Logo El Confidencial
TELEVISIÓN

Catalana y de origen humilde: así era la abuela de la fabada Litoral

Anyònia Cruells se ganó nuestros corazones y nuestros estómagos con sus divertidos anuncios que animaban a los jóvenes de ciudad a comer como los viejos de los pueblos

Foto:  Antònia Cruells, la abuela de la fabada. (Facebook)
Antònia Cruells, la abuela de la fabada. (Facebook)

La pasada noche del lunes conocíamos que la entrañable abuela de la fabada Litoral, Antònia Cruells, fallecía en su domicilio este fin de semana según informaba el propio guionista de los anuncios, Joan Tharrats, en su cuenta de Facebook. La carismática ancianita que animaba a sus nietos a comer bien y que tenía como lema que "les fabes are sexys" se instaló en la memoria colectiva de los televidentes.

Catalana de origen y no asturiana, se ganó el cariño popular en todas las casas al colarse en nuestros televisores con unos anuncios que ocupan ya un lugar en nuestra historia audiovisual con los del Gordo de Navidad y en los estómagos de los cocineros menos apañados gracias a sus alubias enlatadas.

[Leer más: Fabada asturiana, pura tradición en el plato]

“Hoy hay más silencio. Antonia ha llevado sus risas hacia allá arriba, pero siempre seguirá con nosotros. Comeremos unos espárragos en su honor. Gran personaje y mejor persona” eran las palabras que dedicaba Tharrats a Antònia, una de las muchas actrices que han interpretado a la abuela de la fabada desde los años noventa, pero sin duda la más recordada de todas.

Cruells, que saltó a la fama en 2004 después de que sus amigas le dieran una sorpresa en un programa de radio para felicitarla, será enterrada este miércoles en su localidad natal. Tras el éxito de su intervención en el programa de radio, acabó participando como colaboradora en programas como 'Freakandó Matiner' y en 'Control Central' del canal barcelonés CityTV. De esta manera, la mujer ganó notoriedad hasta que fue contratada para ser el rostro de fabada Litoral.

En uno se sus últimos spots, realizado en 2008, la entrañable abuela nos enseñaba algunas de las palabras empleadas en las tareas del campo como 'ababol', 'balde' o 'chota'.

Entre sus aficiones le encantaba bailar sardanas, tanto que formaba parte del grupo de Amics de la Sardana de la Vall del Congost, y participaba en caminadas. Sus familiares se alarmaron tras percibir que Antònia no respondía al teléfono y acudían a su casa de Sant Martí de Centelles en Barcelona, donde vivía sola.

En la web de la misma empresa Litoral, en el apartado dedicado a su historia, afirman: "Gracias a las campañas publicitarias de la abuela Litoral, a partir de 1995 nuestra marca alcanzó su máxima popularidad". Antònia no fue la única abuela, pero sí una de las que más calado dejó en los anuncios de la marca.

La abuela de la fabada será enterrada el miércoles.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios