Arantxa Sánchez Vicario: primera Navidad divorciada y dos inminentes citas judiciales
  1. Famosos
SONADA RUPTURA

Arantxa Sánchez Vicario: primera Navidad divorciada y dos inminentes citas judiciales

Hace un año, la tenista confesaba a su familia que su marido la había abandonado. El próximo 21 de febrero y el 7 de marzo deberá acudir a los juzgados de Miami

Foto: Arantxa Sánchez Vicario en una imagen de archivo. (Reuters)
Arantxa Sánchez Vicario en una imagen de archivo. (Reuters)

Empieza de cero. Arantxa Sánchez Vicario se enfrenta a sus primeras navidades tratando de recomponer su vida, que se rompió en mil pedazos hace justo un año. Fue por estas fechas, a mediados de diciembre, cuando la extenista se presentó en casa de su hermano mayor totalmente deshecha. Josep Santacana, Pepe, su marido, el amor de su vida, la había abandonado con una demanda de divorcio de por medio y ella ya no sabía ni dónde poner los pies para sostener su mundo. Emilio, su hermano, el único con quien no había roto relaciones del todo, fue su tabla de salvación. Estas navidades serán distintas para los Sánchez Vicario.

LEER MÁS: "Estas son las casas que vendieron Arantxa y Pepe, y sabemos por cuánto"

Porque el proceso de divorcio sigue su curso y el 1 de febrero de 2019 ambas partes deberán verse las caras en los juzgados de Miami en una 'citación especial'. Se trata de una audiencia, que se repetirá el 4 de febrero, en la que se debe decidir si la causa sigue adelante. Un mes más tarde, el 7 de marzo, la expareja está citada en los juzgados del condado para determinar una pensión por los niños. Se trata de otra citación especial en la que el juez debe determinar si uno de los padres apoya al otro en el cuidado de los menores. Si tenemos en cuenta que es Arantxa quien tiene a los niños con ella y que Pepe, según la tenista, ni los visita, lo más probable es que el juez le reclame una pensión al exmarido.

placeholder Arantxa Sánchez Vicario, en la pasada edición de Roland Garros. (Getty)
Arantxa Sánchez Vicario, en la pasada edición de Roland Garros. (Getty)

Porque según ha declarado ella misma, su economía es muy frágil desde que Santacana tomara las riendas de todos los números, tanto domésticos como profesionales. La campeona mundial trabaja como profesora de tenis en una escuela privada de Miami y asegura no tener ni idea de dónde está todo el dinero que ganó. Primero, cuando estaba con Santacana, acusó a sus padres de habérselo quedado; ahora, separada de Santacana, lo acusa a él de haberse apropiado de sus negocios. Sea como sea, Sánchez Vicario no tiene liquidez. Y como firmó unas capitulaciones matrimoniales, puede que no pueda reclamar ni un centavo a su exmarido.

Así que la presencia de Marisa Vicario en Florida está casi asegurada. Lo que no está claro es si pasarán las fiestas navideñas todos juntos. “Lo más probable -señalan a Vanitatis fuentes cercanas a la familia- es que se reúnan estas fiestas”. Pero no nos pueden asegurar si en Barcelona o en Florida. Sí que nos dicen que “a Arantxa le cuesta mucho pisar España”.

placeholder Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana. (Getty)
Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana. (Getty)

Puede que Marisa, la madre del clan tenista, se desplace a Estados Unidos en algún momento como ya hizo a principios de este 2018. Alejadas desde que la campeona decidió abandonar el país con su marido y sus dos hijos, Arantxa y Leo, la relación ha vuelto a su cauce. Si la extenista debe acudir a los juzgados en 2019, la presencia de Marisa es más que probable.

LEER MÁS. "La boda que acabó con la paz del clan Sánchez Vicario: fotos exclusivas"

Pero mientras las relaciones con algunos miembros de la familia se han recompuesto casi del todo, con otros las cosas no han sido tan fáciles. Con Javier, el otro hermano tenista, a quien Arantxa llegó incluso a demandar, todavía queda un camino por recorrer. Esperaba una disculpa pública que nunca ha llegado y que parece que la tenista no va a pronunciar.

Fue con Javier, precisamente, con quien más caliente se puso el enfrentamiento con Santacana. El día en el que la tenista decidió ir al sepelio de su padre acompañada de su marido, las cosas se torcieron de forma irremediable. Javier le pidió que se marchara, Pep se negó, llegaron casi a las manos, ante lo que Marisa sufrió un desmayo que tuvo que ser atendido por sanitarios llegados en ambulancia. Un circo que se intensificó con la masiva presencia de medios en las puertas y las posteriores declaraciones de Arantxa cargando contra su familia. Y aunque parece que todo es agua pasada, las heridas siguen abiertas y las citas en los juzgados no ayudarán a cerrarlas.

Arantxa Sánchez Vicario Josep Santacana