Logo El Confidencial
Entrevista

Fabiola Martínez nos cuenta sus planes de verano con Bertín y el resto de la familia

Conversamos con la mujer del presentador, que nos habla sobre el valor de la familia, los planes de verano y la operación del pequeño Kike

Foto: Fabiola Osborne, radiante en un momento muy dulce de su vida. (Olga Moreno)
Fabiola Osborne, radiante en un momento muy dulce de su vida. (Olga Moreno)

Acaba de celebrar su 12º aniversario de boda con Bertín Osborne y asegura que sigue enamorada, pero no como el primer día. A sus 45 años, Fabiola Martínez insiste: “Ahora lo nuestro es diferente, más maduro”.

Su marido y sus dos hijos -Kike, de 10 años, y Carlos, de 9- son su vida. A uno de ellos, el mayor, con parálisis cerebral, dedica el grueso de su jornada diaria. A él y a la Fundación Bertín Osborne, de la que es vicepresidenta y con la que ayuda a otras familias a afrontar situaciones parecidas.

Hoy, sin embargo, ha aceptado la invitación del televisivo Pepe Rodríguez, uno de los jurados de 'MasterChef', para amadrinar la nueva carta de panes Granier, con los que el cocinero ha elaborado una serie de exquisitos bocadillos de autor.

Fabiola, ¿qué tal se te da la cocina?

No se me da mal. Soy de improvisar. Se me dan bien los guisos y los platos de cuchara: lentejas, garbanzos… Las legumbres me gustan con chorizo y morcilla, y me encanta el pan. Como todo tipo de panes, sobre todo los de semillas. A mis hijos también les gusta comer, pero como a la mayoría de los niños, tengo que camuflarles la verdura. Bertín, sin embargo, es muy de verdura. Como entrena, se cuida. Es de buen comer, pero de vez en cuando sufre gota, así que vigila sobre todo las carnes rojas.

¿Concursarías en 'MasterChef'?

Si lo hiciera, sería para hacer un buen papel e ir a por todas. Me da mucho respeto, pero me encantaría.

Tríptico de Fabiola Osborne. (Olga Moreno)
Tríptico de Fabiola Osborne. (Olga Moreno)

¿Qué haréis este verano?

Iremos al campo, a Sevilla. Vendrán las hijas de Bertín con los niños y vendrán mis padres, mi hermano, mi cuñada y mi sobrino. ¡Las que liamos cuando nos juntamos todos! Y como los niños ya no son tan niños, es más divertido. Las hijas de Bertín también cocinan muy bien. Eugenia hace unos postres de locura. Las cenas las preparamos nosotras, con música y cervecita. ¡Tendrías que ver qué marcha en la cocina!

¿Haréis alguna escapadita romántica?

Nada planificado. A veces, si Bertín tiene conciertos cerca, yo le acompaño y los mezclamos con un fin de semana solos los dos. El año pasado nos fuimos a Portugal toda la familia. Este año estarán con nosotros también mis padres, mi hermano con mi cuñada Carolina y mi sobrino. Ellos llevan poco tiempo en España, pero mi padre lleva tres años y mi madre desde que nació Kike. Es maravillosa, diez años ya y no me abandona. Tengo suerte de tenerles y de que se vuelquen tanto conmigo y con sus nietos.

¿Con tu familia política sigues llevándote muy bien?

Siempre. De hecho, cuando estaba Sandra, siempre me invitaba en Navidades. Nuestras relaciones no fueron impuestas, fueron creciendo y alimentándose poco a poco. Bertín con mi familia también se lleva muy bien. Adora a mi padre porque comparten muchas cosas y mi padre le dice a todo que sí. Eso me hace muy feliz porque lo que más valoro en la vida es la familia. Es lo que nos da pie, suelo, tranquilidad. Saber que cuentas con alguien que te quiere incondicionalmente, te ayuda a enfrentarte a lo que venga.

¿Eres una mujer fuerte e independiente?

Me gusta tener mi espacio y tomar mis decisiones. No necesito que me den permiso. Yo trabajo ahora de relaciones públicas y organizando eventos en una empresa inmobiliaria. Es un trabajo a mi medida, que me encanta. Además, tengo la fundación. Yo no soy de estar sin hacer nada, quiero tener mis cosas, mis responsabilidades y sentirme útil. Tampoco soy polémica, puedo decir las cosas con buen tono, con cariño y respeto, pero ni soy sumisa, ni conformista. Me gusta ganarme mi sitio y que me lo den. Y si no, me impongo. Yo tengo mis parcelas que no se tocan y si veo que hace falta, pongo firme a todo el mundo. Soy cariñosa, pero guardo mi territorio.

Fabiola posa para Vanitatis.
Fabiola posa para Vanitatis.

¿Qué tal está tu hijo mayor, Kike? ¿Vais a operarle este verano?

Es posible, porque los huesos crecen, pero la musculatura no le acompaña y esa operación es una ayuda, pero aún tengo que organizarme y pensar cuándo es mejor hacérsela, si ahora o cuando Carlos vuelva al cole, que tendré más tiempo para dedicárselo solo a él.

¿Cómo es la relación entre los dos hermanos, Kike y Carlos?

Carlos y Kike tienen una buenísima relación. Y me enternece. Hace poco tuvimos que hacer a Kike una prueba, un electroencefalograma, y como se quejaba y daba manotazos, Carlos le cogió la mano y le dijo: “Kike, no pasa nada, tranquilo”. ¡Y se calmó! En esos momentos yo pienso: “Bueno, no lo hemos hecho tan mal”. Entre ellos hay una unión muy especial. Otras veces es Kike quien se dirige a Carlos y le despierta para ir al cole, y le hace un gesto con el puño para que se levante.

El programa de Bertín sigue adelante...

Sí, ahora vamos a intentar hacerlo más en casa de los invitados. Pero en mi casa no hablamos de trabajo. Yo me entero de las cosas por los de la productora. Ellos me avisan cuando participo. Luego lo comento con Bertín y decidimos.

En tu casa estaréis enganchados al Mundial, ¿Kike ve los partidos con su padre?

Sí, y dice cosas, opina, canta el gol, la falta... Es muy emocionante ver cómo lo disfrutan los dos. Es buenísimo que Kike sea capaz de comunicarse y que le entiendan, aunque no todo, claro. Yo sí, casi todo, porque estoy mucho tiempo con él, pero no todo el mundo le entiende igual. Es como un bebé pero que evoluciona más despacio. Por eso sus logros son tan importantes.

Por fin ha llegado el calor, ¿has renovado tu armario? ¿Eres coqueta?

Si, soy igual de coqueta que antes, me gusta verme bien. Y lo hago por mí, no por Bertín, ni por los niños. Tomo el sol, por eso estoy un poco morenita, aunque 'topless' solo en la intimidad y no siempre. He llenado el armario de blanco, de estampados florales y de amarillo, porque es un color que me gusta de siempre. Los colores frescos, la ropa cómoda…

¿Eres conservadora?

Bueno, no en todo, pero un poco quizá sí. Y Bertín, tal vez. Yo no le he conocido en su etapa menos conservadora. Pero son muchos los elementos que entran en juego en una pareja para encajar bien como nosotros, no solo ser o no conservadores.

¿Sigues enamorada como el primer día?

Como el primer día no, diferente. El amor evoluciona y ya no me dejo llevar solo por el sentimiento, ahora valoro más otras cosas. Nunca eres igual, vas cambiando y las circunstancias influyen. Lo que sí es cierto, es que yo no me imagino el futuro con otra persona que no sea él.

¿Os animaréis a ir por la niña?

¡Una niña! Me hubiese encantado. Pero a los hijos hay que dedicarles tiempo y criarlos de verdad. Si yo fuese más joven y Bertín también, es posible, pero ahora ya no. Mis dos hijos están casi hechos y derechos, y es agotador. Los bebés crecen y tú ya no estás igual, no tienes las mismas fuerzas.

¿Qué hay de vuestra reboda?

Estamos esperando vender la finca de Sevilla y tener un espacio que podamos construir los dos de cero para celebrarlo. La finca es un hecho que queremos venderla. No vendíamos por necesidad, sino por cambio, y la verdad es que cuando empezamos no era el momento, por eso está costando más.

¿Cuánto dinero se recaudó en la cena benéfica que organizasteis en casa el 6 de junio?

La cena recaudó alrededor de 45.000 euros. Es la primera vez que lo hemos hecho nosotros solos y todo el mundo me dice que cuente con ellos para el próximo año. Ese dinero nos sirve para mantener bien la fundación. No depender de externos te da libertad para manejarte mejor. Hay proyectos que no hemos podido sacar adelante porque colaborábamos con personas que estaban en otra línea de trabajo. Asociarnos con fundaciones grandes, afines a nuestra filosofía, nos ha ayudado a tener proyectos en pie.

Fabiola con Pepe Ramírez, de 'MasterChef'. (Gtres)
Fabiola con Pepe Ramírez, de 'MasterChef'. (Gtres)

Y con la Global Gift Foundation (la de Eva Longoria y María Bravo), ¿volveréis a trabajar?

Con Global hicimos una colaboración para recaudar. No era un proyecto con un beneficio directo sobre las familias. En la primera gala recaudamos 54.000 euros y eso nos dio un pulmón brutal, porque en ese momento soportábamos sueldos e infraestructura Bertín y yo. Porque nadie te da dinero para eso, te lo dan para proyectos concretos, pero no para el equipo que trabaja. Y Global nos ayudó sin supervisarnos, porque sabía que éramos responsables.

¿Cuánto tiempo llevas sin ir a Venezuela?

Hace 23 años que no voy. Y me da pena. Cuando Chávez salió elegido, yo estaba en el bachillerato y todos creíamos que era la persona que necesitábamos, que entendía al pueblo… Y mira lo que hizo de Venezuela.

¿Qué piensas de lo que ha pasado en España?

El poder se enquista. Tiene que haber renovación, diferentes perspectivas y diferentes formas de enfocar. El que está en el poder muchos años acaba haciéndolo mal. Hay un montón de gente que manda y una sola cara visible, por eso todo es muy complicado. Pero sí me preocuparía por que detrás solo hubiera un ansia de poder y no un 'quiero hacer las cosas mejor'.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios