Logo El Confidencial
CINE

Carmen Machi, la antidiva que vive en Malasaña y se crió en Getafe

La intérprete presume de madrileñismo. Vive en un piso en el barrio donde se gestó la Movida y le gusta pasear por el Retiro. Todos sus hermanos se dedican a las artes escénicas

Foto: Carmen Machi, en el Festival de Cine de San Sebastián. (Getty)
Carmen Machi, en el Festival de Cine de San Sebastián. (Getty)
Autor
Tiempo de lectura5 min

"Empecé a sufrir fobia a salir a la calle. Incluso tuve algún pequeño ataque de ansiedad que me impedía pasar del portal. Tampoco he podido volver a viajar en Metro". A Carmen Machi, el éxito de '7 vidas' y de 'Aída' la arrolló durante años, como ella misma ha declarado en alguna entrevista. Pero con el tiempo firmó un pacto de no agresión con la fama. Si tiene que decir que no a una foto, dice que no. Jamás da una entrevista si no está promocionando su trabajo. Y, admitámoslo, no es especialmente simpática con la prensa. Pero ha logrado lo que muchos actores ansían y no consiguen: ser conocida y reconocida exclusivamente por su trabajo.

"Ahora, si no tengo el día para hacerme fotos, digo que no y me quedo tan ancha. Antes, sentía que le debía eso al público. Y no. Vale, te dedicas a entretener el ocio de los demás, pero necesitas tu tiempo de descanso y descansar también es ir por la calle a tu aire. Ahora sé que tengo el derecho a decir educadamente que no. Y no pasa nada. Porque hacer una foto es algo íntimo, aunque ahora parezca una bobada", explicó en una charla con 'El País'.

La actriz está representando 'El jardín de los cerezos' en el Teatro Valle Inclán de Madrid hasta el 31 de marzo, después se marchará a hacer lo propio al Teatre Nacional de Barcelona. La pieza, dirigida por Ernesto Caballero, es la última escrita por Anton Chéjov. El autor describió a un personaje, Lyubov Andreyevna, con una "inmensa capacidad de amar". "Mi personaje no se entera de nada porque no quiere sufrir. Es una mujer enamorada sin remedio de la vida y para eso hay que desprenderse de un pasado terrible. Pero ella es capaz de seguir sonriendo. Es una mujer muy libre", explicó la propia Machi en rueda de prensa.

Carmen Machi, agradeciendo su Goya de 2015 por 'Ocho apellidos vascos'. (Getty)
Carmen Machi, agradeciendo su Goya de 2015 por 'Ocho apellidos vascos'. (Getty)

Hace tiempo que Machi tiene la suerte de interpretar en el teatro a personajes de hondura ('Juicio a una zorra', 'Antígona'). Su presencia en los montajes suele ser sinónimo tanto de éxito comercial como de crítica. No está mal para una actriz que parece tener un don, aunque nunca haya estudiado teatro y se reconozca "enfermizamente tímida".

Pero cuando se baja del escenario, la vida de Machi no dista de la de una persona con un trabajo cualquiera. Reside en una casa que se compró en los años en que despuntaba en televisión con la serie '7 vidas'. Nada ostentoso, poco más de 100 metros cuadrados, suficiente para ella y su pareja, Vicente. A él le dedicó su primer premio Goya, en 2015, "por ser más bonito que ná".

Si ha acumulado una gran fortuna durante estos años en los que ha estado trabajando al máximo nivel en el teatro, el cine y la televisión, es un misterio. El nombre de Carmen Machi solo aparece vinculado a una sociedad en el Registro Mercantil. En Mamá Floriana SL, dedicada a las actividades auxiliares relacionadas con las artes escénicas, la intérprete actúa como apoderada. La empresa se constituyó en el año 2004 y no presenta cuentas desde 2016, cuando reconoció unas ventas de 117.421 euros. Poco más.

Machi, muy elegante en los Goya de 2017. (Getty)
Machi, muy elegante en los Goya de 2017. (Getty)

"Empecé a hacer teatro en una compañía en Getafe que se llamaba Taormina. De siempre tenía la certeza de que haría eso. Yo era malísima estudiante, hacía muchas pellas. Lo mío era la vida, el futbolín, el mus. Pero me di cuenta de lo importante que era para mí el teatro cuando mis colegas se iban por ahí y yo deseaba quedarme ensayando. Eso era raro, porque a mí me gustaba mucho disfrutar la noche, dormir poco, devorar la vida, pero el teatro, ay, me volvía loca". Machi y sus hermanos se criaron entre Getafe y Fuenlabrada, a donde les llevó el trabajo de su padre (su madre era de Santander).

La actriz se reconoce "muy madrileña". Le gusta pasear diariamente por el parque del Retiro, donde más de un transeúnte la ha pillado hablando sola. Pero sobre todo le gusta su barrio, Malasaña. Su sueño era tener un piso en esa zona y lo consiguió gracias a su profesión. "En Malasaña veo vida. Mi idea de Madrid es la de los tiempos de Tierno Galván. Asocio esta ciudad a los 80. Empecé a vivir la noche muy pequeña (risas), con amigos mayores que yo. He sido de tribus, los mods, los punkis, sin hacer religión de ello, pero tuve un novio mod y la película que más he visto en mi vida, unas 37 veces, ha sido 'Quadrophenia'. Además, mis hermanos estaban metidos en la movida musical. Yo era una tía supermoderna".

Todos los hermanos Machi Arroyo están relacionados con las artes escénicas en mayor o menor medida. Su hermana Pilar pasó años trabajando como funcionaria hasta que apostó por un cambio de vida y hoy es cantante y compositora (tiene dos discos publicados). Luis Fernando se gana la vida como ayudante de dirección, principalmente en spots publicitarios, aunque también hizo sus pinitos en la música, igual que su otro hermano, Juan Carlos. Machi ha revelado alguna vez que los genes artísticos los heredó de su bisabuelo paterno, un actor genovés.

Una antidiva... genial.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios