Logo El Confidencial
EL HUMOR COMO MEDICINA

Javier Sardá: la dura infancia y la segunda juventud del marido de la peluquera

El presentador catalán goza hoy de la fortuna que ganó con 'Crónicas marcianas', reflejada en su finca de 22.000 metros, varios pisos en Barcelona y una empresa con seis millones de euros

Foto: El periodista Javier Sardà, en una imagen de archivo. (EFE)
El periodista Javier Sardà, en una imagen de archivo. (EFE)

Aunque le hemos conocido a través de la radio y la televisión casi siempre en su faceta más divertida, la tragedia ha perseguido a Javier Sardá (60 años) desde bien pequeño. El popular presentador tuvo que sobreponerse a la pérdida de su madre cuando aún era niño, a la de su hermano pequeño por culpa de las drogas y el sida e incluso al asesinato de su abuelo.

Todo ello lo contaba en su autobiografía, 'Mierda de infancia', en la que también relataba episodios como la bofetada que se llevó por comulgar con una galleta, lo mal que le sentó fumarse su primer porro o la traumática paliza que recibió de los grises en una manifestación.

Javier y su hermana Rosa María Sardá. (Cordon Press)
Javier y su hermana Rosa María Sardá. (Cordon Press)

El humor siempre le ha ayudado a sobrellevar mejor las desgracias. La última en su vida, la muerte de su amigo y compañero en 'Crónicas marcianas', Martí Galindo. Y esa relación entre comedia y muerte la ha plasmado en su última novela, 'Adiós muy buenas'.

[LEER MÁS: Martí Galindo, el marciano televisivo que vino al mundo en una caja de champán]

Un proyecto que se une a la próxima emisión del célebre programa 'Juego de niños', que vuelve a antena tras tres décadas. “Ha sido pronunciar la palabra gallifante y viajar atrás 30 años”, confesaba a 'El Periódico'. “Los niños han cambiado mucho. Los de ahora tienen más agilidad mental y son más sabios en pantallas, pero están más desconectados de la realidad no virtual”.

A sus 60 años, este hijo de un agricultor metido a transportista de bidones químicos y hermano de la actriz Rosa Maria Sardá reconoce que sigue en televisión porque le gusta y porque no ganó tanto en 'Crónicas marcianas' como se dijo en su día.

En su etapa de 'Crónicas marcianas'. (Telecinco)
En su etapa de 'Crónicas marcianas'. (Telecinco)

En 2006 se casó en una ceremonia íntima con la que había sido su peluquera en el célebre programa de Telecinco, Ana Gutiérrez. Entre bromas, comentaba el día de su boda que “ahora soy el marido de la peluquera”, en referencia a la película francesa del mismo título estrenada en 1990.

Tiene una hija, Elena, que nació fruto de su relación con la bailarina Rosa María Grau, y reside en la localidad barcelonesa de Canet de Mar, donde tiene una finca de 22.000 metros, además de poseer cuatro pisos en la Ciudad Condal.

[LEER MÁS: Sardá lamenta haber hecho público el beso de Shakira y Piqué]

En los negocios las cosas tampoco le van mal. Solo posee una empresa, Balandrix, constituida en 1992 (el mismo año que las JJOO de Barcelona y la Expo de Sevilla). Aunque en 2017 perdió 66.384 euros, sigue manteniendo un buen activo: 6.086.968 euros, según los últimos datos con los que cuenta el Registro Mercantil, de 2017. La empresa se dedica a las actividades de producción cinematográfica y de vídeo.

En su faceta como tertuliano político. (La Sexta)
En su faceta como tertuliano político. (La Sexta)

Colaborador habitual en las tertulias políticas de La Sexta, Sardá desde luego sigue sin tener pelos en la lengua tras décadas detrás de los micrófonos. Como muestra, su último rifirrafe con Francisco Marhuenda a costa de Vox. "¿Por qué uno no puede decir las cosas que opina?, ¿no dice Vox lo que opina de forma desinhibida y abierta? Pues yo también, yo digo que los de Vox son fachas, no veo que sea tan noticiable", declaraba en pleno directo en 'La Sexta Noche'.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios