La viuda de Arturo Fernández convierte su casa de Marbella en un hotel con encanto
  1. Famosos
Una iniciativa de Carmen Quesada

La viuda de Arturo Fernández convierte su casa de Marbella en un hotel con encanto

La iniciativa pretende mantener vivo todo el imperio del intérprete asturiano: una casa que ahora es demasiado grande para la abogada

Foto: Arturo Fernández y Carmen Quesada, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Arturo Fernández y Carmen Quesada, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Dormir en la villa que el actor Arturo Fernández tenía en Guadalmina (Marbella) o comerse un exquisito solomillo en su comedor es ahora posible por solo 150 euros, tras la iniciativa de su viuda, Carmen Quesada, de convertir la casa de vacaciones de toda la vida del actor en un hotelito con encanto, según ha podido saber Vanitatis.

La abogada, que heredó esta vivienda tras el fallecimiento del actor, compagina estos días sus labores de empresaria con las de directora del Bazar Solidario de Cáritas en el que ayuda a los más desprotegidos. También mantiene el espíritu vivo del intérprete, que hoy recibe en Marbella un homenaje póstumo y un reconocimiento en forma de galardón (el premio Sol de Marbella) que también la distingue a ella.

Zona de terraza. (Cortesía)
Zona de terraza. (Cortesía)

La iniciativa para convertir la vivienda que fue durante muchos años su hogar en un santuario con encanto pretende mantener vivo todo el imperio del intérprete asturiano. Una casa que ahora es demasiado grande para la abogada.

La anfitriona pendiente de los invitados

Uno de los primeros eventos realizados en Villa El Carmen fue la pasada semana. La viuda de Arturo Fernández realizó la presentación de una conocida firma de cosméticos. El coqueto hotel tiene ya su propia página web, desde la que se puede reservar la estancia. En la página de inicio se presenta la propiedad con la siguiente descripción: “Ubicada en la urbanización más emblemática de Marbella, Villa El Carmen es una hermosa casa en la que el huésped podrá disfrutar de todas las comodidades de un auténtico hotel de gran lujo y un trato exquisitamente personalizado. A menos de 500 metros de la playa y junto a dos campos de golf, nuestros huéspedes podrán disfrutar de un delicioso desayuno, de una copa junto a la chimenea o respirar aire fresco en la tranquilidad del jardín. Ideal en cualquier época del año”.

Detalle del comedor. (Cortesía)
Detalle del comedor. (Cortesía)

En la descripción también se afirma que “la anfitriona (Carmen Quesada) estará siempre pendiente de que se sientan como invitados especiales. Este alojamiento con encanto es perfecto para quienes deseen disfrutar de una estancia vacacional o laboral tranquila y exclusiva con atención personalizada”.

La oferta que presenta la abogada para esta iniciativa hotelera incluye también el apartado gastronómico: “Si durante su estancia desean disfrutar de un delicioso almuerzo o de una cena especial en nuestro acogedor comedor de invierno o en el exterior, contamos con un esmerado servicio de restauración de la mano de la anfitriona, experta cocinera, que se adaptará a sus gustos y presupuesto, utilizando siempre los productos mas frescos del mercado. Invite a sus amigos y recíbalos como si fuera su propia casa”.

Dormir y desayunar desde 150 euros

Dormir en la casa del fallecido Arturo Fernández es posible desde 150 euros por día con el desayuno incluido a base de fruta, pan, bollería, zumo de naranja, café o té. También pueden elegir otro menú que, gustosamente, Carmen Quesada le prepara al cliente. La viuda del intérprete asturiano explica que “Villa El Carmen es el lugar ideal para organizar eventos especiales tales como cócteles, presentaciones de libros, exposiciones, reuniones de trabajo o celebraciones familiares a las que quieran dar un toque exclusivo, elegante y personalizado”.

Una de las habitaciones. (Cortesía)
Una de las habitaciones. (Cortesía)

Tres habitaciones, Carmín, Azul y Verde, componen la zona de descanso. La más top, la de matrimonio Azul, de la que se dice: “Esta espléndida, relajante y luminosa habitación cuenta con capacidad para dos personas y tiene cuarto de baño de uso exclusivo para el cliente. Sábanas y toallas de algodón componen su lencería”.

Carmen, el gran amor de Arturo Fernández

Carmen Quesada fue compañera de vida de Arturo Fernández y en la casa que ha convertido en hotelito pasó los mejores años con el actor. La muerte del intérprete asturiano la ha dejado destrozada, se la ve visiblemente más delgada y solo hace salidas en Marbella con su entorno más cercano. Ella fue la encargada de hacerse eco de la trágica noticia de la muerte de Arturo Fernández cuando fallecía este verano a los 90 años. El actor y la abogada compartían su vida desde hacía 40 años, cuatro décadas en las que no les hizo falta casarse ni tener hijos para demostrarse que se amaban de verdad.

Carmen Quesada, en la capilla ardiente del actor. (EFE)
Carmen Quesada, en la capilla ardiente del actor. (EFE)

La historia de amor de Carmen Quesada y Arturo Fernández es la de una gran aficionada al teatro que un día se acercó a su ídolo al final de una de sus funciones para felicitarle por la representación. Ella tenía 21 años y él 50, y fue el primer contacto entre ellos, el primer eslabón de una amistad que acabo en relación sentimental. En abril de 1980 se fueron a vivir juntos hasta el día de su fallecimiento, viviendo una intensa historia de amor.

Amor que ahora todavía se cuela por los muros de piedra de Villa El Carmen.

Arturo Fernández
El redactor recomienda