Logo El Confidencial
opinión

Mar Flores, la nueva anfitriona de Saint Tropez, tras haber sido repudiada

La bella modelo pasa el verano navegando por el Mediterráneo junto al millonario mexicano Elías Sacal y sus hijos pequeños. Los que antes la criticaban son sus nuevos mejores amigos

Foto: Mar Flores, en una ilustración de JATE.
Mar Flores, en una ilustración de JATE.

Mar Flores ha vuelto a ser noticia estos días por su reencuentro afectivo con Elías Sacal, el millonario mexicano con el que rompió hace unos meses. Una decisión que tuvo que ver con las muchas amigas entrañables que rodean la vida personal de Sacal y que aparecen cuando Mar no está con él.

La explicación pública que dio la modelo fue que era complicado mantener una relación cuando les separaba un océano y sobre todo conciliar su vida de madre de cuatro hijos con su pareja. De las chicas, ni mu.

[Leer más: Mar Flores confirma su vuelta al circuito social en el fiestón del fin de semana]

Mar Flores y su exmarido Javier Merino tienen la custodia compartida de los menores que viven en el domicilio familiar y son los padres los que salen de casa cada mes. Por eso, cuando no le tocaban volvía con Sacal y desaparecían las 'amistades' femeninas.

Mar Flores, en Ibiza a principios de julio con sus hijos. (Cordon Press)
Mar Flores, en Ibiza a principios de julio con sus hijos. (Cordon Press)

Esos problemas parecen superados y la actriz se ha instalado en el yate de su novio, que como todos los veranos ancla en Saint Tropez. Es la primera vez que sube a las redes las fotos de los mellizos jugando al ajedrez en el barco. Y lo que más llama la atención es el mensaje que acompaña la imagen: "Ellos ya saben que cuando la vida te ofrece oportunidades, hay que aprovecharlas, disfrutarlas y, sobre todo, agradecerlas. Pero siempre vivirlas con inteligencia".


Este fin de semana Mar acude con Sacal a una boda en Capri que durará varios días. Después navegarán por el Mediterráneo hasta que los hijos vuelvan con su padre. Entonces, Mar se centrará en disfrutar al máximo de las comodidades que supone compartir parte de su vida con un hombre dadivoso. El verano pasado, Sacal quiso festejarla y organizó varios días de fiesta en el barco y en locales de moda de Saint Tropez. Los detractores de Mar pasaron entonces a ser sus 'nuevos mejores amigos' para estar en la lista de invitados.

Vive su vida

Hace tiempo que Mar Flores decidió vivir su vida sin tener en cuenta los comentarios y chismes que se contaban de ella. La mayoría de las veces malintencionados y con origen en el grupo social en el que se movía cuando aún estaba casada con el empresario y padre de sus cuatro hijos, Javier Merino. Y a esas críticas se unían algunos de los hombres que se morían de amor mientras fueron sus parejas, como Cayetano Martínez de Irujo, Alessandro Lequio y Carlos Constanza, su primer marido. Quizá influyó el que fuera ella quien decidiera cortar la relación. Nunca han hablado mal de ella Bertín Osborne ni Fernández Tapias, al que conoció cuando coincidieron en un programa. Ella y Sofía Mazagatos en calidad de incipientes empresarias y Tapias como presidente de CEIM.


A diferencia de otras mujeres famosas, la lista de novios de Mar Flores ha sido menos numerosa que, por ejemplo, la de la que pudo ser su cuñada Eugenia Martínez de Irujo o Inés Sastre, a las que no se las ha criticado con la crudeza que a ella.

"Conmigo han sido mucho más crueles las mujeres", contaba la modelo y diseñadora de bolsos hace un tiempo. La llegaron a vetar en determinadas cenas privadas y la volvieron a invitar cuando se casó con Merino. Unas reuniones sociales que le importaban muy poco porque ella estaba feliz con sus niños y en su casa.

[Leer más: Javier Merino presenta en sociedad a su novia en la gran fiesta de Fortuny]

Llegó la separación, que no se esperaba, y pasó una temporada muy triste. Su amiga Patricia Olmedilla la arropó y la invitaba los fines de semana a su finca de la Sierra de Guadarrama con sus cuatro hijos pequeños.

Mar Flores, en Ibiza con su familia a principios de julio. (Cordon Press)
Mar Flores, en Ibiza con su familia a principios de julio. (Cordon Press)

Como no es mujer de regodearse en las tragedias emocionales volvió a recuperar su vida de mujer soltera, se dedicó a viajar por temas relacionados con su empresa y su dedicación a la fundación Women Together, de la que es embajadora para Latinoamérica y el Caribe.

Entrega de premios

Acude anualmente a la entrega de premios en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, y su presencia ha suscitado comentarios irónicos referidos a qué pintaba la bella modelo en ese lugar de debate internacional. Desconocían que dona parte de los beneficios de sus creaciones a Women Together. "Ya tengo asumido que hay gente que haga lo que haga me va a criticar. No lo tengo en cuenta. Vivo mi vida sin molestar a nadie y lo que me importa son mis hijos, mi familia y mis amigos". Y haciendo suya la frase de Isabel Pantoja que decía a los que la criticaban "cómprate una vida", Mar Flores está en ese punto 'My way' de Sinatra.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios