Logo El Confidencial
OPINIÓN

Genoveva Casanova, el mejor apoyo de Cayetano Martínez de Irujo

Genoveva Casanova aparece en uno de los capítulos del libro catarsis que ha escrito Cayetano Martínez de Irujo para ahuyentar a sus fantasmas

Foto: Genoveva Casanova. (Ilustración: Jate)
Genoveva Casanova. (Ilustración: Jate)

Genoveva Casanova aparece en uno de los capítulos del libro catarsis que ha escrito Cayetano Martínez de Irujo para ahuyentar a sus fantasmas pasados, presentes y, quizá, futuros. Cuenta que se conocieron en una etapa difícil para él, que al principio ella era una conquista más y que, con el tiempo (ya después de una separación más que anunciada), se ha convertido en una persona importante en su vida. Y no solo por ser la madre de sus hijos, sino por la discreción que siempre ha mantenido en etapas muy complicadas. Tanto en su relación con la Casa de Alba como con su exmarido.

Fue quien se encargó de recogerlo y llevarlo directamente a la clínica La Luz cuando el jinete pidió el alta voluntaria en la clínica de Sevilla donde le habían tratado de la obstrucción intestinal. Según contaba en aquellas fechas, “viajé más muerto que vivo”. Ahí estaba Genoveva y el chófer en la estación de Atocha para trasladarlo al hospital. Ningún otro familiar directo. Ahora ha sucedido algo parecido y en cuanto supo del nuevo ingreso de su exmarido, acudió con sus hijos a la clínica madrileña para dar ese apoyo que por el momento el duque de Arjona no tiene de sus hermanos.

Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova, en una imagen de archivo. (Getty)
Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova, en una imagen de archivo. (Getty)

Tiene muy arraigado el sentimiento familiar y, de hecho, a su boda acudieron todos los parientes repartidos por el mundo. Corrió con los gastos del viaje a España de muchos de ellos. Uno de los reportajes exclusivos en los que aparecía mostrando su traje nupcial sirvió para pagar billetes y estancia. No quiso dar explicaciones ante las críticas que recibió. Sigue manteniendo su cantarín acento y cuando se enfada se le acentúa más. Mejor dicho, Genoveva no suele enfadarse si nos referimos estrictamente a la acepción de la palabra. Le molesta que hablen de ella sin conocerla, que hagan juicios de valor sin que haya mediado nunca ni tan siquiera un saludo, le hiere que la acusen de aprovechada y le hace mucho daño que ataquen a su familia como ocurrió cuando se casó con Cayetano.

Padre adiestrador y madre educadora

Hubo gente en el entorno Alba que se mofaba de su padre, Larry Casanova, llamándole en tono displicente 'domador'. Fueron momentos en los que sí salió a reivindicar sus orígenes como una pantera: “Mis padres son unas personas que han trabajado toda su vida para sacar a sus hijos adelante. Mi padre es adiestrador de animales y mi madre educadora social. Pero daría igual si fueran tenderos de barrio o barrenderos. Se han sacrificado por sus hijos para que tuviéramos una vida feliz y pudiéramos acceder a estudios superiores”. Con su hermana, Denise, son uña y carne. A pesar de la distancia, están muy unidas, igual que con su madre, que sufrió hace uños un ictus y a la que Genoveva quiere con locura.

Son una familia estructurada que sirvió de apoyo en los momentos difíciles a la mexicana. Y lo mismo cuando mantuvo una relación sentimental con el exministro José María Michavila. Le parecían injustos y cobardes ciertos comentarios que al fin y al cabo resultaban cuando menos machistas: la chica rubia y guapa que conquista al abogado con renombre. Y la historia habría que contarla al revés.

Budismo y deporte

Mientras duró, Genoveva se encargó de organizar la vida de dos familias. La suya, con dos hijos, y la del expolítico con cinco. Cuando la relación terminó, Genoveva no habló a pesar de las ofertas que le hicieron. Continuó con su vida y con sus estudios de Filosofía, carrera que ya ha terminado y para la que prepara el doctorado.

Genoveva es una mujer independiente con unos hijos ya mayores de edad que estudian en el Reino Unido y con una manera de ver la vida que le sirve para su trayectoria personal: “He adoptado un poco las enseñanzas del budismo en cuanto a que si algo sucedió es por una buena razón. Lo que no puedo hacer es negar el dolor. Hay que aceptar lo negativo tuyo, lo que te molesta, y enfrentarse a ello”.

La próxima semana, Genoveva se embarca en un nuevo reto deportivo. Es una de las participantes en la Challenge Land Rover de este año. Una competición con fin solidario en la que ya ha participado en otras ediciones con un buen resultado.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios