Logo El Confidencial
se enfrenta a dos años de cárcel

Lucía Bosé: "No era un cuadro de Picasso. Era un dibujo y era mío. Lo mantengo"

El juicio se ha aplazado al pedir la presencia de Miguel Bosé y poder aclarar la propiedad del dibujo

Foto: Lucía, saliendo del juzgado. (EFE)
Lucía, saliendo del juzgado. (EFE)

Así de rotunda se ha mostrado la octogenaria Lucía Bosé, la matriarca de la familia Bosé, a la salida de la vista oral del juicio que iba a celebrarse contra la actriz italiana por un delito de apropiación indebida de un dibujo de Pablo Picasso ('La Chumbera'), después de que sus denunciantes hayan solicitado la testifical de su hijo Miguel (Bosé) al estimar que su relato es clave para determinar a quién pertenecía la obra del pintor. Poco antes de entrar en uno de los ascensores para abandonar la Audiencia Provincial de Madrid, la italiana ha aseverado que estaba muy tranquila, ya que a ella no le pone nerviosa "ya nada".

Pregunta: ¿Y dónde está Miguel, Lucía?

Respuesta: En México, estará en México.

P: ¿Viene usted desde Segovia o desde la casa de Miguel en Somosaguas?

Y los ascensores, que han tardado más de la cuenta en subir a la planta segunda, se han cerrado. Eran las 12:00. Las dos mujeres que han acompañado a Lucía desde primera hora de la mañana (el juicio se celebraba a las 10:30 y ella ha llegado casi una hora y media antes) y se han encargado de mantener a la actriz con una sonrisa durante la espera han sentenciado: "El tiempo y la justicia pondrán esto en su sitio. Pero una cosa así no se hace a una persona de su edad".

LEA AQUÍ. El mal momento de Lucía Bosé: un robo, un Picasso y una mansión 'oculta

"El dibujo se lo dio la Tata a Miguel"

La actriz italiana ha acudido a declarar fiel a su estilo multicolor con un sombrero de ala ancha que no se ha quitado ni dentro de la sala. Los que acompañaban a Lucía se dirigían a ella como la Señora y no han escatimado comentarios en voz alta contra las dos sobrinas de Reme, la empleada de hogar propietaria del dibujo de Picasso, Manoli y Pilar, que han echado un pulso a Lucía con su vestuario llamativo, y han preferido no hacer declaraciones a la prensa.

Lucía Bosé y su hijo Miguel con el Papa Francisco. (IG)
Lucía Bosé y su hijo Miguel con el Papa Francisco. (IG)

Los improperios más fuertes han venido de parte del conquense Felipe Platas, hermano de las sobrinas que han demandado a Lucía Bosé. "Vergüenza me da verlas, con lo que han hecho los Bosé por nosotros, que nos han dado cinco pisos", decía alargando su garrota y explicando que tenía hasta una orden de alejamiento de ellas. "Me han denunciado a mí también. No tienen límite".

Felipe ha explicado que su tía se fue a servir con los Bosé a los 13 años. "Luis Miguel Dominguín compró la finca de Villapaz, aquí, en el pueblo, y contactó con mi abuelo, que llevaba allí unas tierras. Y se llevó a mi tía Reme de asistenta". Platas ha explicado que él cree que el dibujo se lo regaló la Tata a Miguel, porque "era como un hijo para ella". Sin embargo, su madre sostiene que era suyo y no de su hijo. La Sala citará ahora al cantante, que reside en México, y señalará de nuevo la vista.

Lucía Bosé se enfrenta a dos años de cárcel por apropiación indebida. Se le acusa de apropiarse de un dibujo que Pablo Picasso regaló a Remedios T.M., la que fuera su empleada del hogar durante 50 años. El genio cubista lo pintó el 12 de febrero de 1963. "Para Reme", pone en la parte detrás del dibujo llamado 'La Chumbera'.

El fiscal sostiene que la Tata, como se conocía en la familia, fue empleada doméstica de Lucía Bosé durante 50 años y vivía en su domicilio de Madrid, hasta que falleció el 5 de abril de 1999. Tras su muerte, Bosé vendió el dibujo en una subasta pública por 198.607 euros.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios