Logo El Confidencial
TELEVISIÓN

Carme Chaparro da el salto mortal: dos hijas, Lady Di y una intensa historia de amor

La periodista y escritora, una de las voces más claramente feministas de los medios, deja los informativos después de 21 años para presentar un magacín de tarde

Foto: Carme Chaparro. (Cordon Press)
Carme Chaparro. (Cordon Press)

"Me apetece mucho dar el salto, probar otras cosas, estar más cerca de la gente". Carme Chaparro es uno de los rostros más conocidos de la televisión y sin embargo es una auténtica desconocida. A lo largo de dos décadas ha sido la fachada de la información en Mediaset, primero en Telecinco y luego en Cuatro. Los espectadores la han acompañado en su viaje hacia la madurez como periodista, como escritora y como mujer. Y ahora, 21 años después de presentar su primer telediario, Chaparro ha anunciado que va a cambiar totalmente de registro. "Yo soy de informativos, pero quiero dar el cambio. Ver otras cosas y que la gente me vea como realmente soy", le contaba a Ana Rosa Quintana poco después de hacerse público el cambio de fichas.

[LEA MÁS: Mediaset España fulmina los informativos de Cuatro]

Carme ha sido víctima de la noticia televisiva de la temporada, la fulminación de los informativos de Cuatro. La suya es la primera (y probablemente la de más relumbrón) de las recolocaciones que el emporio mediático ha anunciado para los profesionales de los telediarios. Chaparro va a presentar un magacín en la franja de tarde. "Queremos recibiros mientras vais volviendo a casa por la tarde, cuando por fin ya estáis en casa. Queremos ser vuestra compañía. Que os apetezca estar con nosotros. Y espero conseguirlo". El espacio no tiene título de momento ni fecha de estreno.

Chaparro empezó a presentar los informativos de Telecinco en 1997. Aquel año le cambió la vida, literalmente. Un 31 de agosto, la princesa de Gales fallecía trágicamente en un accidente de automóvil en París. La cadena envió a cubrir su funeral en Londres a Carme Chaparro y a otros compañeros, entre ellos el cámara Bernabé Domínguez. Allí, mientras toda Inglaterra lloraba la muerte de Lady Di, ellos se conocieron y empezaron una relación que hoy permanece.

Bernabé Domínguez y Carme Chaparro, en el Mutua Madrid Open. (Cordon Press)
Bernabé Domínguez y Carme Chaparro, en el Mutua Madrid Open. (Cordon Press)

La pareja ha pasado por pruebas complicadas. La peor, probablemente, ocurrió un 2 de abril de 1999. Jon Sistiaga y Bernabé Domínguez desaparecieron del mapa en la frontera entre Kosovo y Macedonia mientras estaban cubriendo la guerra de Yugoslavia. Durante cinco días estuvieron secuestrados por las tropas serbias en Pristina. "Es lo peor que me ha pasado en mi vida", contó Sistiaga posteriormente. "¿Qué hago siendo interrogado por un tipo enorme que me está arreando tortazos y diciéndome que soy un espía? ¿Cómo lo convenzo de que solo soy un periodista que estaba sacando unas imágenes de unos cuantos refugiados en un tren? A los periodistas no nos han entrenado para pasar interrogatorios de este tipo".

En Majadahonda

Por amor, Carme Chaparro puso su vida patas arriba. Ella, que siempre había sido urbanita y no quería hijos, ha terminado viviendo en una ciudad residencial y ha alumbrado a dos hijas (la primera en 2011 y la segunda en 2013) que ahora son el centro de su vida. "Vine a vivir a Majadahonda arrastrada por el amor. Amor por alguien que vivía aquí cuando esto no era más que un pueblo y los niños hacían cabañas en los campos. Mi marido mantiene la misma pandilla del colegio. Y con sus amigos de siempre continúa quedando los fines de semana para jugar al fútbol y tomar el aperitivo, o pasar la tarde con unas copas y ver el partido de Liga".

[LEA MÁS: El mensaje sobre la maternidad de Carme Chaparro que alcanza miles de likes]

Ahora, Bernabé, de quien dice que es su mayor crítico, cubre eventos deportivos para Mediaset. La pareja se escabulló como pudo de las cámaras cuando nació su segunda hija, en la Clínica Quirón de Madrid. Mientras Chaparro daba a luz, el rey Juan Carlos se sometía a una operación de cadera y pasaba días ingresado pocas habitaciones más allá. Nadie se enteró de que la popular presentadora estaba allí.

Carme Chaparro, con una de sus hijas. (Cordon Press)
Carme Chaparro, con una de sus hijas. (Cordon Press)

Porque sí, es popular en términos estrictos. Ya no solo por los informativos, también por sus novelas. Le dieron el Premio Primavera por la última de ellas, 'No soy un monstruo', cuyos derechos han sido adquiridos por Mediaset para adaptar la historia a la pequeña pantalla. Además, Chaparro no se ha sustraído al poder de las redes sociales, donde goza de más de 100.000 seguidores que se interesan desde por cuál es la marca de labial que usa hasta por cómo ha pasado las navidades.

[LEA MÁS: El zasca de Carme Chaparro a un tuitero que juzga su físico]

La periodista ha sabido encauzar ese interés que despierta y se ha convertido en una de las voces más activas del feminismo desde su columna semanal en la revista 'Yo Dona'. También usó esa fama para popularizar la enfermedad que padece, el síndrome de Ménière, una afección del oído interno que le provoca vértigos, sordera parcial y acúfenos. "Yo el silencio total no lo conozco, no sé lo que es el silencio. Oigo siempre ese pitido absolutamente monocorde, pleno", ha dicho.

Toda una influencer de la actualidad.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios