Logo El Confidencial
boda en el imperio inditex

Cronología exhaustiva de la boda de Marta Ortega: de 40 en su casa a 400 en el Náutico

La hija pequeño del magnate Amancio Ortega ya es una mujer casada. Este es el relato de un día intenso en A Coruña

Foto: Foto oficial de la boda de Marta Ortega y Carlos Torretta. (Peter Lindbergh)
Foto oficial de la boda de Marta Ortega y Carlos Torretta. (Peter Lindbergh)

A las 12:43 del viernes 16 de noviembre el notario Francisco Manuel Ordóñez, amigo personal de Amancio Ortega, entraba en la casa familiar de los dueños de Inditex, situada en el paseo de la Dársena, en una zona conocida como O Parrote. A las 14:00 este hombre de 64 años había certificado el 'sí, quiero' de la heredera del imperio Inditex, Marta Ortega, la tercera hija del magnate gallego y la única nacida de su segundo matrimonio con Flora Pérez, y Carlos Torretta, el booker de modelos y vástago del diseñador Roberto Torretta. Si este profesional de Malpica de Bergantiños decide jubilarse el próximo mes de febrero, cuando cumple 65 años, este enlace sería la muesca final de una intensa y prolífica vida profesional.

Pero volvamos a la casa de A Coruña propiedad de don Amancio, donde la pareja durmió la noche anterior y Marta se instaló cuando se casó con Sergio Álvarez. Se trata de una edificación de cuatro plantas, con una superficie construida de más de 3.000 metros cuadrados que cuenta con una de las mejores vistas del puerto de la ciudad. Un lugar que definitivamente ha dejado de ser anónimo por voluntad de sus propietarios. Sin miedos, que para eso es el palacio presidencial del clan de Arteixo. Allí se congregaron unas cuarenta personas para ser testigos oculares del 'sí, quiero' más mediático del año, con permiso de Fernando Fitz-James Stuart y Sofía Palazuelo. Los Ortega no son los Alba, pero son otro tipo de aristocracia que encabeza las listas Forbes.

Marta Ortega y Roberto Torretta. (Peter Lindbergh)
Marta Ortega y Roberto Torretta. (Peter Lindbergh)

LEA AQUÍ. Directo: la boda de Marta Ortega y Carlos Torretta, minuto a minuto

Este es el segundo enlace para Marta Ortega y se nota. El timing de la boda da para poca improvisación y los detalles se han atado con varios nudos. Marta no es la niña que se casaba con el afamado jinete. Ahora es celebrity. Y como tal a dispuesto su boda. La batería de camareras ataviadas con mandiles blancos y uniformes azules desfilando por el muelle hacia la casa parecía la comitiva dispuesta para atender un pabellón de caza cualquiera de un miembro del Gotha. Apunten aquí el nombre del chef estrella Michelin Pepe Solla, que fue encargado de dar de comer a los cerca de cuarenta privilegiados.

Casarse de rosa (clarito) y verlo a las 17:04

Excepto Roberto Torretta y su mujer, Carmen Echevarría, padres del novio, pocas caras conocidas para el gran público vimos cruzar la puerta de la casa de O Parrote. Ambos vestidos con tonos oscuros, una constante soprendente en todos los invitados. La propia Carmen y la hermana del novio, María, vestían creaciones de Roberto Torretta. Massimo Dutti se encargó de vestir a los niños presentes en la ceremonia y a los testigos por parte de la novia. Y llegó el momento en que los íntimos conocían las delicias del vestido rosa de Valentino de Marta Ortega, una sencilla e impecable creación de Haute Couture de Valentino, maison italiana bajo la dirección creativa de Pierpaolo Piccioli. El italiano era el gran favorito en las apuestas y predicciones sobre quién vestiría a la princesa de la industria de la moda. La pista fue la asistencia de Marta al último desfile en la Semana de la Alta Costura de París. Y ella que todo lo puede se lanzó a por este modisto y se dotó de todo tipo de detalles como si una novia primeriza fuera: cinta azul en la muñeca y velo.

Pero el gran público que estaba ansioso de conocer el vestido tuvo que esperar a las 17:04 para poder visualizarlo. Alerta novias del mundo: el nuevo chic es casarse de rosa (clarito). Una vez más por obra y gracia de la era Internet, Marta Ortega y su equipo pudieron controlar cuándo el resto debíamos conocer su traje. Eso sí, el tono rosa queda para nuestra imaginación porque el gran fotógrafo Peter Lindbergh todo lo hace en black and white. Así que ajusten el pantone a su gusto.

Marta Ortega, vestida de Valentino. (Peter Lindbergh)
Marta Ortega, vestida de Valentino. (Peter Lindbergh)

Mientras, los vips empezaban a llegar al aeropuerto de A Coruña, que tenía su cupo de jets privados lleno (seis). Un goteo que empezó a las 11:00. Marta Ortega había diseñado el desembarco de sus invitados. La mayoría venía en avión y la heredera se hizo cargo de poner a cada invitado un servicio de chófer. La anécdota de la jornada fue que su íntima amiga Chufy, Sofía Sánchez de Betak, se olvidó su traje y este vino de vuelta en otro vuelo. No podemos dejar de agradecer la colaboración desinteresada de la modelo Eugenia Silva, que es una de las pocas celebridades que postea cada minuto de la boda desde sus redes sociales.

Eugenia ha acudido a A Coruña acompañada de su marido, Alfonso de Borbón, y mientras Marta se desposaba, ella -vestida de Zara- tapeaba con otros invitados, como Amaia Salamanca y Rosauro Varo. Otros ilustres que se han paseado por la ciudad han sido Rafael Medina y su mujer, Laura Vecino. Pero el que nos ha cautivado ha sido Jon Kortajarena, que ha revolucionado la ciudad y ha posado amablemente con quien se lo ha pedido (incluida una recua de adolescentes a la salida de un colegio).

Entre merluzas y herederos

20:00. El dispositivo para la gran fiesta en el Náutico está preparado. Los novios han decidido que las fotos se distribuyan mediante agencia, pero no hay medio de comunicación que no haya mandado un paparazzi. Siempre hay un mejor perfil y el elenco de invitados promete.

Al tiempo (20:03) que sabíamos que uno de los platos servidos y firmados por Pepe Solla estuvo compuesto por merluza de pincho de Celeiro, Athina Onassis, que casualmente tiene este lunes una fecha delicada -el treinta aniversario de la muerte de su madre-, entraba en el Náutico. Promete ser una gran noche. Respiren.

Amancio Ortega a su llegada al Real Club Náutico de A Coruña, donde se celebra el cóctel de la boda de Marta Ortega y Carlos Torretta. (EFE)
Amancio Ortega a su llegada al Real Club Náutico de A Coruña, donde se celebra el cóctel de la boda de Marta Ortega y Carlos Torretta. (EFE)

Escote infinito a eso de las 21:30

Y exhalen. Sonrientes y emocionados, los novios llegaban hasta el Náutico en un Mercedes de color negro con el que han accedido hasta la puerta principal. No se han besado pero no se han soltado la mano. A las 21:30, Marta volvió a sorprender a todos confiando de nuevo en Valentino. Su entrada triunfal en el Náutico de A Coruña estaba garantizada con un modelo así. Marta ha vestido un tuxedo negro del mencionado diseñador italiano combinado con zapatos de tacón con pulsera y top transparente con un escote infinito, en la versión más contemporánea de look nupcial. Aquí se concentran todas las diferencias de su enlace con Sergio Álvarez. Marta ahora es una mujer madura, más segura y toda una celebrity, que sonríe al mundo con unos labios de intenso rojo.

Tras ellos, el desfile de familiares e invitados. Amancio Ortega y Flora Pérez-Marcote y Roberto Torretta y Carmen Echevarría han llegado casi juntos. Un apunte, Amancio Ortega no dejaba de sonreír, a carcajada limpia. Bravo, don Amancio.

Marta Ortega y Carlos Torretta llegando al Náutico.
Marta Ortega y Carlos Torretta llegando al Náutico.

Luego una curiosa mezcla, permítanme destacar a Samantha Vallejo-Nágera, que en esta boda marcada por los tonos oscuros se ha decantado por el fucsia, y al matrimonio Feijóo. Laura Vecino, la nuera de Naty Abascal, ha elegido un vestido midi blanco y negro de manga larga con sandalias en tonos negros, el color por el que no ha optado la novia.

LEER MÁS: Foto a foto los asistentes al evento

Todos pasan ordenadamente al Náutico. Amaia Salamanca y su estilismo desbordante. Más que una boda parece una premier de cachorros de la jet: los hijos de Cortina y Alonso Aznar pasan sin sonreír por los focos. La fiesta tendrá lugar en la primera y segunda planta del Náutico. También se utilizará la terraza. Durante estos días se cambió la decoración a una con motivos vegetales ideada por Thierry Boutemy, un francés afincado en Bruselas muy conocido en la industria de la moda, dándole una vuelta total a las instalaciones, cambiando incluso la moqueta. Que no se pise donde hayan pisado otros. Palabra de Inditex. Son las 22:40 y se cierran las puertas de un club fundado en los años cincuenta, donde se casa la hija de los hombres más ricos del mundo. Un lugar que queda a pocos metros de su mansión y su yate, que está en una dársena cercana. Una boda en la que todo ha quedado en familia y en su ciudad. Y esto es lo que a los mortales nos han dejado ver.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios