Logo El Confidencial
'THE BIG BANG THEORY' PATRIÓTICA

Álvaro Franco Guisasola, 'geek' y cerebrito, el bisnieto más desconocido del dictador

Su largo flequillo y su barba de tres días desentonaban en la exhumación de Franco. Es ingeniero especializado en nanotecnología y ha ganado medallas en olimpiadas matemáticas

Foto: Álvaro Franco Guisasola, de perfil, con su tía Carmen Martínez-Bordiú detrás. (EFE)
Álvaro Franco Guisasola, de perfil, con su tía Carmen Martínez-Bordiú detrás. (EFE)

Su largo flequillo y su barba de más de tres días desentonaba entre tanta raya al lado y afeitado perfecto. Álvaro Franco Guisasola participó la semana pasada en la exhumación de su bisabuelo, el dictador Francisco Franco, y su imagen -pocos sabían quién es- pasó desapercibida para muchos. No en vano es el bisnieto más desconocido de la familia. Pero si uno se fija bien, es también el más curioso.

LEA MÁS: Francisco Franco en la intimidad, los detalles

Franco Guisasola tiene 25 años y una vida totalmente ajena a los avatares de su familia. Es un estudiante brillante, que centra su carrera en la nanotecnología, las matemáticas y la ingeniería. Un ‘geek’ en toda regla que disfruta calculando y participando en citas más propias de los protagonistas de ‘The Big Bang Theory’ que de la jet set de la Transición.

Álvaro Franco Guisasola, en el centro, en unas olimpiadas matemáticas.
Álvaro Franco Guisasola, en el centro, en unas olimpiadas matemáticas.

Álvaro Franco Guisasola es hijo de Francis Franco y su segunda mujer, Miriam Guisasola. Tienen otra hija, Miriam, otra de las que menos se sabe de los 13 bisnietos del dictador.

Universo, drones y mates

Licenciado y con un máster en la Universidad Pontificia de Comillas, el 'díscolo' bisnieto se ha alejado de las carreras de Derecho y Económicas que tanto abundan en la burguesía para dedicarse a su verdadera pasión: estudió en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la citada universidad, Ingeniería Electromagnética con la especialidad de Electrónica.

Portada de uno de los trabajos de Álvaro Franco Guisasola.
Portada de uno de los trabajos de Álvaro Franco Guisasola.

El año pasado, publicó un trabajo especializado como proyecto de fin del máster que ya ha terminado y que le valió el aplauso de sus profesores. Titulado ‘Diseño y programación de un software para prevenir el riesgo de contaminación de una población por gases contaminantes’, fue presentado en julio de 2018 y cuenta con 166 páginas.

Su espíritu humanitario

Esta es una parte del ‘abstract’ del trabajo: “El mundo cada vez es más consciente de los problemas medioambientales provocados por la actividad humana. Entre estos problemas está la contaminación atmosférica que afecta la calidad del aire respirado y pone en peligro la salud de las personas. Ante esto se plantea este proyecto en el que se ha desarrollado un programa que permita predecir los valores de la concentración de contaminantes en una población por efecto de una o varias fuentes de emisión para no exceder los límites de calidad de aire establecidos por la Unión Europea”.

Álvaro Franco Guisasola, junto al prior de la basílica del Valle de los Caídos, Santiago Cantera. (EFE)
Álvaro Franco Guisasola, junto al prior de la basílica del Valle de los Caídos, Santiago Cantera. (EFE)

Además de cerebrito, el bisnieto tiene espíritu solidario. Otro de sus trabajos es ‘Navegación autónoma en exteriores de un cuadricóptero [dron]’. “El fin último de este proyecto”, según el mismo autor aclara en la introducción, “sería un sistema de control autónomo por GPS que se podría emplear en drones de mayor tamaño, por ejemplo para ayuda humanitaria”. Este proyecto, de 96 páginas, fue presentado en julio de 2016.

Han sido muchos los trabajos que ha realizado Franco Guisasola en los últimos años; algunos para la carrera, otros por placer. Apasionado del espacio, ha estudiado con detenimiento los planetas, el universo y cómo explicarlo a través de la electrónica y la robótica.

Medalla olímpica (de cerebritos)

En 2013, además, participó en la XX Edición de la Olimpiada Matemática universitaria IMC (International Mathematics Competition), que tuvo lugar en Blagoevgrad (Bulgaria), del 6 al 12 de agosto. Alumno avezado, logró medalla de bronce en el campeonato junto a otros dos alumnos de la misma universidad. Eran 321 estudiantes quienes participaban, procedentes de 72 universidades, cuatro de ellas españolas, tal y como informan desde la misma universidad. Las pruebas no fueron sencillas: en dos sesiones de cinco horas cada una, se plantearon problemas de “álgebra, análisis (real y complejo), geometría y combinatorias”, anunció en su momento la organización de la olimpiada.

La Pontificia, por su parte, recuerda que “los problemas son de tal complejidad que prácticamente todos los participantes son estudiantes de matemáticas, siendo nuestros compañeros los únicos ingenieros presentes en la competición”. Y mientras sus dos compañeros de gesta compartieron su experiencia en la web del centro universitario, Franco Guisasola, discreto, acaso consciente de su situación familiar, prefirió no aparecer.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios