Logo El Confidencial
NEGOCIOS

Raquel Perera y Alejandro Sanz: un divorcio con varios frentes legales (y un embargo)

El cantante y su ex llevan meses separados, pero ella aún lidera la principal empresa de él. Una empresa de Florida les reclama varios millones de euros o embargar su casa de Miami

Foto: Alejandro Sanz y Raquel Perera, en una imagen de archivo. (EFE)
Alejandro Sanz y Raquel Perera, en una imagen de archivo. (EFE)

A principios del mes de julio, la revista 'Corazón' llevaba en portada la ruptura de Raquel Perera y Alejandro Sanz. Una semana más tarde, ambos compartían en sus redes sociales un mensaje un tanto críptico en el que confirmaban la noticia. "Un amor puro y comprometido. Somos una familia y siempre lo seremos. Decidimos amarnos para siempre y así será. Lo eterno tiene la complejidad y la ventaja de transformar las maneras de amarse en otras direcciones, sin destruir el cariño, la lealtad y la responsabilidad conjunta sobre nuestros hijos. Nuestra familia está por encima de cualquier cosa... tan diversa y bella como la vida, y así permanecerá. El mundo cambia, nosotros también, siempre amorosamente. Gracias por respetarlo".

Desde entonces, no ha trascendido nada sobre el divorcio de la pareja y los acuerdos crematísticos que toda ruptura conlleva. Si se están tirando los trastos a la cabeza o se están llevando las cosas civilizadamente, solo a ellos concierne. Conociendo la alergia que tiene Sanz a que se aireen sus asuntos, es probable que no trascienda ningún detalle. De cara al público la situación es inmaculada. El cantante ya ha rehecho su vida junto a la artista Rachel Valdés, mientras Raquel Perera parece disfrutar de sus amistades sin más compromiso.

Ver esta publicación en Instagram

Ya quisiera New york tener la vista que tiene New Jersey

Una publicación compartida de Alejandro Sanz (@alejandrosanz) el

El divorcio ha sido quirúrgico a casi todos los niveles, excepto en lo que respecta a sus empresas y a los frentes legales que tienen abiertos. La principal compañía de Alejandro Sanz sigue estando capitaneada por Raquel Perera. A día de hoy, según los datos del Registro Mercantil, ella es la gerente, directora comercial, directora financiera, presidenta, consejera y apoderada de Gazul Producciones, fundada por Alejandro en 1998 (un año después del lanzamiento de 'Más', para muchos su mejor álbum). La entidad se dedica a las artes escénicas, tiene su sede en Madrid y las cuentas no demasiado actualizadas. En 2017 tuvo unas ventas estimadas que superaban los 13 millones de euros, y dos años antes declaraba un activo de 28 millones de euros. La matriz de Gazul Producciones es otra entidad, Alkazul SL, que en su día administraban Alejandro, sus padres y su hermano Jesús, y hoy está en manos de los asesores legales del cantante.

Bajo el ancho manto de Gazul Producciones hay otras marcas y empresas. Desde su ruptura con su representante de toda la vida, Rosa Lagarrigue, Sanz tomó las riendas de su carrera a través de la agencia de representación de artistas Mow Management (que también lleva los intereses de Niña Pastori). Además, la empresa presidida por Raquel Perera participa en otras entidades como New Meloil SL, dedicada a la producción de energía eléctrica, o la estadounidense Alja Productions Inc. Se trata de una corporación radicada en Florida de la que, una vez más, es presidenta Raquel Perera. El entramado es el resultado de años en los que la psicóloga ha estado tutelando los intereses económicos del cantante mientras él se centraba en su carrera artística. Una carrera, por cierto, que acaba de ser premiada con un Grammy (de los buenos) al mejor álbum por #ElDisco.

Pues bien, tanto Gazul como Alja tienen varios frentes legales abiertos. El pasado mes de septiembre, el Juzgado de Primera Instancia número 74 de Madrid condenó a Gazul Producciones a pagar casi cinco millones y medio de euros a la antigua representante del cantante. El cantante perdió en primera instancia la demanda que le interpuso en 2017 la que fuera su agente durante más de 25 años, Rosa Lagarrigue, por rescindir de forma unilateral su contrato con ella en el año 2016. Un portazo que dio mucho que hablar, por cierto.

Ella le demandó y el juez le dio la razón. Según el tribunal, la resolución del contrato de representación artística que vinculaba a ambas partes estuvo "injustificada". Por ello, el juzgado condenaba a Gazul Producciones -la sociedad de Sanz presidida por Perera- a pagar a RLM SL (la agencia de Rosa Lagarrigue) por diversos conceptos, incluido el lucro cesante, 5.430.022,27 de euros, más sus intereses y actualizaciones.

Un palo que, esperan, no se quedará así. La sentencia ha sido recurrida por los asesores legales del cantante y la siguiente en pronunciarse debería ser la Audiencia Provincial de Madrid. Las nuevas informaciones publicadas por 'Cinco Días' podrían arrojar algo de luz al caso. Según el diario económico, que analiza en su edición de hoy las cuentas de Gazul del año 2016 (que acaban de ser presentadas en el Registro Mercantil, con tres años de retraso), el auditor de la compañía no encuentra "justificación necesaria y suficiente" para explicar "la desaparición" del balance del ejercicio de 2015 "de las reservas de la sociedad por importe de 12,37 millones y los resultados negativos de ejercicios anteriores por importe de 3,29 millones”, algo más de 15 millones que sí figuraban en las cuentas de 2014. El auditor recomendó entonces a los administradores de Gazul que recuperaran ese dinero.

Raquel Perera y Alejandro Sanz, el día de su boda. (EFE)
Raquel Perera y Alejandro Sanz, el día de su boda. (EFE)

Pero no es el único desafío legal compartido que deberán capear juntos Raquel Perera y Alejandro Sanz. Varios medios de Florida han publicado estos días que el cantante y su exmujer tienen otra batalla legal pendiente relacionada con su fabulosa residencia de Miami Beach. La casa, con nueve habitaciones, muelle privado, cancha de tenis y gimnasio, está actualmente a la venta por 13 millones de euros.

Ubicada en Sunset Lake, a lo largo del Canal Intracostero de Miami, no es la primera vez que intenta venderse, aunque sin demasiado éxito hasta la fecha. En 2014, el cantante ya quiso deshacerse de ella por 16 millones de euros, pero ahora ha rebajado sensiblemente su precio para hacerla más atractiva. El interior está decorado por el prestigioso interiorista Wallace Tutt, responsable de diseñar las casas de otras celebrities como Gianni Versace, Cher o Jack Nicholson.

¿Embargo en Miami?

Una empresa de Florida, SHEDDF2-FL5, ha presentado una demanda en la corte de Miami solicitando el embargo de la casa. Según su versión, el cantante les pidió siete millones de dólares en su día para poder pagar la casa. Hasta ahora había abonado la letra religiosamente, pero la compañía argumenta que ha dejado de hacerlo, por lo que le reclaman la devolución del dinero o, en su defecto, el embargo de la mansión. Según el escrito, la demanda se dirige contra Gazul Producciones, Music on Wheels LLC (Mow) y Alja Productions, esta última en calidad de garante del préstamo.

Vanitatis ha querido recabar la versión del músico a través de Mow Management. "Desde esta oficina no hacemos ningún tipo de declaración al respecto", argumentan.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios