Logo El Confidencial
NEGOCIOS

Karlos Arguiñano SA: llega el otoño a las empresas del cocinero

Es uno de los personajes más populares de la televisión y factura cifras millonarias, pero no como antes. La entrada en escena de su hijo abre la puerta a una sucesión

Foto: Karlos Arguiñano, en una imagen de archivo. (EFE)
Karlos Arguiñano, en una imagen de archivo. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Karlos Arguiñano es, con toda seguridad, uno de los personajes más entrañables y queridos de la pequeña pantalla. No hace mucho contó que cuando la televisión llamó a su puerta tenía una deuda de 30 millones de pesetas con uno de sus proveedores, un pescadero. Encontró en la pequeña pantalla un salvavidas financiero, fue providencial. Con el tiempo, se ha visto que fue más bien la televisión quien encontró en él la respuesta que llevaba buscando desde la salida de Elena Santonja. Un hombre con capacidad didáctica, telegenia, sentido del humor. Karlos Arguiñano es el perejil de cada mañana en muchos hogares españoles, algo que le ha permitido lograr un patrimonio considerable que hoy se articula en torno a dos empresas.

[LEA MÁS. Arguiñano: "Paso de las estrellas Michelin"]

"He intentado hacer muchas cosas y algunas no me han salido bien, pero tengo la suerte de tener un equipazo de 18 personas que lleva conmigo toda la vida. Entre todos hemos intentado hacer historia con la gastronomía", explicó en una entrevista concedida al diario económico 'Cinco Días' no hace mucho. "Todos los famosos que han abierto un restaurante han fracasado. Cuesta un dineral, nadie se para a pensar lo que hay alrededor del besugo, y luego te dicen que eres carero".

Karlos Arguiñano, en el Festival de Vitoria.  (Atresmedia)
Karlos Arguiñano, en el Festival de Vitoria. (Atresmedia)

Es cierto que a lo largo de su trayectoria, el famoso cocinero ha participado en múltiples negocios. Desde el cine (ese 'Airbag') a la pelota vasca, pasando por las motos o el sector inmobiliario. Hoy, a sus 71 años, sigue firmando audiencias más que solventes (cerró la última temporada con una media de 900.000 espectadores), pero parece haber abandonado el ímpetu empresarial de antaño y en sus cocinas suenan tambores de cambio.

Su hijo Joseba

Para empezar, el nombre. Su exitoso formato en Antena 3 ha pasado a llamarse 'Cocina abierta con Karlos Arguiñano'. Ahora tratan nuevos tipos de cocina, aunque sin descuidar la cocina casera y de temporada, que es la que practica a diario desde que comenzó a cocinar en televisión. Pero, sobre todo, el programa ha sumado un nuevo colaborador que ya está haciendo furor en las redes: su hijo Joseba. El vástago se dedica a preparar platos fáciles para aquellos a los que les gusta comer bien y tienen poco tiempo para cocinar. Bregado en televisiones locales, parece un digno sucesor televisivo en el caso de que don Karlos decidiera retirarse.

Hace tiempo que Karlos Arguiñano dejó la gestión diaria de Hotelka, su hotel restaurante, a sus hijos. Con cuatro estrellas, se encuentra en un antiguo palacete en la misma playa de Zarautz. Tiene 12 habitaciones, cuatro de ellas con vistas al Cantábrico. Los precios por pasar una noche y probar un menú degustación para dos personas varían desde los 238 euros por persona en temporada baja a los 286 en temporada alta.

Arguiñano, en el Gran Premio Monster Energy de Cataluña. (CP)
Arguiñano, en el Gran Premio Monster Energy de Cataluña. (CP)

El hotel se gestiona a través de la empresa Karlos Arguiñano Promociones, de la que es administrador Karlos junto a su mujer, María Luisa Ameztoy, y sus hijos Eneko y Zigor. Otro de sus hijos, Martin, es apoderado. La empresa fue razonablemente bien en 2018, cuando facturaron cerca de cuatro millones de euros. Sin embargo, los beneficios limpios apenas llegaron a los 70.000 euros. Hay distintas razones, como el hecho de que solo en gasto de personal superan el millón y medio de euros, y que han decidido ahorrar este año 380.000 euros.

Medio millón menos

En similar situación está su otra empresa, Irusta Gain, dedicaba a gestionar sus activos inmobiliarios desde finales de los años 90. Aunque las ventas declaradas en 2018 superan los 2.300.000 euros, una cantidad al alcance de pocos, lo cierto es que está lejos de los 'excesos' de antaño. Si en 2017 declararon un resultado final de 700.000 euros, este ejercicio se observa un bajón de medio millón de euros y un descenso en el número de empleados, de 12 a 8.

En realidad, no hay mucho de qué preocuparse. En estos 30 años en que Arguiñano lleva bregando en la televisión y el mundo de la restauración ha logrado acumular un patrimonio holgado de millones de euros, a pesar de las aventuras empresariales que no salieron bien. Para él, la jubilación (si es que se jubila) se presenta rica rica.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios