Logo El Confidencial
FORTUNAS

Los negocios de Fernando Alonso: mal en la moda, pelotazo en lo demás

Su marca de ropa pierde más de un millón, pero no es problema. Acaba de asociarse con una compañía de e-sports y está preparando la apertura de 40 franquicias de su circuito de karts en China

Foto: Fernando Alonso, con una gorra de su marca de ropa, Kimoa. (Getty)
Fernando Alonso, con una gorra de su marca de ropa, Kimoa. (Getty)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Hace tiempo que Fernando Alonso solo lleva prendas de la marca Kimoa. Sudaderas, gorras, camisetas y, sobre todo, el best seller de la marca, las gafas. El deportista español es el mejor escaparate de sus propios productos, aunque eso no siempre es sinónimo de éxito. Esta semana, 'Cinco Días' alertaba de que las cuentas no están precisamente a favor del asturiano. La empresa, que ya funciona a pleno rendimiento tras su fundación, registró unas pérdidas en el año 2017 de más de un millón de euros.

[LEA MÁS. Linda Morselli: la entrevista más extensa de la novia de Fernando Alonso]

La compañía fue fundada a principios de 2017 de la mano de la consultora KPMG, quien la acompañó durante sus primeros pasos. La aspiración era competir en el sector de la moda californiana y desde el principio buscaron una distribución internacional (llegan a más de 70 países y la ambición es superar los 150). En la información del diario económico se apunta precisamente a esa fuerte apuesta por el exterior como causa de que en estos primeros meses las pérdidas sean tan fuertes. Detrás de la firma Kimoa está el dinero de Alonso, pero quienes dan la cara son su mano derecha, Luis García Abad, y un amigo de la infancia, Alberto Fernández Albilares.

Sería imprudente decir que a un tipo como Fernando Alonso, bicampeón de Fórmula Uno, le van mal las cosas solo porque a uno de sus negocios le está costando arrancar. La de Kimoa es solo una de las caras de su paulatina transformación de deportista de elite a empresario. Sin ir más lejos, la semana pasada firmó su entrada en la compañía Motorsport Games. A partir de ahora, ocupará un puesto en el consejo de administración de la división de deportes, electrónica y videojuegos de la poderosa Motorsport Network.

Alonso, firmando autógrafos en Italia. (Getty)
Alonso, firmando autógrafos en Italia. (Getty)


Él (también) sabe que el futuro está en los eSports. De hecho, Alonso fue el primer piloto de Fórmula Uno que puso en marcha su propio equipo, el FA Racing Logitech G. En la nota que facilitó la empresa hace unos días para dar a conocer la entrada del asturiano en su capital, Alonso hablaba de su apuesta personal por esta nueva revolución: "Los eSports no son una fantasía, son una realidad y algo que me apasiona desde hace tiempo. Invertir y ayudar a dirigir Motorsport Games me permitirá realizar una contribución real al futuro del automovilismo. Los eSports no son mejores ni peores, pero son algo diferente y ofrecen la oportunidad de acercar el automovilismo a los aficionados".

[LEA MÁS. Carlos Sáinz: "Veía a mi padre aplicarse cremas y me extrañaba"]

A pesar de que su faceta como piloto está centrada en el Mundial de Resistencia, su cerebro lleva tiempo desarrollando todo su potencial como empresario. Mientras estuvo en la Fórmula Uno era uno de los pilotos mejor pagados del circuito. Según datos de la revista 'Forbes', solo en el año 2017 ganó cerca de 29 millones de euros entre sus contratos de patrocinio y su salario en McLaren. Un dinero que poco a poco ha sabido invertir.

En el año 2015 inauguró un complejo de karting y un museo dedicado a su figura en Asturias. Costó cerca de cinco millones de euros, pero desde entonces los asturianos gozan de 95.000 metros cuadrados dedicados a la velocidad. El lugar está bajo el paraguas de la Fundación Fernando Alonso, por lo que no se puede saber si económicamente le está resultando rentable. Una pista en este sentido la puede dar el reciente 'pelotazo' de Alonso en China, a donde va a exportar su circuito al menos en 40 ciudades.

Linda Morselli y Fernando Alonso, en el GP de Brasil. (Getty)
Linda Morselli y Fernando Alonso, en el GP de Brasil. (Getty)

Alonso firmó hace unos meses con Tencent y Shanghai Yi Qian Communication exportar su FA Karting School al país. En principio se construirán 40 circuitos de karting y cinco escuelas de formación para lograr lo que hasta ahora parece resistirse: que los chinos se sumen al fervor por la Fórmula Uno. La estrategia pasa por encontrar y formar a un buen piloto de esa nacionalidad y así captar la atención del gigante asiático. ¿Se imaginan a una economía tan poderosa como la china poniendo el foco (y el dinero) en la Fórmula Uno? Pues eso.

Lo cierto es que Fernando Alonso está pasando por uno de los momentos más dulces de su carrera. Atrás quedaron sus encontronazos con la prensa rosa a propósito de su matrimonio con Raquel del Rosario o sus relaciones con Lara Álvarez y la modelo Xenia Tchoumitcheva. Sorprendió que hiciera pública su relación con la modelo Linda Morselli en el verano de 2016, dado el secretismo que acompañaba siempre a su vida privada, pero desde entonces la naturalidad se ha impuesto y ninguno tiene problemas a la hora de hablar de su situación sentimental. De hecho, acaban de pasar unos días de vacaciones en Maldivas, tal y como contó ella misma en la prensa del corazón hace unas semanas.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios