Logo El Confidencial
ilusionados y felices

Isabel Sartorius, César Alierta y la canción de Serrat

Esta semana ha saltado la noticia de la mudanza de la que fue novia de Felipe VI a un nuevo hogar. Analizamos la historia de amor de esta pareja

Foto: César Alierta y Isabel Sartorius por Jate.
César Alierta y Isabel Sartorius por Jate.

El destino los colocó juntos en un avión en mayo de 2017, rumbo a Nigeria. Un destino poco habitual en el circuito turístico, pero elegido por ambos. Isabel Sartorius y César Alierta formaban parte de un grupo de voluntarios de la Fundación Telefónica que viajaban a ese país africano, donde la empresa española tiene proyectos solidarios. No se habían tratado nunca. A lo más que habían llegado era a coincidir en algunos actos públicos. Alierta sabía poco de Isabel salvo las nociones generales de una mujer encantadora que a los veintipocos había sido la novia oficial del príncipe Felipe y poco más. Isabel sí estaba más documentada. Cuentan los que saben la historia afectiva del expresidente y la coach que conectaron enseguida. Les favorecía que estaban muy lejos de España y ausencia total de paparazzi.

A la vuelta del viaje hubo un tiempo de espera para asumir los riesgos que suponía que dos personas con una vertiente mediática importante se les viera en restaurantes y teatros como cualquier pareja que comienza una relación a la que no quieren poner nombre. La noticia se convirtió en tema de conversación curiosamente en los ambientes económicos y de poder. Para la prensa de entretenimiento interesaba mucho más que Isabel Sartorius salía con un expresidente de Telefónica que a la inversa. La cara visible era la de la bella coach a la que no se le conocía pareja desde hacía mucho tiempo.

LEA AQUÍ. Hablamos con el entorno de Alierta sobre su relación con Sartorius: "Está ilusionado"

Alierta a sus 71 años y viudo había mantenido siempre un perfil personal muy discreto. Se sabía que no tenía hijos, había estado muy enamorado de su mujer, Ana Cristina Placer, con la que pasaba las noche en el hospital y de ahí salía para los consejos de administración y su día a día de despacho. Una de las anécdotas que coloreaba su vida era su fama de bailarín, que se confirmó en una visita del presidente colombiano Santos a España. Hubo una recepción en el palacio del Pardo y actuó Carlos Vives. Alierta y su mujer no pararon de bailar, sobre todo uno de los temas principales del cantante, 'Volver a nacer'. Tiempo después se quedaba viudo.

César Alierta e Isabel Sartorius en un fotomontaje de Vanitatis.
César Alierta e Isabel Sartorius en un fotomontaje de Vanitatis.

La vida agridulce de Isabel

Isabel, por su parte, ha tenido una vida agridulce. Al ser una mujer positiva siempre ha mirado con optimismo el futuro. Se despojó de sus miedos publicando un libro 'Por ti lo haría mil veces', donde narraba episodios familiares muy complicados. Se lo dedicó a su madre, Isabel Zorraquín, una mujer bella que eligió el camino equivocado. También tuvo palabras cariñosas para el hoy rey Felipe: “Se portó muy bien conmigo y me dio serenidad en un momento en el que vivía mucho tormento”.

Alierta y Sartorius tienen una segunda oportunidad para disfrutar de la vida. Como cantaba Serrat: “De vez en cuando la vida nos besa en la boca y a colores se despliega como un atlas, nos pasea por las calles en volandas y nos sentimos en buenas manos; se hace de nuestra medida, coge nuestro paso y saca un conejo de la vieja chistera y uno es feliz como el niño cuando sale de la escuela. De vez en cuando la vida toma conmigo café y está tan bonita que da gusto verla. Se suelta el pelo y me invita a salir con ella a escena".

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios