Logo El Confidencial
TRAS SER RELACIONADA CON ALBERT RIVERA

Malú alquila un búnker de 14.000 m2 en La Finca de Pozuelo para proteger su intimidad

Es casi imposible alcanzar el interior de esta fortificación si no eres un miembro de su comunidad. Los vecinos no tienen alarma

Foto:  Malú. (Cordon Press)
Malú. (Cordon Press)

Uno de los moradores más nobles de La Finca solía hacer una chanza sobre la casa que Luis García Cereceda, el fundador de esta urbanización búnker sita en el término municipal de Pozuelo de Alarcón (Madrid), se había construido frente a uno de los lagos que decoran dicho reducto. “Desde el espacio, los astronautas ven dos cosas: la Gran Muralla china y la casa de Luis”, se le escuchó decir con sorna, en alguna que otra ocasión, al referenciado miembro de la beautiful capitalina.

Otros de sus vecinos, con idéntica mala baba, bautizaron aquella megalómana construcción como "el Carrefour". 2.709 metros cuadrados construidos en una parcela de 13.845 son, efectivamente, muchos metros cuadrados para el común de los mortales. Dos veces el césped del Santiago Bernabéu, para que se hagan una idea. Demasiados metros, sobre todo, para estar vacíos. Y así llevaban varios años. Concretamente, desde que las hijas de Cereceda (fallecido en junio de 2010) habían conseguido desahuciar a la viuda (Silvia Gómez Cuétara para los amigos, "la divina" para los enemigos) por mandato judicial, después de un vaivén de señorías y venias que duró un par de años. Entonces, las hijas pusieron dicha propiedad a la venta por 20 millones de euros, pero ninguna gran fortuna quiso jugar con ellas al Monopoly. Hace unas semanas, sin embargo, alguien se interesó por aquella casa olvidada con vistas al lago. Eso sí, solo quería alquilarla.

Imágenes de la casa. (La Finca Real Estate)
Imágenes de la casa. (La Finca Real Estate)

¿Quién necesita de repente 14.000 metros cuadrados de parcela a las afueras de Madrid? ¿La nueva estrella del fútbol español? ¿El último venezolano rico aterrizado en Barajas? Pues no. La nueva inquilina se llama María Lucía Sánchez Benítez, 37 años, natural de Madrid, cantante vocacional y coach ocasional… Todos la conocemos por Malú.

De nuevo, una pregunta: ¿qué hace una chica como ella alquilando una casa en una urbanización como esta y en medio de los rumores que la relacionan con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera? Este es el verdadero misterio, porque Malú ya cuenta en propiedad con tres viviendas distribuidas por los dominios de Manuela Carmena y alrededores, registro de la propiedad mediante, luego no se entiende muy bien la necesidad de alquilar una cuarta casa (y de estas características) en la urbanización donde vive lo más granado de esta nación, incluyendo una buena ración de las plantillas del Real Madrid y del Atlético.

Vivienda de los García Cereceda en La Finca vista desde el cielo. (Google)
Vivienda de los García Cereceda en La Finca vista desde el cielo. (Google)

Tres controles de seguridad

La noticia de este posible traslado la dio 'Informalia' hace unos días y fuentes de toda solvencia confirman a Vanitatis la información y añaden detalles de esta, cuando menos, curiosa operación inmobiliaria entre la intérprete de 'Aprendiz' y Procisa, empresa madre del imperio Cereceda y gestora de los designios de La Finca. “Malú desembarcó en esta urbanización hace apenas una semanas. No hace ni un mes. Tenía prisa por alquilar algo, así que se decidió por la casa de los Cereceda, que se alquilaba o vendía ya amueblada, por lo que no había que estar decorando la vivienda o haciendo obra alguna. Se podía llegar con la maleta y listo”, comentan las mismas fuentes.

Llamamos a Procisa para confirmar esta información, pero se niegan a confirmar o desmentir detalle alguno respecto a los detalles de los contratos que les unen con sus clientes, ya que la privacidad y la discreción son las principales señas de identidad de la empresa. De hecho, La Finca es un búnker de guerra. Una jaula de oro, si lo prefieren. Para acceder a ella hay que superar tres controles de seguridad. Es imposible alcanzar el interior de esta fortificación si no eres un miembro de su comunidad o uno de los propietarios no ha anunciado la visita con antelación a los vigilantes de las garitas. Para que se hagan una idea del nivel de seguridad en el perímetro, “muchas casas no tienen ni alarma”, asegura un vecino. Se trata, por tanto, de un refugio inexpugnable y antipaparazzi en el que esperar plácidamente a que amaine la tormenta mediática suscitada en torno a Malú tras ser protagonista de la portada de la revista 'Semana' en la que se la relacionaba con el ‘ciudadano Rivera’.

A la cantante no le gustó nada, narran fuentes de su entorno, ver publicadas aquellas fotografías en las que se la veía llegar en coche a la urbanización donde vive el líder de la formación naranja. Está muy molesta y ha decidido preservar su intimidad de manera radical para evitar sorpresas mientras se recupera de la operación de tobillo que la ha obligado a cancelar su gira de conciertos. ¿Se intenta evitar así que se hagan futuras fotos comprometidas similares a las que se publicaron en el kiosco rosa? Lo cierto es que la casa de Rivera a las afueras de Madrid se encuentra a escasos cinco minutos en coche de La Finca, lo que podría resultar sospechoso. Sin embargo, las fuentes consultadas, conocedoras de todo lo que ocurre en la urbanización, aseguran que, al menos de momento, no se ha visto por allí al político. Y niegan que este haya participado de manera alguna en la transacción o que conozca a Susana Cereceda, la hija mayor del clan y máxima gerente de Procisa.

¿Lleva usted algo suelto?

Las mansiones de la finca se alquilan en los portales inmobiliarios por precios desorbitados; incluso más de 20.000 euros al mes. Así que las razones que han provocado la mudanza de Malú a esta urbanización deben de ser de alto calado. La artista posee una casa en La Florida, otra en Aravaca y una tercera en El Plantío, zonas situadas a las afueras de Madrid, pero ninguna de ellas protegida con las medidas de seguridad de las que puede presumir La Finca.

Sea el que fuere el motivo que ha fundamentado la llegada de una nueva inquilina a la urbanización más exclusiva de la capital, lo cierto es que la casa de Luis García Cereceda vuelve a cobrar vida tras años acumulando polvo. Por allí pasó, eran otros tiempos, lo más granado de la izquierda caviar. Felipe González y su pandilla eran habituales en las cenas del constructor. También el multimillonario Carlos Slim se dejó ver en varias ocasiones por la casa que hoy ocupa Malú. Ahora serán los cantantes Miguel Poveda, Pablo López o Alejandro Sanz los que visiten sus salones de vez en cuando. Quién sabe también si Albert Rivera...

Otros tiempos.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios