Logo El Confidencial
la calma tras la tormenta

Obregón, sobre la enfermedad de Álex: "Me habría gustado que Lequio estuviese más"

La presentadora acudía a un evento tras volver junto a Álex Lequio de Nueva York, donde este se sometió a un tratamiento contra el cáncer. Una vez en España, sabemos más del proceso

Foto: Ana Obregón en una imagen de archivo. (Getty)
Ana Obregón en una imagen de archivo. (Getty)

Con un vestido rojo y la mayor de sus sonrisas. Ana Obregón acudió el jueves a un evento para la empresa Torrequebrada Gourmet, donde inevitablemente habló del duro proceso que ha supuesto el tratamiento contrá el cáncer de Álex Lequio en Nueva York. Allí no dudó en contar más detalles y narrar el infierno familiar que tanto ella como el padre, Alessandro Lequio, vivieron junto a su hijo de 26 años.

[LEER MÁS: Álex Lequio, cada día más recuperado y con nuevo negocio]

Visiblemente más feliz, Obregón se abalanzó hacia el jamón que se servía en el evento y contaba entre periodistas: “Un socio de la empresa de Álex vino a vernos [a Estados Unidos] y trajo escondido un jamón. Después de cuatro meses de hamburguesas, al ver el jamón Alex y yo casi lloramos, y más el pobre, que le acababan de dar quimio y sentía unas pocas de náuseas”, dijo.

Un duro proceso que reconoce que tuvo que llevar a cabo en el extranjero porque todavía no está disponible en nuestro país: “Nos fuimos fuera porque había parte del tratamiento que todavía no se puede hacer en España. Es un tratamiento de radioterapia de protones, se llama protonterapia y solo se da en Nueva York. Esa parte aquí era imposible”. Y remata: “Fui consciente de que la única forma que teníamos de salvar la vida de mi hijo era irnos”.

Seis meses que, afortunadamente, concluyen próximamente: “En breve esta pesadilla se va a acabar ya y para siempre. La verdad es que en este momento estoy encantada. Toqué fondo, se me cayó el cielo y entré en los días más oscuros de mi vida. Todo ha empezado a ir bien, ya no nos queda nada”. Aunque eso sí, todavía no hay fecha exacta de la recuperación.

Una positividad que Obregón transmitía hablando eufórica gracias a la mejora que ha presentado Álex los últimos meses, aunque no olvida el calvario pasado: “Empiezas a vivir una realidad que te anula como persona mientras estás volcada en alguien. Ahora que todo está tan bien, no quiero pensarlo. Hemos llegado a un momento en el que en casa no vamos a hablar más de este tema”.

Sin reproches hacia Alessandro

Asimismo, cuando fue preguntada acerca de la relación que mantiene con Alessandro Lequio, padre de Álex, la siempre sincera Ana respondió: “Él ha estado, sobre todo al principio. Me hubiera gustado que estuviera más porque es el padre y estaba muy sola. Me habría gustado que estuviera más para acompañarme. Date cuenta de que es una ciudad muy grande y con muchos ruidos, todo el día alarmas y ambulancias. No ha habido enfado, pero cada uno es de una forma, no le echo nada en cara”.

Ya en España, no ha dado muchos detalles acerca de su próximo proyecto laboral, que será, según apunta, para el mes de abril después de que pase el vendaval mediático en el que se encuentra. Temporada en la que ha aprendido grandes lecciones de su hijo, del cual reconoce emocionada: “Álex es un ejemplo. Se iba a las quimios con el ordenador y trabajaba desde allí. Me ha dado una lección increíble y ahora intento ser como él”. Mientras, tiene claro el rol social que va a jugar en un futuro: “Me voy a dejar la piel con las fundaciones que investigan el cáncer. En España no se destina dinero para la investigación. Me parece una injusticia brutal el dinero que ganan los investigadores si se compara con lo que gana un futbolista”.

Atrás quedan los seis meses en los que vivió en un hospital con dos cambios de ropa y sin apenas dormir, aunque reconoce que igualmente ahora no duerme, pero de la alegría.

[LEER MÁS: Ana Obregón desvela los momentos más difíciles de la enfermedad de su hijo Álex]

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios