Logo El Confidencial
EL JUICIO SIGUE ADELANTE

Julio Iglesias, 850 millones en juego y un tortuoso camino para reclamar la herencia

En el caso de que el juez diera la razón a Javier Sánchez, su supuesto hijo biológico, tendría que disponer de importantes medios económicos para poder llevar a cabo el proceso

Foto: Julio Iglesias, en una imagen de archivo. (Getty)
Julio Iglesias, en una imagen de archivo. (Getty)

Hay derrotas que dejan sabor a victoria y viceversa. Ayer miércoles, Javier Sánchez Santos, que lleva desde 1991 intentando lograr que Julio Iglesias le reconozca como hijo, se apuntó un tanto importantísimo: el Juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia desestimó "la excepción de la cosa juzgada" que solicitaban el cantante gallego y la Fiscalía para poner punto y final al caso y determinó que el juicio debe seguir adelante.

La próxima cita ante el tribunal será el próximo 4 de julio y el abogado del demandante, Fernando Osuna, sin echar las campanas al vuelo, sí se muestra muy contento y confiado ante esta resolución y considera que "le tenemos acorralado, porque si se niega a hacerse la prueba de ADN, se convertirá directamente en padre legal de mi cliente. Si se las hace, habrá una coincidencia de más del 99%". Alcanzado ese punto, el siguiente paso sería la herencia, que podría ser millonaria (o no).

Llegar hasta aquí no ha sido nada fácil para Javier Sánchez Santos, porque no dispone de grandes medios económicos, un detalle determinante para lo que vendría a continuación, en el caso de que se confirmase que es hijo del ex de Isabel Preysler: "Solo en los detectives de Miami -los que consiguieron la botella de agua que pertenecía a Julio Iglesias Jr y que ahora se ha desestimado como prueba- se gastó entre 25.000 y 30.000 euros, por lo que tuvo que recurrir a ayuda de su familia e incluso se recaudaron fondos entre la gente de su barrio".

Javier Sánchez Santos, con su abogado, Fernando Osuna. (EFE)
Javier Sánchez Santos, con su abogado, Fernando Osuna. (EFE)

Le recordamos al letrado que también habría que añadir sus honorarios, aunque él nos asegura que "me lo pagará cuando pueda. Yo acepto casos de este tipo porque quiero que salga la verdad a la luz". Lógicamente, no nos devela a cuánto podría ascender esa cuenta o si cobraría un porcentaje del dinero que podría obtener su representado más adelante en términos de herencia. Un escenario que se adivina tan complejo y tortuoso como el que han seguido hasta ahora.

Fernando Osuna nos dice que no han investigado a cuánto podría ascender el patrimonio del intérprete de 'Hey' y 'Gwendolyne', aunque nos remite a la prensa: "Han publicado que a mi cliente podrían corresponderle 220 millones, pero no es algo que pueda confirmar". Lo que sí tiene claro es que el cantante no es ni mucho menos insolvente y que su patrimonio no puede esfumarse: "Es absolutamente descabellado pensar eso. Se dice que cada tres segundos se pincha una canción de Julio Iglesias en el mundo, así que solo en derechos de autor durante tantos años... ¡Solo con eso! En caso de que no dispusiera de patrimonio se podría enfrentar a dos figuras jurídicas, 'insolvencia punible' y 'fraude de acreadores'. No pueden desaparecer de la noche a la mañana sus propiedades de Indian Creek o República Dominicana. Un juez español puede ejecutar sus bienes en cualquier sitio. Y si los bienes los tiene en sociedades, tendrá acciones en las mismas. Se pueden embargar."

Julio Iglesias, durante una actuación en el Albert Hall. (Getty)
Julio Iglesias, durante una actuación en el Albert Hall. (Getty)

Determinar cuál es el patrimonio de Julio Iglesias y cuantificarlo es una tarea compleja e infructuosa, no solo para cualquier periodista, sino también para el propio demandante, de ahí la disparidad entre las cifras que publican medios nacionales e internacionales. Un perfil elaborado por la revista 'Forbes', que el año pasado le situaba en la posición 34ª entre los 100 españoles más ricos, cifraba su fortuna en 850 millones de euros (unos meses antes 'El Mundo' publicaba que había bajado un 12% hasta un total de 790 millones), al tiempo que manifestaba que había seguido una estrategia financiera para monetizar sus inversiones, que le habrían llevado a vender su participación en el Grupo Punta Cana, un gran grupo hotelero en República Dominicana, aunque, siempre según la mencionada publicación, seguiría manteniendo el 5% de participación del aeropuerto de la promotora. Asimismo, habría puesto a la venta su mansión en Indian Creek, en Florida, por un precio inicial de 120 millones de euros. Una operación inmobiliaria que no se habría concretado, como podemos inferir de las declaraciones del abogado de Javier Sánchez Santos.

Las sociedades de Miranda

En lo que respecta a España, no hay ningún bien a nombre del cantante ni de su mujer, Miranda Rijnsburger. Sin embargo, sí existen dos sociedades a las que ella está vinculada. Androsemo SL tiene un capital de 6,5 millones de euros en la actualidad y Miranda fue nombrada administradora única el 1 de agosto de 2018, tomando el relevo de un entramado empresasarial. Bellevue Costa Sol SA, la segunda sociedad, tiene un capital de 4,6 millones y la mujer del cantante es la administradora única desde 2007, sustituyendo a las dos personas que estaban al frente de la misma. Son estas dos sociedades a las que están vinculadas la mansión del cantante en Ojén y distintos terrenos entre este municipio y Marbella, hasta un total de más de 50 hectáreas que configuran la finca Cuatro Lunas. En marzo de 2018, Vanitatis supo que se había puesto a la venta, pero, de momento, no han encontrado comprador.

Julio Iglesias y Miranda, en una imagen de archivo. (Getty)
Julio Iglesias y Miranda, en una imagen de archivo. (Getty)

Al margen de la complejidad que conlleva realizar el inventario de un hombre al que se le atribuyen ventas de discos superiores a 300 millones y que, según la publicación 'People With Money', habría ganado solo en 2019 unos 75 millones de dólares (66,7 millones de euros), hay que determinar a qué parte podría optar Javier Sánchez Santos si finalmente lograra ganar la demanda de filiación.

Una vez reconocido como "heredero forzoso", Javier Sánchez Santos no podría empezar el proceso judicial para reclamar la herencia mientras Julio Iglesias viva: "Una sentencia favorable de estas características no tiene efectos patrimoniales", manifesta el abogado Félix Bornstein, que ha defendido algunos casos de estas características en los tribunales. "Además, Julio puede hacer lo quiera con su patrimonio y él (Javier) no podría hacer nada para impedirlo". Eso sí, nos recuerda que la ley no hace distinciones entre los hijos nacidos fuera o dentro de un matrimonio, por lo que estaría en igualdad de condiciones que el resto de sus hermanos a la hora del reparto.

Se aplicaría la legislación española

El letrado nos asegura que, pese a que el patrimonio de Julio Iglesias esté repartido por distintos países, llegado el momento del reparto de la herencia se aplicaría la legislación española: "La herencia se reparte en tres tercios. El primero es la legítima, que se divide entre los herederos forzosos (en el caso de Julio serían 9 si finalmente el fallo judicial determina que Javier lo es); uno de mejora, que suele repartirse entre todos los hijos, y uno de libre disposición, que queda fijado en el testamento, que no sabemos si Julio lo tiene o no. Luego, además, habría que ver si el cantante tiene régimen de gananciales o no. En ese caso, el 50% de lo que haya ganado desde que se casaron le correspondería a su mujer, Miranda, salvo lo que Julio haya podido recibir de alguna herencia. Por ejemplo, la de su padre. Eso quedaría excluido".

Javier Sánchez y Julio Iglesias en una portada retrospectiva de 'Semana'.
Javier Sánchez y Julio Iglesias en una portada retrospectiva de 'Semana'.

El abogado nos explica también que si Julio ha realizado donaciones a sus hijos, estas tendrían que pasar también a ser integradas en el cómputo de la herencia para compensar a los que no se hayan podido beneficiar de ellas. El mayor escollo al que tendría que hacer frente Javier Sánchez es lograr 'rastrear' ese patrimonio, para lo que requeriría una gran cantidad de dinero en investigadores y en procesos judiciales en los que, previsiblemente, tendría que enfrentarse a los otros hijos de Julio Iglesias, por ejemplo, en cuestiones como las hipotéticas donaciones. "Además, los procesos para informarse suelen ser complejos y costosos", añade Félix Bornstein.

Lo dicho. La batalla de Javier Sánchez, que ya ha superado la barrera de los 40 años, es épica. Y el final parece cuando menos incierto. Continuará...

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios