Logo El Confidencial
la fundación abre su mercadillo solidario

Paco Arango, fundador de Aladina: “Tengo fe porque he visto que los milagros existen"

El director y empresario vuelve a abrir su mercadillo los próximos días 1 y 2 de diciembre y comparte su labor solidaria con Vanitatis

Foto: Paco Arango en una imagen de archivo. (EFE)
Paco Arango en una imagen de archivo. (EFE)

Hace trece años, Paco Arango, empresario y director de cine, creó Aladina, una fundación para dar apoyo a los niños enfermos de cáncer y a sus familias. En aquel momento no imaginaba lo importante que esa decisión tendría en la vida de muchas personas y, por supuesto, en la suya. “Son valientes, campeones y una sonrisa suya es lo más valioso del mundo. Aladina es lo mejor que he hecho en la vida”. Cada año es más complicado recaudar fondos, pero lo que nunca falla es el mercadillo solidario, que se ha convertido en un clásico previo a las navidades.

El Palacio de Neptuno (C/ Cervantes, 42) abre sus puertas el 1 y 2 de diciembre con una oferta muy variada. Gastrotalleres infantiles impartidos por Sergio Fernández, Aimara, Diego Guerrero (DSTAgE), visita de Pepa Pig, actuaciones de Juan Peña, lectura de cartas por Rappel, corbatas y libros cedidos por Federico Jiménez Losantos y el puesto de los periodistas decorado por Aneta Mijatovich con chollos cedidos por marcas de lujo. Paco Arango ha cedido los derechos de su nueva película, una comedia en la que intervienen Santiago Segura, Rossy de Palma, los actores mexicanos Omar Chaparro y Mariana Treviño, y con la colaboración especial de Plácido Domingo.

PREGUNTA: Hace poco decías que ojalá no existiera Aladina.

RESPUESTA: Llevamos trece años y mi sueño sería que no fuese necesaria porque el cáncer infantil dejara de existir tal y como lo conocemos ahora. Sería una enfermedad controlable y sin final trágico.

P: ¿Un sueño imposible?

R: Nada es imposible. Estos niños luchan a cuchillo todos los días.

El director Paco Arango, en una imagen de archivo con Ángeles González Sinde. (EFE)
El director Paco Arango, en una imagen de archivo con Ángeles González Sinde. (EFE)

P: También apoyáis a las familias…

R: Es más difícil que los padres lo acepten a que lo hagan los propios niños. Estamos hablando de una horquilla que va desde bebés a adolescentes a punto de cumplir la mayoría de edad.

P: Llevas 13 años con la fundación Aladina. ¿Qué relación tienes con ellos?

R: Atendemos a más de mil niños a pie de cama y para mí son mi familia. Los médicos están para curar el cuerpo y nosotros para que el espíritu no decaiga. Este año ha sido especialmente duro, pero ahí estamos sin perder nunca la esperanza. Tenemos una frase que dice: “Ocho segundos para llorar”, que es el tiempo que tenemos en el hospital para lamentarnos. Milagrosamente, a los ocho segundos de un drama hay una alegría con un niño que se cura.

P:¿Cómo compaginas tu vida normal con la tragedia que supone la muerte? ¿Recibes ayuda psicológica?

R: Sí, la he necesitado, pero lo mejor es que nos ayudamos entre nosotros y que tengo fe. Apagamos fuegos todos los días. ¿Soy más feliz? Por supuesto. ¿Sufro? Una barbaridad, pero no lo cambio por nada del mundo.

P: Dices que tienes mucha fe…

R: La tengo porque he visto que los milagros existen. Los niños me han explicado que el cielo existe y ellos no mienten. Van a un sitio mejor.

P: Has dirigido ya dos películas ('Maktub' y 'Lo que de verdad importa') cuyos beneficios van para Aladina. ¿Para cuándo el estreno de la tercera?

R: En primavera estrenamos 'Los Rodríguez'. Es una comedia disparatada con Santiago Segura, Rossy de Palma, Geraldine Chaplin y dos actores mexicanos, Omar Chaparro y Mariana Treviño. Y Plácido Domingo hace de abuelo. Es la historia de una familia que encuentra en el trastero una puerta y esa puerta da a otro planeta.

P: ¿Contento con tu vida?

R: Sí. Soy un privilegiado porque todos los días aprendo del sufrimiento y de la felicidad.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios