Logo El Confidencial
polémica

Ipad, bolsos de firma, joyas así engatusaba la estafadora de los vips a sus 'clientes'

La manera de actuar de la hoy apestada era muy común a la de otros estafadores de sus mismas características. Crear un escenario de opulencia. Te lo contamos

Foto: Escaparate de lujo. (Getty)
Escaparate de lujo. (Getty)

A Mónica Gil Manzano se la conoce ahora como la estafadora de los famosos después de que se hiciera pública la demanda que interpuso contra ella el que fuera futbolista del Atlético de Madrid Mariano Pernía. En estos momentos la 'conseguidora' -como se la conocía- se encuentra en prisión preventiva. Hasta la fecha lleva ya acumuladas dos sentencias de dieciocho meses cada una. La última condena ha sido aceptada por la protagonista en un acto de conciliación celebrado este lunes en la Audiencia Provincial de Madrid, como ha revelado en exclusiva este medio.

Una vez que el caso de las estafas ya se ha hecho público saldrán muchos más damnificados. Nombres importantes relacionados con el mundo de la televisión, el artístico y hasta el económico que creían las historias de la que consideraban su amiga. Ahora en cambio nadie la conoce ni recuerda los regalos y 'detalles' que llegaban de Mónica Gil.

Más información: La estafadora de los famosos acepta 18 meses de prisión para no ir a juicio

Regalos premium

La manera de actuar de la hoy apestada era muy común a la de otros estafadores de sus mismas características. Crear un escenario de opulencia donde las relaciones con poderosos estaban a la orden del día. Mónica Gil invitaba a restaurantes caros, recogía a sus posibles victimas y las paseaba antes por el barrio de Salamanca. Señalaba edificios y explicaba que pertenecían a su familia. Regalaba Ipad Pro, con lápiz incluido, a razón de ochocientos euros, vestidos de firma, gemelos de Loewe y reuniones de nivel en locales de lujo con directivos y empresarios de primer nivel que al final nunca aparecían.

Lea aquí: La firma que une a Fernando Hierro, Carlos Sáinz, Tárrega... con la estafadora de los vips

Amistades en la Guardia Real

En el último momento los excusaba por reuniones imprevistas. Durante todos estos años a Mónica Gil Manzano se la consideraba una mujer con grandes contactos y muy bien posicionada. Presumía de amistad importantes que trabajaban en Zarzuela en la Guardia Real y de su impresionante casa de Sevilla. También de cómo actores y actrices acudían a un centro multidisciplinar aparentemente de su propiedad previo a los Premios Goya. Allí les maquillaban, peinaban, vestían... y al ser un sitio discreto, nadie los veía. Eso contaban los que ahora ya no saben quién es.

"Estafó con pisos falsos en Londres y Miami": otra querella acusa a la 'timadora vip'

Una vez que el guion y los decorados eran perfectos pasaba a la acción. Y este movimiento tenía también sus pasos. Primero buscaba el cebo, después desarrollaba la estafa que en algunos casos no se consumaba como en esta ocasión. Se trataba de un piso en la calle San Bernardo donde -decía- vivían futbolistas. Gil Manzano contaba que el apartamento iba a salir a subasta y que antes de esa operación se lo ofrecían a ella para venderlo.

De ahí la premura para cerrar la operación. La reserva de este piso era de 25.000 euros y ella era la intermediaria. A continuación informaba que también se encargaba de negociar la hipoteca (el 100 por cien) porque mantenía muy buena relación con directivos importantes de banco. Esta vez no hubo damnificados.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios