Logo El Confidencial
ARROLLADOR

Raphael sigue siendo aquel: cuelga el cartel de 'no hay billetes' y desata el delirio

El cantante de Linares dio un impresionante concierto en Starlite Festival en el que hizo vibrar a un público entregado desde los primeros acordes

Foto:  Raphael, en estado puro. (Foto: Equipo Starite)
Raphael, en estado puro. (Foto: Equipo Starite)

Fue Paco Umbral quien (quizás) mejor definiera a Raphael al escribir sobre él que era un "artista hecho a mano". Y eso es lo que vimos este sábado en su concierto de Starlite Festival, la clara demostración de que el cantante no es producto más que de sí mismo, de su gran conocimiento de su voz, de cómo sacar partido de su presencia escénica, de todos los pormenores de una profesión que ama.

Unas horas antes del recital, ya pudimos constatar en las pruebas de sonido que está pletórico de voz, pero no le hizo falta cantar ni una sola nota para levantar a las más de tres mil personas que abarrotaban el auditorio marbellí de sus butacas. Su sola irrupción en el escenario evidenció la comunión que sigue teniendo con su público, que pasó por distintas fases emocionales, desde la melancolía a la euforia (ni que decir tiene que llegó con 'Escándalo'), porque el artista estuvo con un paso en el pasado, otro en el presente y, si nos apuran, otro en el futuro. Porque si de algo puede presumir es de no haberse adocenado, de haber buscado siempre nuevos caminos, autores y hasta estilos para dar una nueva vida a sus éxitos, como es el caso de su último disco, 'RESinphónico'.

En el concierto de Starlite Festival. (EFE)
En el concierto de Starlite Festival. (EFE)

Otra de las cualidades más superlativas del cantante es que no le teme a las comparaciones (que no tienen por qué ser odiosas) y a lo largo de su carrera se ha atrevido a hacer 'covers' de celebradas canciones y llevarlas a su terreno, hasta tal punto que muchos ignoran, por ejemplo, que 'Mi gran noche' es un tema compuesto en francés por Salvatore Adamo, que quedó eclipsado por la versión en español del artista de Linares. Por esa capacidad de imprimir un sello inconfundible a todo lo que hizo, uno de los momentos más más brillantes del show fue cuando afirmó que "esta es una radio de esas antiguas, de cuando se escuchaba buena música como la de Carlos Gardel" y a continuación interpretó el mítico tango 'Volver'.

Acostumbrados como estamos a la gestualidad de Raphael, a esa forma de estar, emocionó especialmente cuando dejó descansar a la impresionante Orquesta Sinfónica Ciudad de Málaga, para interpretar, acompañado solo por una guitarra, 'Gracias a la vida', el himno de Violeta Parra, y 'La quiero a morir', recreación del clásico de Francis Cabrel que abordó con gran elegancia vocal.

[LEA MÁS: Guía para no perderte nada de la cita musical más esperada del verano]

Raphael, que es un intérprete para inmensas mayorías, colgó el cartel de 'no hay billetes'. Era el décimo 'sold out' de lo que va de festival, pero en su caso es particularmente significativo porque son legendarias sus maratonianas giras. Salvo cuando la salud se lo ha impedido, no ha dado vacaciones a sus fans, que siguen abarrotando sus conciertos. En su caso más es más. La expectación le acompaña y, sin duda, sigue siendo aquel. Ahora más que nunca.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios