Logo El Confidencial
REUNIÓN SOLIDARIA

Del revuelo de Aznar a la dicha de Obregón: la gala contra el cáncer en Marbella

La cena de gala de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) es una de las reuniones sociales que más repercusión tiene tanto para los medios

Foto:  Ana Obregón y Boris Izaguirre, presentadores de la gala. (Cordon)
Ana Obregón y Boris Izaguirre, presentadores de la gala. (Cordon)

La cena de gala de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) es una de las reuniones sociales que más repercusión tiene, tanto por su interés mediático como por su vertiente solidaria. El año pasado recaudó más de 300.000 euros que sirvieron para hacer realidad un proyecto: el ayuntamiento de Marbella cedió un local de 500 metros donde se ha instalado un Centro de Día muy especial. Se llama 'Espacio Activo Contra el Cáncer' y en él personas que ya han superado la enfermedad cuentan su experiencia a los que aún están en el proceso. Hay psicólogos, terapeutas, especialistas y, sobre todo, mucha esperanza en todos los que forman parte del equipo.

Esta recaudación es posible gracias al esfuerzo de la empresaria Maika Pérez de Cobas. Desde que se hizo cargo de la presidencia, dejó claro que la gala servía para recaudar fondos y que todo el mundo debía pagar su entrada, fuera famoso o no. El sistema es fácil: empresarios como Luis Miguel Rodríguez (Desguaces La Torre) y novio de Ágatha Ruiz de la Prada, Félix Revuelta (todopoderoso propietario de Naturhouse), Juan Palacios (Viceroy) o Pepe Hidalgo (Air Europa), entre otros, compran mesas cero (mucho más caras) y así pueden convocar a personajes que den color a la reunión y a voluntarios de AECC para que también puedan disfrutar de una noche especial.

 Luis Miguel Rodríguez y Ágatha. (Cortesía)
Luis Miguel Rodríguez y Ágatha. (Cortesía)

La gala estuvo presentada por Ana Obregón y Boris Izaguirre, quienes hicieron un buen equipo. La polifacética actriz se emocionó al hablar de su travesía del desierto, como ella denomina al tiempo que estuvo con su hijo Álex en Nueva York, donde le trataron del cáncer que padecía: “Todo está en orden y para mi este verano es el mejor de mi vida. Lo quiero disfrutar. Álex me ha dado una lección de vida y yo solo puedo dar gracias a Dios”. Boris, por su parte, está pletórico por su éxito como presentador de la serie de TVE 'Lazos de Sangre'.

Quienes tampoco faltaron en esta edición fueron el matrimonio Aznar Botella. El expresidente, como Brad Pitt en 'El curioso caso de Benjamin Button', está cada vez más joven y se parece más a su hijo mayor. Su aparición nada tendría que envidiar a las de las Kardashian u otros personajes internacionales. A su llegada, una aglomeración de invitados revoloteaban intentando saludarle y hacerse fotos. No era esperable un recibimiento tan llamativo, dado el poco interés que los ciudadanos sienten por la clase política. El matrimonio no hace vida social pública salvo esta salida. Pasan el verano en su chalet, donde van recibiendo a hijos y nietos. “Van llegando por tandas y la vida que hacemos es de baños en la piscina, en el mar y deporte”, explicaba Botella. Aznar sigue con sus tropecientos abdominales diarios y sus carreras kilométricas.

[LEER MÁS: La familia Aznar Botella exhibe cuerpazo en la playa (superabdominales incluidos)]

Bertín Osborne, el grupo Dvicio, Francisco y las chicas del equipo olímpico de natación sincronizada formaron parte de las sorpresas junto a la subasta y la rifa donde las grandes firmas de lujo habían cedido sus productos: un billete para dos personas a Doha, vuelos en business de Air Europa, estancia en un hotel de 5 estrellas en Cap Cana, entradas para el festival de Cine del Caribe, tratamientos de belleza de Maribel Yébenes, joyas cedidas por Miguel Mas, dueño de San Eduardo, y por Ada de Mourier...

 Aznar y Botella, a su llegada. (Cordon)
Aznar y Botella, a su llegada. (Cordon)

La papeleta costaba 20 euros y, dado que había casi trescientos regalos, hubo para todos los invitados que optaron por la compra de tickets. “Esta fiesta es 100% solidaria y a la asociación no le cuesta un euro. Cualquiera tiene acceso a las cuentas y presentamos todos los años una auditoría para comprobar estos datos”, explicaba Maika Pérez de Cobas en presencia de Juan Carlos Domínguez, director médico de AECC Mabella.

Hubo también reconocimiento a personas y empresas que colaboran con la AECC. Se entregaron los premios 'Abrazos a la vida', que este año recayeron en el decorador Aitor Gamíndez, Ignacio de Cuvillo, el doctor Juan Carlos Domínguez y los arquitectos Carolina Rivera, Julia Herrera y Alberto Aranaga, todos ellos implicados en que la gala fuera un éxito, al igual igual que Alejo García, hijo del querido y añorado periodista que se encarga de que la comunicación sea perfecta.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios