La Hípica de Toledo de la familia Bono, un negocio rentable con patrimonio millonario
  1. Famosos
JOSÉ BONO JÚNIOR

La Hípica de Toledo de la familia Bono, un negocio rentable con patrimonio millonario

El hijo del expolítico socialista es quien gestiona el centro equino, en el que se entrena como saltador, además de vender y comprar caballos. Aunque tuvo pérdidas, se han recuperado

Foto: José Bono jr, en una competición. (Getty)
José Bono jr, en una competición. (Getty)

En 2012, la familia Bono convirtió su afición a los caballos en un negocio, algo que resultó ser muy positivo. La Hípica Almenara, de la que el expolítico socialista José Bono tiene el 80% de las acciones y el resto se divide a partes iguales entre sus cuatro hijos, es un negocio rentable que funciona razonablemente.

LEA MÁS: Quién es quién en la familia Bono Rodríguez

La empresa, situada en Toledo, cuenta con un patrimonio activo de 2.881.324 euros y en el último ejercicio registró unos ingresos brutos de 247.935 euros, cantidad muy similar a las de los anteriores balances contables. Pese a que en 2017 registraron unas pérdidas de 32.924 euros, los números se han recuperado en el citado ejercicio y registraron beneficios netos de 7.132 euros.

José Bono júnior, en el Gran Premio de España del Global Champions Tour, en Valencia. (EFE)
José Bono júnior, en el Gran Premio de España del Global Champions Tour, en Valencia. (EFE)

La actividad de la empresa es la explotación de ganado equino, arrendamiento de espacios publicitarios y arrendamiento de locales industriales. Dirige el negocio con tiento José Bono Jr, quien en la familia es el gran apasionado de los caballos. Él es el administrador único y además ejerce de apoderado junto a su padre.

110.000 metros cuadrados

En la web de la hípica informan de sus actividades y sus características. “En Hípica de Toledo encontrará las actividades hípicas que mejor se ajusten a sus necesidades, tanto en la práctica de competición como en el ocio”. El centro está ubicado “a escasos cinco minutos del casco urbano de Toledo” y “cuenta con una superficie total de 110.000 metros cuadrados". "Está excelentemente situada, con un fácil acceso para facilitar su entrada desde la carretera”.

Foto aérea de la Hípica de Toledo, de la familia Bono. (Cortesía)
Foto aérea de la Hípica de Toledo, de la familia Bono. (Cortesía)

La pasión de la familia por los caballos la inició José Bono júnior a los ocho años, cuando empezó a querer montar en contra de la voluntad de sus padres, que veían en la equitación un deporte de riesgo. Al final lo consiguió, aprendió a montar y empezó con la doma, para pasarse después al salto porque, como él ha dicho en alguna ocasión, “es más vivo”. Bono entrena de cuatro a cinco horas al día y monta a varios caballos a diario.

Hipoterapia con niños

En la hípica también se dedican a la hipoterapia, por la que tratan a niños con discapacidades físicas y psíquicas a través de los caballos. Otra de las actividades de la empresa es la compra y venta de caballos, ejemplares únicos por los que el hijo del expresidente del Congreso siente verdadera pasión. Ha llegado incluso a comprar algún ejemplar que nadie quería por su carácter indomable. Como uno de sus caballos predilectos, Sligo Hardtimes, un reto, reconoce, que ha superado con esfuerzo y tesón.

José Bono, hijo del expresidente del Congreso, cabalga durante el entrenamiento. (EFE)
José Bono, hijo del expresidente del Congreso, cabalga durante el entrenamiento. (EFE)

Bono júnior fue noticia hace unos meses por el anuncio de su compromiso con Aitor Gómez, su pareja desde hace cuatro años, Aitor. Juntos viven en el Madrid de los Austrias. Tal como contaba Paloma Barrientos en estas páginas, periodista que ha entrevistado a Bono en numerosas ocasiones, el joven reparte su vida entre España y Bélgica porque, según sus propias palabras, “es el centro de operaciones en el mundo del caballo. Allí están marchantes, compradores y los mejores jinetes”.

José Bono José Bono Junior