Logo El Confidencial
MAL MOMENTO

Alicia González, la periodista que se enamoró de Rodrigo Rato...

...y que le verá entrar en la cárcel. Se casaron en 2015, cuando ya llevaban 15 años juntos y empezaba el declive. Han pasado parte del verano en el pueblo de ella, en Segovia

Foto: Alicia González y Rodrigo Rato, en Barajas. (Cordon Press)
Alicia González y Rodrigo Rato, en Barajas. (Cordon Press)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Un vistazo rápido a las redes sociales de Alicia González pone sobre aviso de que la periodista no comenta ni dice nada de su vida personal. Corresponsal de Economía Internacional de 'El País', hace tiempo que González tomó la determinación de centrarse en su vida profesional, mientras los asuntos judiciales de su marido seguían sus propios derroteros. Como reza el dicho, la procesión va por dentro. El Supremo acaba de confirmar la condena de cuatro años y medio de prisión impuesta al exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato por el uso fraudulento de las conocidas como tarjetas black de Caja Madrid y Bankia. Salvo una jugada de última hora, el ingreso en prisión de Rato podría ser inminente.

[LEA MÁS: Pillamos a Rodrigo Rato en el campo antes de enfrentarse a la petición de 5 años de cárcel]

Rodrigo Rato y Alicia González comenzaron su relación cuando ella trabajaba en el departamento de Prensa del Ministerio de Economía. Entonces él estaba casado con Ángeles Alarcó, expresidenta de Paradores. Aunque siempre mantuvieron una relación muy discreta, unas fotografías de la pareja durante sus vacaciones en Mallorca en 2015 los pusieron en el disparadero. Pocas semanas después de aquellas imágenes, el 9 de septiembre de hace tres años, contrajeron matrimonio en una ceremonia íntima en la que solo estuvieron presentes familiares de ambos y un puñado de amigos. No había miembros del Gobierno ni del Partido Popular, también faltó algún hijo de Rato.

Rodrigo Rato y Alicia con los hijos menores de él, en Barajas. (CP)
Rodrigo Rato y Alicia con los hijos menores de él, en Barajas. (CP)

La boda llegaba después de 15 años de relación en los que ella se había mantenido siempre a su lado. Cuando Rato fue nombrado presidente del Fondo Monetario Internacional, en 2004, ella vivía prácticamente con él en Washington. Pero también cuando el nombre de Rato empezó a tacharse de las mejores agendas. Primero en 2012, cuando el juez Andreu admitió una querella del 15-M contra Rato por la salida a bolsa de Bankia. Después, de manera más evidente, en 2014, cuando estalló el caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid.

Alicia tiene buena prensa entre sus compañeros de 'El País' y de Onda Cero (estuvo colaborando en La Brújula), que hablan de una mujer culta e inteligente. "Es una persona muy cercana", explica uno de ellos a Vanitatis. Durante los últimos años, los rumores de separación persiguieron a la pareja. ¿Hubo algo de realidad? "Alicia no suele hablar de su vida privada para evitar conflictos de intereses, por eso yo creo que la gente empezó a pensar que se habían separado, pero no es verdad. Se hablaba de crisis mientras yo sabía que estaban pasando el fin de semana juntos fuera de España".

[LEA MÁS: Gela Alarcó, la ex de Rato, nueva baronesa consorte]

El año 2015 fue el de la boda con Rodrigo Rato, pero también el del final de la fiesta. Tras años al lado del poder, Alicia vio cómo Hacienda embargaba todos los bienes y rentas del exministro de Economía y cómo lo sacaban de su casa de Madrid y lo llevaban detenido (aquella famosa foto con el agente protegiéndole la cabeza al entrar en el coche). Si antes viajaban por todo el mundo y les hacían fotos en yates en Mallorca, las vacaciones ahora discurrían en su mayor parte al lado de casa.

La pareja, en una de sus primeras fotos juntos, en 2008. (CP)
La pareja, en una de sus primeras fotos juntos, en 2008. (CP)

De hecho, Vanitatis les pilló hace unas semanas pasando unos días en la localidad segoviana de Navafría, donde tienen casa unos familiares de la periodista. Allí Rodrigo Rato lleva una vida apacible, se mueve por la localidad con gorra y pantalones cortos y tiene un trato cordial y cercano con quien se le acerca. Acude él mismo a la compra en su flamante BMW, un vehículo que no llama la atención porque hay una zona junto al río Cega donde hay varias mansiones de fortunas de Madrid, y suele pagar en efectivo.

Alicia González tiene en propiedad una pequeña parcela en Navafría. Si alguna vez la pareja soñó con tener una casa allí, un lugar a una hora y cuarto de Madrid donde disfrutar los fines de semana, ahora parece que el sueño se interrumpe.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios