Logo El Confidencial
SALPICADO

Miquel Roca: cuatro hijos, una amistad muy 'real' y un fatal accidente

Salpicado ahora por un testigo que lo implica en el caso 3%, en 1999 el abogado de la infanta Cristina casi pierde a su mujer en un accidente en Ibiza junto a Enrique Puig

Foto: Miquel Roca, en una imagen de archivo. (Getty)
Miquel Roca, en una imagen de archivo. (Getty)

La primavera empieza a asomar y con ella las ganas de muchos de pasar los fines de semana sentados en una terraza de la costa cara al sol. Le sucede a Miquel Roca cada año, cuando otea el buen tiempo en el horizonte y piensa en sus salidas en barca y sus excursiones en bicicleta, cada vez más espaciadas en el tiempo porque la salud no perdona. Lejos deja aquel duro momento en el que su mujer casi pierde la vida en un accidente de tráfico.

LEER MÁS: El rey Juan Carlos I encarga a Miquel Roca la defensa de su hija

Padre de la Constitución, amigo personal de Juan Carlos I, exlíder de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), abogado de la infanta Cristina y ahora salpicado por la corrupción del oasis catalán por un testigo del caso 3%, tal como informa Esteban Urreiztieta. Según el artículo publicado en 'El Mundo', Anticorrupción ha enviado al juez una confesión que implica a Miquel Roca en el intento de amaño del mayor concurso de la historia de Cataluña. Alejado de la política desde años, Roca no ha respondido a las acusaciones y no se espera que lo haga. Desde su despacho de abogados, Roca&Junyent, cuentan con un potente departamento de comunicación que responde que ya llamarán si hay alguna novedad. No suele haberla.

Miquel Roca y su mujer Ana, junto a Manel Fuentes y el exconseller Santi Vila en el Festival de Perelada. (EFE)
Miquel Roca y su mujer Ana, junto a Manel Fuentes y el exconseller Santi Vila en el Festival de Perelada. (EFE)

Aunque uno de los momentos más dolorosos de la vida de este abogado nada tiene que ver con su carrera. Fue en 1999, cuando Roca y su esposa, Ana María Sagarra, tuvieron un accidente de tráfico por el que ella casi pierde la vida. Enrique Puig (propietario de la empresa de perfumes del mismo nombre) y su esposa, Eulalia Alzina, iban en el mismo vehículo y también salvaron la vida de milagro. Fue un viernes por la noche en Ibiza, a bordo de un Seat Córdoba en la carretera de Sant Miquel, y las dos parejas nunca olvidarán lo sucedido. Lo cuenta un allegado de ambos, quien recuerda que Miquel lo pasó muy mal porque Ana María pasó días ingresada al borde de la muerte. Tuvieron que extirparle el bazo y parte del hígado.

Discreto, elegante y con gran aplomo, Roca está acostumbrado a lidiar en plazas difíciles. Sin ir más lejos, se ha convertido en el portavoz oficioso de la infanta Cristina, por quien ha respondido incluso cuando se llegó a informar de que preparaba su divorcio de Iñaki Urdangarin. Lo negó en rotundo. La amistad que une a Roca con la familia real es tan intensa que cuando en 2018 murió su hermana, la Infanta asistió al funeral en plena tormenta por la sentencia del caso Nóos.

Juan Carlos I y Miquel Roca, en el Congreso. (EFE)
Juan Carlos I y Miquel Roca, en el Congreso. (EFE)

Puente con Cataluña

Tanta confianza ha habido siempre entre el Rey emérito y el insigne abogado que fue directamente el monarca quien le encargó la defensa de Cristina de Borbón. Fue un jueves 4 de abril, tal y como informó en su momento 'La Vanguardia', cuando Roca recibió la llamada de Zarzuela. Roca es uno de los puentes o mediadores que Juan Carlos I solía usar en momentos de tirantez con Cataluña o tensión soberanista, como también lo eran el editor José Manuel Lara y el empresario Antonio Brufau.

Sobre su relación con el Rey emérito, Roca no suele hablar, como tampoco lo hacen el resto de miembros de su círculo íntimo. Hace unos años, en una entrevista en 'Vanity Fair', sí que dio su opinión: "Los padres de la Constitución formamos parte de una generación que protagonizó la Transición. Eso genera lazos, complicidades, respeto y, entre comillas, amistad. En principio, y teóricamente, un Rey no debería tener amigos. Las instituciones han de ser, por definición, asépticas, porque estas instituciones son sensibles al cariño, pueden buscarlo. Han de cumplir con sus obligaciones y basta".

Port de la Selva, el pueblecito costero en el que se refugia Miquel Roca. (EFE)
Port de la Selva, el pueblecito costero en el que se refugia Miquel Roca. (EFE)

Salvaje Costa Brava

Pese a que su bufete es uno de los más potentes de Barcelona, Roca vive con un ojo puesto en Port de la Selva, donde pasa sus descansos y donde disfruta de lo que realmente le gusta a estas alturas de la vida. En este pequeño pueblo de pescadores, el típico de casitas blancas, familiar y tranquilo, está la casa de los Roca Junyent. “No es espectacular, es la típica casa de pueblo correcta a la que ha ido siempre la familia”, dice una persona que veranea en el Port desde hace 40 años y que prefiere mantener su anonimato. “Se trata de la típica casa de pueblo, con varias entradas y dos pisos, con cerámicas en las paredes, bonita y discreta -añade-. La que sí que es espectacular es la de sus suegros, que está justo delante y tiene un jardín precioso, con grandes palmeras”.

Miquel Roca y el rey Felipe VI. (EFE)
Miquel Roca y el rey Felipe VI. (EFE)

A los Roca Junyent les gusta ir a la pequeña playa de El Pas, la típica de piedras de esta zona, el Cap de Creus. Allí va su mujer desde los años en los que pasaba los veranos sola porque su marido estaba en Madrid como diputado de Convergència i Unió. Pero cuando Roca iba al Port no pasaba desapercibido. Sus costumbres eran las mismas que mantiene ahora y que son las de la mayoría de veraneantes de este tipo de pueblos de la Costa Brava. Se levanta por la mañana, da un paseo, se acerca a comprar el pan. Todo lo hace mezclándose con los lugareños porque, como destacan todos, Miquel Roca es un hombre “encantador”.

Amante de la bici

Enamorado del deporte, son algunos los que recuerdan cómo se lo encuentran recorriendo la carreta que va de Llançà al Port de la Selva en bicicleta. “Hablamos de una vía llena de curvas y, claro, vas en coche y te pones nerviosa porque no puedes adelantarle… y va lento”, bromea la mujer que veranea en el mismo pueblo. Otra de sus aficiones es la barquita (ni yate ni nada por el estilo) con la que sale a navegar por las rocosas costas del Cap de Creus.

Ana Maria Sagarra y Miquel Roca, en los Premios Planeta. (Getty)
Ana Maria Sagarra y Miquel Roca, en los Premios Planeta. (Getty)

El único hermano de Miquel está casado con una hermana de Pasqual Maragall, con quien Roca Junyent empezó la carrera política, de la mano también de Narcís Serra. Un trío de ases de la política catalán en tiempos del oasis. Con cuatro hijos y 11 nietos, Roca disfruta ahora más en familia que cuando era joven. "Soy mejor abuelo que padre", ha dicho en alguna ocasión.

De sus cuatro hijos (Agnès, Berta, Helena y Joan), Agnès y Berta son las socias fundadoras de Estudio Amsa, una empresa de comunicación. Ahora Berta dirige su propio estudio: Berta Roca &Co. Mientras que Joan y Helena trabajan en el bufete de su padre. Además, Roca es el tío (como Maragall) de Ágata Roca Maragall, actriz y esposa de Cesc Gay, pareja que también pasa los veranos en Port de la Selva, como toda la familia ha hecho siempre.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios