Logo El Confidencial
POSIBLE BODA CON PREYSLER

Hacienda reclama más de dos millones de euros a Mario Vargas Llosa

El nobel no está de acuerdo con la liquidación del fisco y ha decido demostrar que es erróneo. Mientras tanto, ha tenido que hipotecar su mansión madrileña

Foto: Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler. (Getty)
Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler. (Getty)

El nobel Mario Vargas Llosa vive en un momento dorado en su vida personal junto a Isabel Preysler, esa mujer a la que conquistó -según ella misma ha confesado- gracias a la magia de su correspondencia epistolar. La pareja, vía revista '¡Hola!', proclamaba el pasado miércoles al mundo la posibilidad de casarse: "Mario ya es soltero. Los papeles de Perú ya están en regla. Podríamos casarnos en cualquier momento", clamaba la viuda de Miguel Boyer a la mencionada publicación, en el marco del setenta cumpleaños del príncipe Carlos en el palacio de Buckingham. Sin embrago, las finanzas del literato peruano están teniendo problemas con la Hacienda española.

Palacios y cenas patrocinadas por Porcelanosa aparte, lo cierto es que Vargas Llosa, que vive instalado en la popular Villa Meona, la mansión de Puerta de Hierro de Preysler, tiene una deuda con la Dependencia Regional de Recaudación Especial de Madrid de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria. Dicho organismo público reclama al autor de 'La fiesta del chivo' la cantidad de 2,1 millones de euros. Pero vayamos por partes.

LEA AQUÍ: Villa Meona, la casa fantasma de Isabel Preysler, que se esfumó de la herencia Boyer

Antes del evento de gala de Buckingham Palace, hacíamos a Vargas Llosa con Isabel Preysler en Maldivas, en el complejo Cheval Blanc Randheli, donde pasaron parte del verano. Y es que el literato puede estar tranquilo, ya que tiene un competente servicio jurídico a su cargo. Cuando Llosa recibió la notificación de la liquidación por parte del fisco adeudando los 2,1 millones de euros, no perdió los papeles. Como no está de acuerdo con lo que se le reclama, sus letrados le aconsejaron mantener la deuda suspendida para que no entre en fase ejecutiva, mientras que pleitean para torcer el brazo a Hacienda por la vía administrativa y demostrar que la cantidad reclamada no es tal.

Vargas Llosa en un acto de la Plataforma España Ciudadana de Ciudadanos, en Málaga, el pasado junio. (EFE)
Vargas Llosa en un acto de la Plataforma España Ciudadana de Ciudadanos, en Málaga, el pasado junio. (EFE)

Para ello, Llosa ha decidido pedir una hipoteca privada con Hacienda por la cantidad que se le reclama y poner como aval las escrituras de su casa en Madrid, la famosa propiedad de la calle Flora, ese imponente despacho con biblioteca de 280 metros cuadrados, en el corazón de Madrid, que después de su divorcio con Patricia Llosa asumió cien por cien. Así que hasta que el nobel no resuelva su deuda con Hacienda, su mansión madrileña de la calle Flora pende de un hilo (fiscal). En el caso de que no lograse ganar el pleito al fisco, este podría quedarse mencionado inmueble que un día fue también de Patricia Llosa, la segunda mujer del escritor (Isabel va camino de ser la tercera).

La casa, a nombre de una sociedad holandesa

Pero no todo no podía ser tan sencillo en la vida de don Mario. El anteriormente citado piso, situado en el casco histórico de Madrid, no está a su nombre (el peruano no tiene nada a su nombre en España). El titular es una sociedad holandesa, Jurema BV, como las famosas termas brasileñas, que es la entidad de la que es accionista mayoritario Jorge Mario. Antes la casa estuvo a nombre de otra entidad con sabor neerlandés, la misma fórmula, pero en febrero de 2018 decidió el cambio de una sociedad a otra. Todo según ha podido verificar este medio en el KVK holandés (registro mercantil).

José Luis Groba, presidente de la Asociación de Inspectores de Hacienda (IHE), explica a Vanitatis lo extendido que está el uso de Holanda como puente hacia paraísos fiscales: "Antes se decía que quién no tenía una cuenta en Suiza. Ahora tienen más cuidado". Y ahí Holanda es perfecto como intermediario. "Se llama sándwich holandés porque Holanda queda en medio como el queso del sándwich. Los dividendos salen de España a una sociedad holandesa legalmente, donde no tributan. Y de ahí pagando solo un 2% ya los puedes llevar a un paraíso fiscal como las Antillas Holandesas. Ahí le pierdes el rastro". Pero esta parece ser a otra historia, porque sea cual fuere el uso real de esta sociedad holandesa que tiene un activo de 1,5 millones, lo que está claro es que Hacienda, a raíz de la hipoteca, tiene claro quién está detrás.

LEA AQUÍ: Vargas Llosa frenó en seco su 'offshore' días antes de recibir el Premio Nobel

De una manera u otra, esta es la extraña dote de Mario Vargas Llosa en el caso de contraer matrimonio con la septuagenaria Preysler. Una casa con una hipoteca privada con Hacienda para responder a 2,1 millones y un piso de casi 300 metros cuadrados que a su vez está a nombre de una sociedad holandesa.

El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler, en Valencia, la pasada primavera. (EFE)
El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler, en Valencia, la pasada primavera. (EFE)

'Mario nunca tira la toalla'

Pero Mario tiene otras muchas propiedades fuera de España, así que no hay que preocuparse. Vargas Llosa vive a caballo entre varias ciudades. Hace unos años, tenía residencia en Madrid, París, Nueva York y Lima. Todas estas viviendas están ubicadas en las mejores zonas de cada ciudad. Parece que la de Nueva York ha ido a manos de su mujer Patricia tras el divorcio, pero los flecos del acuerdo se desconocen.

Como no podía ser de otra manera, Vargas Llosa también poseía residencia en su país natal, Perú. Hasta 1990 tenía una amplia mansión con dos piscinas, sauna marmórea, once patios y varias terrazas que se ubicaba en una de las zonas más exclusivas de Lima, en el selecto barrio de Barranco, muy cerca del mar. Aquel inmueble, construido concretamente en la calle Paul Harris, se demolió en los noventa y en su lugar se construyó un bloque de viviendas en el que el escritor aún conserva un amplio apartamento. En esa zona, las casas pueden valer hasta 1.800 euros el metro cuadrado.

Y siempre les quedará París. Cuando Vargas Llosa se mudó a París con Julia, su primera mujer, alquilaron un apartamento en 17 Rue de Tournon, muy cerca de los jardines de Luxemburgo. Ya casado con Patricia, el matrimonio compró una casa en la Rue de Saint Sulpice, a tan solo una manzana del primer inmueble del escritor. En la plaza de Saint Sulpice los apartamentos valen más de 10.000 euros el metro cuadrado.

Una ciudad perfecta para cualquier pedida de mano. Aunque Preysler ha dicho más de una vez que el premio Nobel de Literatura le ha pedido casarse en muchas ocasiones, lo reafirma una vez más: “Mario nunca tira la toalla en nada, pero reconoce que estamos maravillosamente bien como estamos”. ¿Habrá boda? ¿Solucionará el novio los problemas con Hacienda? Se avecina un 2019 cargado de respuestas.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios