Logo El Confidencial
VACACIONES

De Granollers a Comporta, el ascenso social (y político) de Albert Rivera

El líder de Ciudadanos se ha ido de vacaciones con Malú a la región portuguesa más exclusiva de Europa, donde descansan los Grimaldi o Rania de Jordania. Su vida ha dado un giro de 180º

Foto: Alberto Rivera, en una imagen de archivo. (EFE)
Alberto Rivera, en una imagen de archivo. (EFE)

Corría 2012 y Albert Rivera volvía al Círculo Ecuestre a dar una conferencia. No era la primera y tampoco iba a ser la última. El joven candidato no podía evitar una sonrisa emocionada ni que sus ojos lanzaran chispas de satisfacción. El niño de la Barceloneta, aplaudido en el templo de la burguesía catalana. Entonces vivía todavía en La Garriga, un pueblecito tranquilo en el que se había instalado con su novia y su hija hacía unos años. Llegaba de Granollers, ciudad industrial y popular en la que sus padres, trabajadores incansables, lograron dar a su único hijo una educación de alto nivel. Mucho ha llovido desde entonces.

LEER MÁS: Malú alquila un búnker en La Finca

Ahora, aquel joven de mirada nerviosa vive en una de las mejores zonas de Madrid, sale con Malú, una estrella del pop millonaria, y espera poder entrar en la Moncloa como presidente del Gobierno. ¿Sus vacaciones? Las últimas han sido en uno de los puntos más lujosos de Europa, Comporta, un rincón portugués conocido por los expertos en turismo como los Hamptons europeos.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, tras las elecciones generales. (Reuters)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, tras las elecciones generales. (Reuters)

En los últimos años, Comporta se ha convertido en el destino favorito de la jet mundial y ha atraído no solo a los millonarios portugueses, sino a estrellas de medio mundo. Lo cuenta el periodista Aitor Hernández Mora, afincado en Portugal desde hace unos años: “Un entorno tan exclusivo no podía mantenerse secreto por mucho tiempo y Comporta ha llegado a medios como 'The New York Times', que incluyó a la playa en su lista de los mejores destinos del mundo. Ese prestigio ha atraído a famosos como el zapatero Christian Louboutin, la actriz Kristin Scott-Thomas y, más recientemente, Madonna, que ahora vive en Lisboa y disfruta recorriendo esta parte de la costa a caballo”.

Rania de Jordania, Nicolas Sarkozy y Carla Bruni, los Grimaldi al completo… Este rincón atrae a los millonarios de medio mundo por sus 60 kilómetros de playas de arena blanca y mar frío y limpio. Louboutin se compró incluso una hacienda en la zona, lugar que publicita siempre que puede. “Hay algo mágico en este paisaje, tan salvaje y hermoso. Donde quiera que vayas te da la sensación de volver a la Edad Media”, ha dicho el diseñador de su paraíso particular.

Juntos al súper

En los cercanos puertos de Troia y Setúbal anclan los mejores yates del mundo, a veces antes de llegar a Ibiza a pasar algunos días de agosto. Allí ha estado Rivera con Malú estos días, tal como adelantó 'LOC'. El político y la cantante fueron vistos en My Super Troia, un supermercado de la zona, donde compraron por separado. Lo bueno de este rincón, como de todo Portugal, es que los precios son más asequibles que en la mayor parte de España, sobre todo de las zonas turísticas, algo que queda evidente con un rápido repaso a los precios de este súper en concreto.

Aunque parece que el dinero ya no es problema para Rivera, quien en los últimos años, y más en los últimos meses, ha visto como su nivel de vida crecía en paralelo a su éxito como político al frente de Ciudadanos. Cuando decidió dar el salto a la política nacional, ya había abandonado el piso de propiedad que tiene a medias con su expareja, Mariona Saperas, la madre de su hija, en La Garriga. Se trata de una vivienda que no llega a los 100 metros cuadrados, propia de lo que era entonces aquella pareja. Un trabajador de La Caixa y una psicóloga especializada en adicciones. Su llegada a Ciudadanos, casi por casualidad, fue el primer paso de un ascenso social que parece no tener fin por el momento.

50 metros cuadrados en L'Hospitalet

De La Garriga se mudó al separarse en 2014 al pisito de su nueva novia, Beatriz Tajuelo, una azafata de vuelo que tenía un apartamento de 50 metros cuadrados, donde ambos se instalaron. Su nuevo hogar estaba en un municipio conocido por su alta densidad y por ser lugar de acogida de aquellos inmigrantes que llegaron del resto de España en los años 60 y 70. El cinturón rojo de Barcelona, lo llaman, donde el voto varía últimamente entre socialistas y 'ciudadanos'. Pero el idilio con la clase proletaria de Hospitalet duró poco y la pareja decidió mudarse a Madrid. Lo hicieron en el barrio de Ópera, cerca del Palacio Real.

La carrera de Rivera, no obstante, emprendió un vuelo vertiginoso hacia el éxito y la pareja se mudó del centro de Madrid a una urbanización en Pozuelo, donde ya empezaban a codearse con ricos y famosos. El último paso, y de gigante, lo ha dado el político al iniciar una relación con Malú. Porque nada tiene que ver con los 12.000 metros cuadrados que la cantante ha alquilado en La Finca.

LEER MÁS: Malú y Rivera, cronología de una amistad

La cantante, que posee una casa en La Florida, otra en Aravaca y una tercera en El Plantío, zonas situadas a las afueras de Madrid, ha alquilado una espectacular casa en La Finca, la urbanización más exclusiva de España, para proteger su intimidad. Parece que todavía no viven juntos pero está claro que si algún día lo hacen, el líder de Ciudadanos habrá dado un salto social que ni sus padres hubieran imaginado cuando decidieron verter todos sus esfuerzos en la educación de su hijo.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios