Logo El Confidencial
primicia

El Assir, el amigo del emérito, acudirá al juez para evitar cárcel (y pagar 90 millones)

El magnate hispano-libanés ha negociado un acuerdo con la Fiscalía que ahora debe materializarse en el juzgado el 5 de diciembre

Foto:  El Assir en un fotomontaje de Vanitatis.
El Assir en un fotomontaje de Vanitatis.

El esquivo Abdul Rahman El Assir, amigo de cacerías de don Juan Carlos, célebre intermediario en el comercio de armas entre Oriente y Occidente, y del que apenas se conoce un puñado de viejas fotografías, tiene una cita la semana que viene en un juzgado de Madrid. Y parece que esta vez se va a presentar. Esa fue, al menos, la razón alegada para suspender el juicio a principios de octubre pasado: la defensa El Assir y la Fiscalía han estado negociando desde entonces una sentencia de conformidad, según fuentes de la Audiencia Provincial.

El próximo miércoles 5 de diciembre, a las 09:30 de la mañana, sabremos si el empresario libanés, nacionalizado español y residente en Suiza, acepta los hechos, pagar parte de los casi 90 millones que le reclamaba la Fiscalía y de paso evitar la prisión. Para lograrlo tendrá que acudir él personalmente ante el juez.

El Assir (Beirut, 1950) estuvo casado con María Fernández Longoria, hija del exembajador español en Egipto, Carlos Fernández Longoria y Pavía, y antes con la saudí Shamira, hermana de Adnan Khashoggi, a quien El Assir primero representó, y luego desbancó, en España. Sin embargo, este empresario libanés, hijo de un escritor y una cantante, hace años que no pisa nuestro país, cuya nacionalidad obtuvo en 2004.

Hacienda le sigue el rastro desde hace una década por una derivada del caso del BBVA Privanza, un sistema de evasión fiscal reservado para grandes fortunas. Su última gran manifestación pública, aunque sin salir de bastidores, fue la boda que le organizó a su hija mayor en Gstaad (Suiza), refugio alpino de la jet set mundial, a donde muchos invitados llegaron en aviones fletados por este empresario de 78 años.

LEA AQUÍ: El Assir tira la casa por la ventana para celebrar la boda de su hija en Gstaad

74 millones de multa (y más)

Acusado por dos delitos contra la Hacienda pública, la Fiscalía pedía para él ocho años de cárcel, casi 74 millones de euros de multa y otros 15 en concepto de responsabilidad civil, por la cantidad defraudada. Está por ver si las negociaciones conducen a un acuerdo que supondría una rebaja sustancial del castigo, a cambio de aceptar los hechos y declararse culpable, sin que se celebre el juicio. Sin embargo, el trámite exige un precio que El Assir tendrá que pagar personalmente: presentarse ante el tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid. Lejos de su protagonismo de papel cuché durante los ochenta, El Assir hace décadas que dejó los focos.

En España, donde había empezado a hacer su fortuna a mediados de los ochenta, bajo los auspicios del Gobierno de Felipe González, El Assir residió legalmente entre 1999 y 2004. A través de varias empresas recibió fondos multimillonarios procedentes del extranjero (más de 30 millones de euros entre 2002 y 2003), que sin embargo no declaró a Hacienda.

LEA AQUÍ. El mito El Assir ya no pisa España: Hacienda pide seis años y 44M al traficante de armas

Durante la instrucción de la causa que llega por fin a juicio, la Fiscalía y la Abogacía del Estado reconstruyeron parte de la vida de El Assir en España, con “varios inmuebles de lujo, un punto de atraque de un barco de grandes dimensiones y varios coches de alta gama utilizados para uso y disfrute de la familia del acusado”, según el escrito de acusación de la Fiscalía. El Assir había dejado de tributar “consciente y voluntariamente” unos 15 millones de pesetas. Según publicó El Confidencial, sus hijas estudiaban por entonces en el Colegio Americano de Madrid, junto a otros representantes de la alta sociedad de la época.

Bodas a la vista e inmuebles

Una de sus hijas, Alia María El Assir Fernández Longoria, abogada, se casó en 2016 con el también abogado Hugo Linares; la otra, Khali, exbloguera, tiene una relación con Juan José Franco, hijo de Francis Franco y bisnieto, por tanto, del dictador Francisco Franco, aunque de momento no hay campanas de boda. Del imperio inmobiliario que El Assir tuvo en España, la Fiscalía sigue atribuyéndole al menos una sociedad residente, Gransoto S. L.. Dicha empresa aparece registrada como propietaria de una mansión en la elitista urbanización de Sotogrande, en Cádiz. A través de otra sociedad, Miraflores Dieciocho S.A., también citada por la Fiscalía, El Assir poseería todavía una elegante mansión de casi 600 metros cuadrados de planta en Puerta de Hierro, en Madrid.

Su mansión en Puerta de Hierro en estado de abandono. (R.M).
Su mansión en Puerta de Hierro en estado de abandono. (R.M).

El de la semana que viene no es, sin embargo, el único juicio que espera a El Assir. En Francia está procesado también por financiar ilegalmente al partido de Nicolas Sarkozy en la década de los noventa, a cambio de suculentas comisiones en dos contratos, uno de venta de armas a Arabia Saudí y otro de submarinos a Pakistán. Es el conocido como caso Karachi, un turbia operación que acabó en un presunto ajuste de cuentas, con atentado incluido en esa ciudad de Pakistán en 2002 y en el que murieron 11 franceses (en total, fallecieron 14 personas). Atribuido a Al Qaeda, la justicia francesa investiga desde 2009 si el atentado fue organizado por una facción de los servicios secretos pakistaníes como represalia por el desvío de comisiones. El Assir está acusado solo por lo que se refiere a la pieza financiera del caso.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios