Logo El Confidencial
NUEVA IMAGEN

Algo de cirugía, bótox y relleno en pómulos: la transformación física de Alfonso Diez

Fue Cayetana de Alba quien le aficionó a los tratamientos estéticos. Según los expertos, se ha operado nariz y párpados, se inyecta vitaminas y usa toxina botulínica con regularidad

Foto:  El rostro rejuvenecido de Alfonso Diez. (VA)
El rostro rejuvenecido de Alfonso Diez. (VA)

A sus 67 años, Alfonso Diez es un hombre feliz, una vez superada la muerte de su esposa, la duquesa de Alba. Ha vuelto a un relativo anonimato y se mueve con libertad por la geografía española, jubilado de sus obligaciones laborales y más pendiente de su solaz que de otra cosa. Como un Dorian Gray, Alfonso parece haber pactado endiabladamente con el tiempo y luce hoy más joven que cuando se dio a conocer su relación con Cayetana de Alba. Analizamos con un experto cómo ha llevado a cabo esta transformación física de la que tanto se ha hablado desde que se dejara caer una tarde de mayo en la plaza de toros de Las Ventas.

En 2018 Diez tiene más tersura en la cara, menos manchas, menos bolsas en los ojos y en general está mucho más guapo que en 2008, año de sus primeras fotos con la duquesa. "Es obvio que se ha hecho una o muchas cosas, unas más invasivas y otras menos, pero no evidentes, es decir nada en su rostro evidencia lo que se ha hecho pero es obvio que ha rejuvenecido. Vaya por delante que todo se lo han hecho con mucho estilo y siguiendo la premisa de menos es más", avanza el doctor Leo Cerrud, experto en medicina estética y nutrición.

Alfonso Diez en 2008, en Sevilla. (Gtres)
Alfonso Diez en 2008, en Sevilla. (Gtres)

Vayamos por partes. "En el tercio superior [del rostro] ha usado toxina botulínica (bótox) para las arrugas de la frente, el entrecejo y las patas de gallo". En el tercio medio, el doctor Cerrud aprecia algo más: "Blefaroplastia (cirugía de párpados) para quitarse las bolsas y probablemente también en párpado superior para el exceso de piel. Rellenos (probablemente temporales) para reconstruir mejillas y proyectar pómulos (muy poco, a los hombres ahí se les pone poco)". Además, después de conocer a la duquesa Alfonso Diez se sometió a una cirugía para rebajar la punta de su nariz.

[Leer más: A la venta por 450.000 euros el refugio gaditano de Alfonso Diez y doña Cayetana]

En cuanto al tercio inferior del rostro, parece no haberse tocado nada. "Eso es lo que le da ese aire de naturalidad. Todavía se le insinúan los surcos en marioneta, pero también han sufrido una franca mejoría probablemente como resultado de la reposición de tejidos en el tercio medio (mejillas etc.), aunque no descarto la posibilidad de que también se haya puesto hilos espiculados". A juicio del experto, el resultado es muy satisfactorio. "La calidad de la piel ha mejorado ostensiblemente, se ve más hidratada y luminosa. Esto es difícil de valorar por fotos, pero imagino que también se ha hecho bioestimulación, peelings y mascarillas, las famosas 'vitaminas'. Todo está muy bien hecho y con mucha elegancia", concluye.

Alfonso Diez, hace unas semanas en Las Ventas. (Gtres)
Alfonso Diez, hace unas semanas en Las Ventas. (Gtres)

Lo cierto es que su transformación física no ha sido fruto de un impulso momentáneo, sino el resultado de un proceso que empezó hace ya diez años, cuando el entonces funcionario del Instituto Nacional de la Seguridad Social se enamoró oficialmente de Cayetana de Alba. Fue ella quien introdujo a Diez en las mieles de los tratamientos estéticos. Al principio, visitaban juntos el salón de Maribel Yébenes, pero luego cambiaron de referencia. De hecho, el doctor Juan Peñas, uno de los cirujanos plásticos más prestigiosos de España, es uno de los mejores amigos de Alfonso (de hecho, Alfonso pasó en su casa la pasada Nochevieja).

[Leer más: Polémica en el homenaje a la duquesa de Alba]

Diez vuela libre y sin compromisos. Su único quebradero de cabeza, si se le puede llamar así, es que, de momento, no consigue vender la casa de Sanlúcar de Barrameda que le regaló Cayetana de Alba tras su matrimonio. Tal y como publicó 'Corazón', desde que la puso a la venta el año pasado por 450.000 euros, solo ha ido una persona a visitarla. En su última visita a Sevilla en marzo, le encomendó la misión a un amigo, quien está teniendo más suerte.

La reina Sofía en la boda de Felipe de Serbia, en octubre. (Getty)
La reina Sofía en la boda de Felipe de Serbia, en octubre. (Getty)

Además de Sanlúcar, Diez adquirió en 2016 un piso de 197 metros cuadrados en el barrio de Chamberí, en Madrid, que ha convertido en su residencia habitual tras su periplo sevillano junto a la duquesa. Además, le ha alquilado a un íntimo amigo su piso de soltero, también en el barrio de Chamberí. Y tiene parte de un apartamento en Jávea junto a sus hermanos. Esto, con la pensión que recibe como jubilado, la herencia de la duquesa, el 'sueldo' que recibe de la Fundación Casa de Alba y sus propios ahorros, hace que no vuelva a tener que preocuparse por su futuro.

[Leer más: ¿Por qué se relaciona a la reina Sofía con Alfonso Diez?]

Y, mientras, siguen las informaciones sobre su relación con la reina Sofía, con la que se ha visto en algún acto público y, dicen, privado. La última, en octubre, cuando Alfonso Diez apareció como invitado sorpresa en la boda de Felipe de Serbia gracias a su amistad con el duque de Segorbe. La reina Sofía, madrina de Felipe, también estaba allí. Una feliz coincidencia.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios