Logo El Confidencial
TENDENCIAS

Descubrimos a Anna Rovira: sus bolsos fascinan a la burguesía catalana (y mundial)

Es la artista barcelonesa por cuyas creaciones se pirran desde Vanesa Lorenzo a Blanca Miró. Sus accesorios son artesanales, respetuosos con el medio ambiente y kilómetro 0

Foto: Anna Rovira. (Elena López de Lamadrid)
Anna Rovira. (Elena López de Lamadrid)

Sucedió algo curioso en la última gala People in Red en Barcelona. En el Museo Nacional de Arte de Cataluña, donde se celebraba la Gala del Sida, varias mujeres lucían el mismo bolso y modelos similares. Y no eran de marca… Hace unos días, Vanesa Lorenzo contaba un secreto en su blog: una amiga suya hace unos bolsos que la vuelven loca. Incluso Blanca Miró, la influencer más potente de nuestro país, y la bloguera Cristinismos han mostrado querencia por estas piezas.

¿De qué bolsos hablamos? ¿Por qué son tan especiales? En Vanitatis hemos descubierto a su creadora, la artista Anna Rovira, una mujer con instintos animales y paz en el alma que ha logrado conquistar a la burguesía catalana (y la mundial) con sus creaciones.

La creadora Anna Rovira en su estudio con uno de sus bolsos. (Elena López de Lamadrid)
La creadora Anna Rovira en su estudio con uno de sus bolsos. (Elena López de Lamadrid)

“Yo soy un alma creativa que pare obras de arte -dice Rovira-. Ahora tienen forma de bolso pero nunca se sabe en el futuro, todo sale de mi alma”. Casada con un empresario y filántropo, rompió con todo cuando se quedó embarazada de su primera hija, Violeta. Algo grande sucedió en su interior -quien haya estado embarazada puede que conozca esos instintos animales que surgen sin avisar- y se dio cuenta de que no podía frenarlo. Tras “ese momento animal tan potente”, cuenta, empezó a estudiar y a formarse en diseño, y unas navidades sonó el clic. Hizo unas pulseritas para regalar a sus amigas y las envolvió en unas bolsas que había ideado como envoltorio. “Les gustaron más que las pulseras y empezaron a pedirme que les hiciera bolsas, luego bolsos y al final pagaban por las piezas”.

Todo de aquí

No ha sido hasta hace poco, no obstante, cuando ha logrado mirar al futuro con calma. Al ser todo tan artesanal y pequeño, muchos proveedores no querían surtirle material y ella se empeñaba en comprarlo todo aquí. Estos días celebra que ha logrado hacer un pedido y que poco a poco ha logrado meter la cabeza en la industria local. “Mi producto es kilómetro 0 y respetuoso con el medio ambiente, la piel es de vacuno teñida con tinte vegetal, los tejidos los teñimos con arena. Mi filosofía de vida está en todo el proceso de creación”.

Esa filosofía la transmite Rovira en todo lo que hace. Con una sonrisa hipnótica y un look que todas querríamos copiar, esta diseñadora nos recibe en su estudio donde impera un aire de paz que te hace sentir en una clase de yoga. El estudio está situado en una especie de hub del diseño barcelonés de la zona alta, donde comparten barrio otros nombres como Lonbali, Moncollier, Valentina Garí, Clotilde Senillosa, Gabriel for Sach. Después de seis años de "picar piedra", lo ha invertido todo en su estudio, un espacio fantástico que ha abierto a otros proyectos: comparte con Gallina Catalina, pequeña empresa dedica a la ropa de baño, y la agencia de comunicación Comunikare. Suena buena música, hay libros y anotaciones por todas partes, las paredes están llenas de referencias intelectuales, de dibujos de sus tres hijas, Violeta, Emilia y Savina (fuente de inspiración para algunas de sus piezas), de diseños, de telas. Es su paisaje natural.

La abuela Rosario

Sus recuerdos de infancia están presentes en su obra. Creció entre telas, agujas e hilos. Su abuela Rosario era modista “para burguesía de Barcelona” y ahora ella hace bolsos para sus hijos. “Bueno, no exactamente -puntualiza-. Mis clientes quieren algo distinto, entienden lo que compran, que es una pequeña joya. Ellos forman parte de mi tribu”.

Esa tribu de la que habla Anna Rovira ha ido creciendo con el tiempo y ya vende bolsos en California, Nueva York, Holanda, Gran Bretaña… “Ha sido un proceso lento y duro -recuerda-. Mi marido me decía que uno recoge lo que siembra y hasta ahora no he entendido el verdadero mensaje. La vida me está dando todo lo que he sembrado y es, en especial, mucho amor. De mis hijas y mi marido, que son mi verdadero motor, y de mis amigos”.

LEER MÁS: "La aventura empresarial de los hijos de Purificación García"

Cuando habla de amigos no puede olvidarse de Sole, hija de Purificación García y creadora de Lonbali junto a sus hermanos. Hubo un tiempo en que nuestra protagonista no tenía ni para un estudio y Sole compartió con ella su espacio durante un año. “Ha sido un gran apoyo, sus consejos han sido vitales porque yo no tenía experiencia”. También lo ha sido Vanesa Lorenzo, una de sus amigas más cercanas. Hace unos días vio cómo la modelo mostraba sus diseños en internet: “No me atrevería jamás a pedirle nada, es una tía que sabe lo que le gusta y tiene las ideas muy claras. Mi producto es auténtico y no quiero que nadie lo saque si no le gusta, cuando vi que Vane lo hacía me ilusioné muchísimo”.

Ahora se enfrenta al nuevo año con nuevo logo (una mujer desnuda montada sobre una loba) y diseños que dejarán a más de uno boquiabierto. Nos pide que no contemos nada y así lo hacemos, observando cómo esta mujer-animal trabaja despacio y en equilibrio, pariendo obras de arte en forma de bolso con una sonrisa en la que cabe toda su tribu. Cada vez más numerosa. Son pequeños secretos que convierten la vida en algo que va más allá de la superficie.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios