los tres hijos de la pareja crecían lejos de casa (Carola, Guillem y Helena).

Carola Miró con su hija el día de su 50 cumpleaños. (Twitter)
Carola Miró con su hija el día de su 50 cumpleaños. (Twitter)

Lo recuerda un amigo en su blog: "Hemos visto llegar y marchar gente, celebrado triunfos y padecido desgracias, viajado, reído, sufrido, pero ante todo hemos pasado grandes momentos que al final son los que quedan y retenemos en nuestra memoria: Berchmans, el curso de filosofía política en Santander, el Lagutrop 87 (donde se fraguó tu noviazgo con Quim, el hombre de tu vida y mi gran amigo de los jesuítas de Sarriá), vuestra boda (en la que fui el padrino), el nacimiento de la Caroleta, y luego el del Guillem y al final el de la Elena (de la que tengo la alegría de ser su padrino junto a mi querida Elena Montobbio), las múltiples escapadas a Cabrils y a Santa Coloma (las vendimias), los Calella-S’Agaró-Palamós, vuestras familias, la mía (...), nuestra visita a Suiza, las vuestras a Washington y a Madrid".

Aficionada a coser

La nueva primera dama es muy aficionada al patchwork y suele coser también en punto de cruz. Los trabajos que realiza ya tienen nombre entre los suyos: 'caroladas', y suele regalarlos a los amigos, que los guardan con un cariño muy especial. Porque es muy querida entre los suyos, algo que hasta sus suegros destacan con empeño. "Cómo me place su serena mirada, tu clara sonrisa. Caro, ¡no cambies nunca!", le escribió su suegro para el 50 cumpleaños.

Los hijos del matrimonio, todos mayores de edad, han crecido con el ideario catalanista e independentista de sus padres, en especial de Torra. Pero llegan momentos en los que los hijos no siguen a sus progenitores, y al nuevo president le sucedió en julio de 2010, cuando España ganó la Copa del Mundo de Fútbol. Su hija Carola estaba entregada a la Roja, algo de lo que dejó constancia en las redes sociales, como se puede ver en la imagen superior. Se acerca el nuevo Mundial y aunque España no está tan en forma, la hija del president tendrá su oportunidad de animar al equipo o abandonar la afición futbolera.

Los aires han cambiado mucho en Cataluña en los últimos ocho años y parece que con la presidencia de Torra las cosas seguirán ese camino de cambio. Suceda lo que suceda, el nuevo president tendrá siempre a su mujer a su lado.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios